ATTENTION: Your browser appears to have scripting disabled. Aspects of this website require that JavaScript be enabled to function properly.
To ensure full functionality, please enable JavaScript in your browser, or enable scripting for this website.
LANGUAGE: ENGLISH / ESPAÑOL
Seal of the Senate of the State of Texas Bienvenidos a la página oficial del Senado de Texas
Seal of the Senate of the State of Texas
Bienvenidos a la página oficial del
Senado de Texas
 
Noticias del Senado de Texas
 
Mayo 16, 2017
(512) 463-0300
Propuesta cancelaría exámenes de alto riesgo en quinto y octavo grado

AUSTIN - Los estudiantes en quinto y octavo grado ya no tendrían que aprobar exámenes de Lectura y Matemáticas para pasar de grado, bajo una medida examinada el martes por el Comité Senatorial de Educación. Los críticos de estas evaluaciones dicen que ponen demasiada presión en los estudiantes, y que estadísticas del estado demuestran que la mayoría de los jóvenes que reprueban estos exámenes pasan de grado de todos modos. La propuesta HB 515 de la Cámara de Representantes, promocionada en la cámara alta por el Senador Larry Taylor de Friendswood, reduciría el riesgo de estas evaluaciones en quinto y octavo grado, equiparándolas a otros exámenes.

TSN photo

El Comité Senatorial de Educación, dirigido por el Senador Larry Taylor de Friendswood, consideró terminar con exámenes de alto riesgo en quinto y octavo grado.

Según el Director Mike Morath de la Agencia de Educación de Texas, el proceso funciona así: en el mes de marzo, los estudiantes de 5º y 8º grado deben aprobar el examen de evaluación STAAR en Lectura y Matemáticas para poder pasar de grado. La mayoría de los estudiantes lo aprueban, según estadísticas del estado –un 75 por ciento en quinto grado y un 82 por ciento en octavo grado aprueban Lectura, y un porcentaje similar aprueba Matemáticas. Si el estudiante reprueba el examen, puede volver a tomarlo en mayo, y si lo reprueba nuevamente, otra vez en julio. Si el estudiante falla las tres veces, sus padres podrían reunirse con el maestro y director para formar un comité que decidirá si el estudiante cumple otros requisitos para ser promovido. La gran mayoría de los alumnos que reprueban el examen pasan de grado de todos modos: el 95 por ciento en quinto grado pasa a sexto, y el 97 por ciento en octavo grado pasa a la secundaria después de este proceso de comités individuales.

La medida eliminaría el alto riesgo y haría las evaluaciones en 5º y 8º grados como cualquier otra calificación: examen en mayo y promoción independiente de este resultado. Los estudiantes en esos grados que no aprueban recibirían cursos compensatorios, y la medida también autorizaría educación compensatoria para estudiantes que no aprueban el examen de Matemáticas en tercer grado. Los estudiantes podrían repetir año, dijo Morath, pero sería en base a una evaluación integral del rendimiento académico, como lo es en todo otro grado. “Los estudiantes ya no escucharían el mensaje: ‘Debes aprobar o no pasas de grado’”, señaló.

Morath dijo a los miembros del comité que la propuesta no cambiaría la responsabilidad académica de maestros y administradores escolares, que seguirían siendo responsables por el rendimiento de los estudiantes en exámenes de fin de curso. El Senador Tayor, promotor de la medida, dijo que ésta reduciría la presión en los niños pero seguiría manteniendo estándares para los profesionales. “El hecho es que los que no están aprobando el examen hoy… siguen pasando de grado”, dijo. “No estamos cambiando el mundo. Estamos aliviando la carga en los niños pero la escuela seguirá siendo responsable del progreso educativo en su establecimiento”.

Un elemento que preocupó a algunos senadores es la parte de la medida que anularía el requisito de exámenes en Estudios Sociales en 8º grado, y reemplazaría el examen en Historia de EE.UU. en 11º grado por uno en Educación Cívica. El Senador Paul Bettencourt de Houston dijo que los conocimientos en estudios sociales e historia, como la Declaración de Independencia, la Constitución y la Guerra Civil, son fundamentales en la identidad de los habitantes del país. “Vale la pena evaluarlo en todos los tejanos”, dijo el senador. “El examen de octavo grado en Ciencias Sociales, por lo que yo determino, es la base fundamental de la participación de la gente en una democracia”. Bettencourt agregó que también está renuente a cancelar el examen de Estudios Sociales en estudiantes de secundaria.

El Senador Taylor, presidente del Comité de Educación, dijo a sus colegas que la propuesta ante ellos el martes es solo un punto de partida, y que él diseñaría un sustituto para presentarlo al voto en base a testimonio de partes interesadas y las preferencias de los miembros.

El Senado vuelve a reunirse el miércoles 17 de mayo a las 11 a.m.

Vea el video de sesiones y audiencias desde la página Archivo de Audio y Video.

###