ATTENTION: Your browser appears to have scripting disabled. Aspects of this website require that JavaScript be enabled to function properly.
To ensure full functionality, please enable JavaScript in your browser, or enable scripting for this website.
LANGUAGE: ENGLISH / ESPAÑOL
Seal of the Senate of the State of Texas Bienvenidos a la página oficial del Senado de Texas
Seal of the Senate of the State of Texas
Bienvenidos a la página oficial del
Senado de Texas
 
Noticias del Senado de Texas
 
Abril 4, 2017
(512) 463-0300

Senado aprueba reglas estrictas para reportar agresiones sexuales en universidades

AUSTIN – El Senado aprobó el martes una propuesta que reforzaría las reglas que ordenan reportar ataques sexuales en universidades de Texas, lo que ayudaría a funcionarios del estado a conocer el alcance del problema. La autora de la medida, Senadora Joan Huffman de Houston, citó estudios que muestran que una de cada cinco estudiantes universitarias mujeres son víctimas de ataques sexuales, y muchos más podrían no ser reportados. “La gente a la que trato de dar poder son las víctimas”, dijo la senadora. “Las víctimas calladas, las sin nombre que tienen miedo de denunciarlo por temor a ser la única. Sus vidas han cambiado para siempre, y yo quiero empoderarlas para que actúen y para que a la gente le importe lo que les está pasando”.

TSN photo

La SB 19 del Senador Kel Seliger de Amarillo ordenaría a universidades a cumplir metas de rendimiento para poder aumentar sus matrículas por encima del índice de inflación.

La medida SB 576 de Huffman ordenaría que todo empleado de universidad pública o privada reporte inmediatamente todo incidente de agresión sexual al coordinador de Título IX en la universidad. También incluiría a oficiales de organizaciones estudiantiles como fraternidades y hermandades. El presidente de universidad deberá reportar las cifras de agresiones sexuales cada semestre a su Junta de Regentes, las que constituirían información pública. El empleado que oculte y no reporte el incidente sería despedido y enfrentaría penas criminales. Los oficiales estudiantiles que no lo hagan enfrentarían acción disciplinaria de la universidad, que incluiría por lo menos un año de suspensión. “Creo que estos requisitos para la denuncia podrían ser los más estrictos en el país, pero es hora de cambiar la cultura en universidades”, dijo Huffman. “Esto es totalmente inaceptable, y Texas debe encabezar la lucha en este tema”.

También el martes el Senado aprobó una propuesta para que las universidades públicas de Texas puedan aumentar el precio de matrículas si cumplen con determinadas metas establecidas. El creciente costo de la matrícula ha sido un problema presente en cada sesión desde que la legislatura votó en el 2003 para que las universidades decidan sus propios precios. El presidente del Comité Senatorial de Educación, Senador Kel Seliger de Amarillo, ofreció una propuesta el martes que fijaría una serie de metas a ser cumplidas si la institución quiere aumentar su matrícula por encima del índice de inflación, y congelaría las matrículas de universidades estatales por los próximos dos años.

Su medida SB 19 dispone que las universidades cumplan seis de once criterios para poder aumentar la matrícula a más del uno por ciento más inflación. Estas metas incluirían métricas como el índice de graduados, tiempo promedio de graduación y número de títulos entregados a estudiantes en riesgo. La Junta Coordinadora de Educación Superior determinaría las cifras o porcentajes exactos de estas métricas en cada institución durante los próximos dos años. Durante esos dos años se congelarían los precios de matrícula y cargos administrativos en toda institución de Texas.

Finalmente, el Senado aprobó otra propuesta de Seliger, la SB 18, que terminaría con un programa de ‘apartado de matrícula’ en universidades de Texas. Creado en 2003 para cubrir el proyectado aumento en el precio de matrículas por la liberación de precios, el programa ordena que toda universidad reserve el 15 por ciento de matrículas designadas, con fines de asistencia económica estudiantil. Seliger dice que esto esencialmente ordena a algunos estudiantes --muchos de los cuales sacan préstamos o trabajan para pagar su matrícula—a pagar por la educación de otros. “Yo creo que los estudiantes y las familias que luchan por cubrir el costo universitario no deberían sufrir la carga de pagar el costo de otro también”, dijo. La medida no ordena una reducción del precio de matrículas pero sí fue enmendada para crear un nuevo programa de asistencia económica para estudiantes por $30 millones, disponible en instituciones que reducen la matrícula en por lo menos cinco por ciento.

La SB 18 solo recibió aprobación preliminar y tendrá que pasar por un voto final, posiblemente el miércoles, pero la SB 19 ya va a consideración de la Cámara de Representantes.

El Senado vuelve a reunirse el miércoles 5 de abril a las 11 a.m.

Vea el video de sesiones y audiencias desde la página Archivo de Audio y Video.

###