ATTENTION: Your browser appears to have scripting disabled. Aspects of this website require that JavaScript be enabled to function properly.
To ensure full functionality, please enable JavaScript in your browser, or enable scripting for this website.
LANGUAGE: ENGLISH / ESPAÑOL
Seal of the Senate of the State of Texas Bienvenidos a la página oficial del Senado de Texas
Seal of the Senate of the State of Texas
Bienvenidos a la página oficial del
Senado de Texas
 
Noticias del Senado de Texas
 
Marzo 23, 2017
(512) 463-0300

Comité examina el problema de la violencia sexual en universidades

AUSTIN – El Comité Senatorial de Asuntos Estatales consideró el jueves un número de medidas que tratan el creciente problema de ataques sexuales en universidades. La presidenta del comité, Senadora Joan Huffman de Houston, dijo que artículos de prensa e investigaciones demuestran cuán generalizado es el problema. “Es más que preocupante, es estremecedor, es inaceptable y tiene que parar”, dijo a sus colegas. La senadora señaló que un próximo estudio basado en encuestas en la Universidad de Texas en Austin mostraría que el 15 por ciento de las estudiantes han sido víctimas de violación. La incidencia de todo tipo de ataque sexual es aún más alta, dijo Huffman, cuando una de cada cinco mujeres que asiste a la universidad ha sufrido alguna forma de violencia sexual.

TSN photo

La presidenta del Comité de Asuntos Estatales, Senadora Joan Huffman de Houston, ofreció cuatro propuestas al comité el jueves para combatir la epidemia de violencia sexual en universidades.

Su medida SB 576 trataría de ayudar al estado a comprender la extensión del problema y combatir cierta cultura universitaria que trata de cubrir estos crímenes. La propuesta ordenaría a todo empleado de universidad pública o privada denunciar incidentes de ataque sexual en su institución al coordinador de Título IX (anti discriminación). Dirigentes de organizaciones estudiantiles, incluyendo fraternidades y hermandades, también deberán denunciar estos incidentes. Esas denuncias deberán pasar por la cadena de mando hasta llegar a los presidentes universitarios, que deberán informar a la Junta de Regentes el número de denuncias, investigaciones, la situación de las mismas y toda acción disciplinaria impartida en relación a casos de violencia sexual. Esos informes estarían disponibles al público. “Nadie podrá decir: ‘No sabíamos que estaba pasando esto en nuestra universidad, no nos dimos cuenta que el problema era tan grande’”, dijo Huffman.

La senadora añadió que para asegurar el cumplimiento, ella incluyó penas criminales por no reportar incidentes. “Tiene que tener garra y ésta debe ser cortante”, dijo. El empleado que no reporta un incidente será despedido y sometido a penas por delito Clase B, con multa de hasta $1,500 y 180 días en prisión. Si la investigación demuestra intención de cubrir el incidente, la ofensa se convierte en delito Clase A, con hasta un año de prisión. Los estudiantes con cargo que no reportan incidentes de ataque sexual podrían ser suspendidos por un año entero.

El Senador Kirk Watson de Austin ofreció otras tres propuestas pertinentes a la denuncia de violencia sexual. La SB 968 ordenaría a universidades crear un sistema mediante el cual la víctima pueda denunciar un ataque sexual de manera electrónica, que incluya un método para proteger la identidad de la víctima si así lo desea. Watson señaló estudios que muestran que el índice de denuncias está muy por debajo del número real de incidentes, tanto como un cinco por ciento del total en algunos casos. Su segunda propuesta daría amnistía a denunciantes para protegerlos de violación al código de conducta estudiantil. Por ejemplo, si la estudiante no tiene edad para consumir alcohol y es atacada en una fiesta universitaria con presencia de alcohol, que el temor a ser castigada por consumir alcohol siendo menor de edad no impida que esa persona lo reporte. La SB 969 perdonaría esa violación al código de conducta estudiantil. Watson ofreció una tercer propuesta, la SB 970, que ordenaría a universidades adoptar una normativa de consentimiento afirmativo con respecto a la violencia sexual, y desarrollar campañas para difundir esa norma. El consentimiento afirmativo requiere que la persona esté claramente dispuesta, mediante palabra o acción, a participar en una actividad sexual; que podrá retirar su consentimiento en cualquier momento; y no podrá estar impedida o inconsciente. “Sí significa Sí, pero la ausencia de un No no significa Sí”, dijo Watson.

El Senado vuelve a reunirse el lunes 27 de marzo a las 2 p.m.

Vea el video de sesiones y audiencias desde la página Archivo de Audio y Video.

###