Página inicial de la Senadora Florence Shapiro

DE DIFUSION INMEDIATA
CONTACTO:
Jennifer Ransom Rice (512) 463-0108
jennifer.ransom_rice.state.tx.us
Mayo 26, 2007

Exámenes de fin de curso enviados al gobernador para su firma

AUSTIN – La Senadora Florence Shapiro (R-Distrito 8) y el Diputado Rob Eissler (R-15) sometieron hoy el informe del comité conferencia para la medida SB 1031, para exámenes de fin de curso. La medida va ahora al gobernador para su firma.

La propuesta final eliminaría gradualmente los exámenes TAKS en los grados 9 a 11, agregando gradualmente exámenes de fin de curso, comenzando por los estudiantes de 9º grado en el año escolar 2011-12.

“Esto asegura que ningún estudiante de Texas tomará un curso solo de nombre”, dijo Shapiro, “porque evaluaremos el riguroso contenido que esperamos que los estudiantes aprendan. Los exámenes de fin de curso permitirán el estudio más profundo de determinados temas, y proveerán una evaluación más a tiempo del conocimiento que el estudiante tiene en una materia”.

La SB 1031 dispone 12 exámenes de fin de curso en las cuatro áreas fundamentales: inglés/lenguaje y arte, matemáticas, ciencias, y estudios sociales. Los estudiantes tendrán que obtener una evaluación acumulada en cada área equivalente a 70 puntos por examen, para poder graduarse. Los estudiantes deben sacar por lo menos 60 para poder sumar los puntos al número acumulado.

“El examen TAKS ha durado más de lo necesario”, dijo Shapiro, señalando que, sin embargo, esta nueva propuesta no elimina la responsabilidad. “Seguiremos teniendo estándares y expectativas”, dijo; “de alguna manera, estos exámenes serán evaluaciones aún más rigurosas de lo que el estudiante ha aprendido”.

El puntaje en estos exámenes representará un 15 por ciento de la calificación general del curso, permitiendo a estudiantes y maestros usar más tiempo en el estudio de la materia en vez de en la preparación para el examen. Las escuelas tendrán ahora un límite en la cantidad de tiempo dedicado a exámenes locales. De la misma manera, la medida adopta las recomendaciones de la fuerza de tarea del director para limitar el examen general a una vez cada dos años.

Además, las evaluaciones incluyen una serie separada de preguntas para medir la preparación universitaria y la necesidad de desarrollo de materias en la educación superior. Los exámenes en cursos de bajo nivel tendrán preguntas para determinar la preparación para cursos avanzados.

“Es importante dar a estudiantes varios caminos hacia la graduación”, dijo Eissler. “Esta medida pone altos estándares para los estudiantes pero no concentra todo su enfoque en un examen”.

Los estudiantes de 8º y 10º grado deberán completar una evaluación de diagnóstico de preparación universitaria, seguida de un examen de entrada a la universidad como el ACT o SAT en el 11º grado, a expensas del estado.

“Estoy contenta de que esta medida enfoca la atención del estudiante más allá de la escuela secundaria”, dijo Eissler, “al alentar a estudiantes a empezar a pensar en la universidad a una edad más temprana. Esta es una buena manera de empezar a construir la cultura del ‘ir a la universidad’ por la que estamos trabajando”.

Finalmente, la medida pide la formación de un comité para estudiar el sistema de responsabilidad académica y ordena a la Legislatura adoptar un nuevo sistema de responsabilidad correspondiente a la nueva evaluación, para el 1º de septiembre del 2011.

“Ha llegado la hora de que evaluemos cuidadosamente la manera en que hacemos responsables a las escuelas. Debe ser justa, transparente y promover mejoras en nuestras escuelas”.

arriba