ATTENTION: Your browser appears to have scripting disabled. Aspects of this website require that JavaScript be enabled to function properly.
To ensure full functionality, please enable JavaScript in your browser, or enable scripting for this website.
LANGUAGE: ENGLISH / ESPAÑOL
Seal of the Senate of the State of Texas Bienvenidos a la página oficial del Senado de Texas
Seal of the Senate of the State of Texas
Bienvenidos a la página oficial del
Senado de Texas
 
Noticias del Senado de Texas
 
Marzo 30, 2009
(512) 463-0300
Senado aprueba dos medidas contra conductores ebrios

AUSTIN – El Senado aprobó el lunes dos medidas enfocadas en reducir las muertes causadas por conductores ebrios en Texas. Según cifras de la Administración Nacional de Seguridad de Tránsito en Carreteras, Texas fue en 2007 el segundo estado, después de California, en fatalidades de tránsito como resultado del consumo de alcohol. Las medidas ofrecidas el lunes darían más instrumentos a agentes de policía para atrapar a conductores ebrios.

La primera de estas medidas aumentaría el número de razones por las que un conductor tendría que someterse a la prueba de aliento o sangre sin una orden judicial, en casos en que hayan estado involucrados en accidentes que resultan en muerte o heridas serias. La SB 261 del Senador Bob Deuell de Greenville agregaría otras cuatro situaciones que llevarían a estas pruebas.

La persona no podría negarse a una prueba si causa un accidente que resulta en que alguien termine en el hospital, o si maneja con un niño en el vehículo, o si tiene una condena previa por delito por intoxicación o dos infracciones DWI (por manejar ebrio). “La SB 261 no requeriría la prueba de aliento o sangre en la primera ni segunda ofensa de DWI, se enfoca solo en infractores reincidentes y aquellos que ponen en peligro la vida de los niños”, dijo Deuell.

La segunda medida, una que dispondría paradas de sobriedad, recibió una aprobación tentativa en el Senado. La SB 298 del Senador John Carona de Dallas permitiría el uso de paradas de conductores al azar, en un esfuerzo por hallar conductores ebrios. Carona dijo que su medida tiene un número de importantes salvaguardas para evitar problemas de perfilado racial o acoso policial. Las paradas estarían limitadas a condados con poblaciones mayores de 250,000 ó ciudades con más de 500,000 habitantes, dijo Carona, para asegurar la disponibilidad de personal y recursos policiales en la operación y administración del programa. Los lugares de control estarían restringidos a áreas con propensión cuantificable de conductores ebrios, y no podrían estar basados en factores raciales o socioeconómicos. Todas las paradas tendrían grabación de audio y video, que se mantendrían por dos años. Un lugar determinado solo podría ser cubierto por una parada de control una vez al año, durante cuatro horas, y las paradas no podrían llevar más de tres minutos. Solo el conductor sospechoso de ebriedad tendría que mostrar licencia de conducir o tarjeta de seguro automotor. Finalmente, toda parada de control debería ser conducida según un plan escrito, y el aviso de la parada publicado en periódico o Internet.

Carona dijo que su medida no trata solo de atrapar conductores ebrios, sino de impedir que la gente conduzca en estado de ebriedad en primer lugar. “La razón más significativa por la que las paradas han tenido éxito en otros estados no es por la capacidad de parar gente”, dijo. “Es porque cuando la gente sabe que hay paradas de sobriedad, empieza a cambiar su conducta”. La medida podría presentarse al voto final esta semana.

El Senado vuelve a reunirse el martes 31 de marzo a las 11 a.m.

Vea el video de sesiones y audiencias desde la página Archivo de Audio y Video.

###