ATTENTION: Your browser appears to have scripting disabled. Aspects of this website require that JavaScript be enabled to function properly.
To ensure full functionality, please enable JavaScript in your browser, or enable scripting for this website.
LANGUAGE: ENGLISH / ESPAÑOL
Seal of the Senate of the State of Texas Bienvenidos a la página oficial del Senado de Texas
Seal of the Senate of the State of Texas
Bienvenidos a la página oficial del
Senado de Texas
 
Noticias del Senado de Texas
 
Enero 15, 2009
(512) 463-0300
Legislación podría ser el principio del carbón limpio en Texas

AUSTIN – Texas podría convertirse en el primer estado en la nación con plantas de carbón con captura de carbono, si los incentivos ofrecidos en una legislación introducida hoy logran atraer esta industria al estado. Aunque muchas plantas energéticas tienen capacidad de capturar emisiones contaminantes como óxido de nitrógeno, no existe todavía una planta de carbón que capture dióxido de carbono (CO2), posiblemente una de las causas principales del calentamiento del planeta. A la vez, Texas busca maneras de aumentar la generación energética para cubrir las necesidades de la rápidamente creciente población. El Senador Kel Seliger, de Amarillo, piensa que las plantas de carbón con captura de CO2 serían una manera de cubrir la creciente demanda de energía y a la vez minimizar el impacto de las emisiones. Con el fin de alentar el desarrollo de estos proyectos, Seliger introdujo el proyecto de ley SB 483, que ofrecería incentivos a compañías que desean instalar estas plantas en Texas. “Esto proporciona un marco de incentivos para dar empuje a la tecnología de carbón limpio, que debería luego convertirse en estándar de la producción de energía de carbón en todo Estados Unidos”, dijo el senador.

La medida ofrecería hasta 100 millones de dólares en créditos al impuesto de patentes para los primeros tres proyectos aceptados. Para esto, la planta debería capturar no menos del 60 por ciento del dióxido de carbono que produce. Este CO2 sería inicialmente usado como refuerzo en la explotación de petróleo, donde el gas licuado es bombeado en pozos petroleros para forzar la salida del crudo subterráneo. La Oficina de Geología Económica de Texas estima que este proceso podría producir de 3 a 5 billones barriles de petróleo en el estado. La medida también extendería el actual índice del impuesto de extracción al CO2 producido y usado en este proceso por otros 30 años.

Vea el video de sesiones y audiencias desde la página Archivo de Audio y Video.

###