ATTENTION: Your browser appears to have scripting disabled. Aspects of this website require that JavaScript be enabled to function properly.
To ensure full functionality, please enable JavaScript in your browser, or enable scripting for this website.
LANGUAGE: ENGLISH / ESPAÑOL
Seal of the Senate of the State of Texas Bienvenidos a la página oficial del Senado de Texas
Seal of the Senate of the State of Texas
Bienvenidos a la página oficial del
Senado de Texas
 
Noticias del Senado de Texas
 
Abril 3, 2009
(512) 463-0300
RESUMEN SEMANAL

AUSTIN – El Senado aprobó el miércoles su versión del presupuesto estatal, con asignaciones totales de 182 billones de dólares para el próximo bienio. Este presupuesto contiene un aumento del siete por ciento con respecto al de 2008-2009, aunque casi la mitad de este crecimiento proviene del estímulo económico federal. El gasto del estado subiría solo un dos por ciento anual en el próximo bienio, hecho que el Vicegobernador David Dewhurst atribuyó al compromiso del Senado en cuanto a responsabilidad fiscal. “Cuando hay familias en toda Texas que tienen que ajustarse el cinturón”, dijo, “saben que, por lo menos en la Legislatura, nuestros miembros están tratando de hacer lo posible por la gente que está sufriendo”.

El presupuesto del Senado destina más fondos a la educación superior, incluyendo $134 millones para asistencia financiera a universitarios. La partida de salud y servicios sociales también aumentaría, asignando $3.1 billones a la reducción de listas de espera en los servicios estatales. La mayor parte del estímulo económico federal para Texas será usado en infraestructura vial, y $500 millones para el desarrollo y entrenamiento laboral. Una vez que la Cámara de Representantes finalice su versión de esta medida de asignaciones, miembros de ambas cámaras se reunirán y limarán diferencias para llegar a un presupuesto final, el que será presentado al voto posiblemente en el mes de mayo.

El Senado aprobó esta semana dos medidas que tratan de reducir las fatalidades de tránsito causadas por el consumo de alcohol. La SB 261 del Senador Bob Deuell de Greensville aumentaría las razones por las que un conductor tendría que someterse obligatoriamente a la prueba de aliento o sangre. Los conductores no podrían negarse a la prueba si son autores de un delito previo con intoxicación, o tienen dos infracciones por conducir en estado de ebriedad, si manejan con menores en el vehículo o causan un accidente que resulta en hospitalización.

La otra medida, la SB 298 del Senador John Carona de Dallas, autorizaría paradas policiales para control de sobriedad. Estas deberían ser publicitadas en periódicos o Internet antes de implementarse, y no podrían durar más de cuatro horas. Los lugares deberían determinarse en base a la preponderancia de conductores ebrios y no a factores raciales o socioeconómicos. Las paradas de control deberían ubicarse en determinado lugar solo una vez al año, y el conductor tendría que mostrar licencia de conducir y tarjeta del seguro solo si existe sospecha razonable de ebriedad. Ambas medidas van ahora a consideración de la cámara baja.

También esta semana, el Comité Senatorial de Negocios y Comercio examinó una medida enfocada en reconstruir el devastado fondo estatal para seguros por catástrofes. El promotor de la medida, Senador Troy Fraser de Horseshoe Bay dijo que el fondo está casi vacío, y que si otro huracán asolara las costas de Texas, el estado podría ser responsable de tanto como $80 billones en pagos de seguro. Esto se debe a que la Asociación de Seguros por Vendavales en Texas (TWIA) --la aseguradora de último recurso para propiedades en la costa--es ahora prácticamente la única aseguradora en toda la región costera. Fraser dijo que esto es consecuencia de las bajas primas que ofrece TWIA, junto a la incapacidad de aseguradoras privadas de obtener seguro para ellas mismas por casos catastróficos.

Fraser reconoció que su plan no será popular para mucha gente, porque demandaría que aseguradoras y propietarios ayuden a reconstruir el fondo estatal de seguros por catástrofes, pero advirtió que el estado debe tomar acción. “No hacer algo es inaceptable. Si no hacemos algo, corremos el riesgo de llevar al estado de Texas a la quiebra en el próximo gran fenómeno natural”, dijo. Su medida, la SB 14, requeriría a compañías de seguros aportar $400 millones al fondo, y aumentaría las primas de seguros para propiedades de la costa en por lo menos un 20 por ciento. La medida sigue en comité.

Otra medida examinada en comité trata de expandir la cobertura en el Programa de Seguros Médicos para Niños o CHIP, con la posibilidad de que las familias que no son elegibles porque sus ingresos sobrepasan el 200 por ciento del nivel federal de pobreza (FPL) puedan adquirir el seguro. La medida SB 841 del Senador Kip Averitt crearía un programa gradual que permitiría la compra del seguro a familias con ingresos de hasta 300 por ciento del FPL, disminuyendo el estado su contribución a medida que aumenta la contribución de la familia. Averitt opina que esto lograría cubrir a más niños sin seguro médico en Texas. La medida también permitiría a familias con ingresos superiores al 300 por ciento de FPL -- aproximadamente $66,000 para una familia de cuatro--comprar el seguro CHIP al costo total de su prima.

El Senado vuelve a reunirse el lunes 6 de abril a la 1:30 p.m.

Vea el video de sesiones y audiencias desde la página Archivo de Audio y Video.

###