Página inicial de la Senadora Florence Shapiro

COLUMNA DE OPINION
DE DIFUSION INMEDIATA
CONTACTO: Jennifer Ransom Rice o Bryan Hadley
(512) 463-0108
Marzo 10, 2009

Energía futura para Texas

Thomas Edison dijo en 1931: “Yo pondría mi dinero en el sol y la energía solar. ¡Qué fuente de energía! ¡Espero no tengamos que esperar a que se termine el carbón y el petróleo para dedicarnos a ella!”

Aquí estamos 77 años después, nuestra economía y fuentes de energía siguen altamente dependientes de esos combustibles fósiles tradicionales; sin embargo, según la Administración de Información de Energía del Departamento de Energía de EE.UU, se prevé un aumento del 73 por ciento para el año 2030 en la red de distribución de energía solar. Con una red de distribución solar, los paneles solares generan electricidad cuando se exponen a la luz solar. Esa es una noticia poderosa cuando uno considera los pasos que debemos tomar para adoptar la energía solar para nuestro estado y nación.

Texas ya es líder en nuestra nación en producción de energía de viento, y la energía solar es la nueva frontera. Hemos introducido medidas acompañantes, la SB 427 y la HB 278, para dar también a Texas el liderazgo en energía solar. Estas medidas darían incentivos a consumidores comerciales y residenciales para instalar generadores de energía solar y geotermal en sus viviendas o negocios.

Esta legislación también instituiría una mayor capacidad generadora de energía “renovable y distribuida” para instalar en Texas en los próximos cinco a diez años. La generación y uso de energía renovable y distribuida es un proceso de dos fases. “Energía renovable” se refiere a las fuentes eternas de energía natural, tales como el sol y el viento. Usando paneles solares, molinos de viento y sistemas geotermales, los consumidores generan energía localmente, y la energía creada es obtenida fuera de la red de distribución, en la parte consumidora del medidor. Sistemas de energía renovable distribuida, como los paneles solares, convierten estas fuentes naturales de energía en energía útil, en forma de electricidad.

También está el efecto económico que tendría en este estado por la creación de empleo en la nueva producción e instalación de energía solar. Texas ocupa el primer lugar en la nación en potencial solar, y se estima que el estado podría captar alrededor del 13 por ciento de nuevos empleos e inversiones en tecnologías solares fotovoltaicas para el 2015, con los empleos principalmente en manufacturación.

Y después está el aire puro. Bajo un nuevo estándar de la EPA, la mayor parte de nuestro estado será considerado pronto como oficialmente insalubre, o en “incumplimiento”. Dallas/Fort Worth, Houston, Beaumont y Longview ya están a este nivel. El aire en estas ciudades es literalmente insalubre para respirar demasiados días del año. Austin y San Antonio están muy cerca.

Además de los riesgos en salud, cientos de millones de dólares federales para vialidad serían retenidos si nuestras ciudades continúan en incumplimiento.

Cuanta más energía limpia y renovable generemos, mejor estaremos nosotros, nuestros hijos y nietos.

Podemos literalmente sentir y ver el futuro de la energía en el viento y el sol, y es hora de avanzar hacia el futuro. El futuro de los consumidores de Texas, tanto en viviendas como en negocios, depende de ello. Sea que hablemos sobre energía limpia o sea que es razonable a nivel económico, las SB 427 y HB 278 proporcionarán energía renovable para Texas durante muchos, muchos años.

La Senadora Florence Shapiro representa al Distrito Senatorial 8. El Diputado Estatal Rafael Anchia representa al Distrito 103 de la Cámara de Representantes.

arriba