Página inicial de la Senadora Florence Shapiro

COLUMNA DE OPINION
CONTACTO:
florence.shapiro@senate.state.tx.us
(512) 463-0108

Agosto 3, 2006

Esperemos lo mejor … y vendrá lo mejor

Thomas Edison dijo: “Si hiciéramos las cosas que somos capaces de hacer, nos asombraríamos”. Estaba hablando de nuestras habilidades cuando tenemos altas expectativas.

Yo creo que los estudiantes de Texas cumplirán nuestras expectativas si las mantenemos altas. Por pensar así, trabajé para aumentar los requisitos de graduación mediante la medida HB 1, para que todos los estudiantes de Texas conquisten los desafíos del Siglo XXI.

Como parte de la medida de reforma a la educación y su financiamiento aprobada esta primavera, los estudiantes, a partir del primer año de la secundaria en 2007-08, deberán tomar cuatro clases en Matemáticas y Ciencias para graduarse. Seremos el primer estado en la nación en hacerlo. Algunos críticos han dicho que estos niveles son muy altos para los estudiantes que no piensan seguir la universidad, y que “la universidad no es para todos”. Otros críticos arguyen que Texas no está preparada todavía para estos niveles. Yo no estoy de acuerdo con estas críticas y creo que los mayores requisitos de graduación son vitales, tanto para los estudiantes de Texas como para el futuro económico del estado.

Espero entusiasmada el día en que todos los estudiantes de Texas se gradúen de la secundaria y empiecen automáticamente algún tipo de educación post secundaria, sea una universidad de cuatro años, un instituto o escuela técnica. Pero aún si el estudiante no continúa una educación post secundaria, el nivel de preparación para la universidad o el trabajo es hoy uno sólo, según la Asociación Nacional de Gobernadores, la Junta Universitaria, ACT, el Fondo Educativo, Achieve Inc., y la Comisión de Educación de los Estados. El éxito en el sector laboral requiere las habilidades que ofrece un riguroso plan de estudio de preparatoria universitaria.

Nuestro plan de estudios actual no prepara adecuadamente a los estudiantes para la universidad ni para el sector laboral. Más del 40 por ciento de nuestros estudiantes que se gradúan en el sistema de escuelas públicas de Texas y entran a la universidad necesitan cursos de recuperación. En los institutos de dos años, el porcentaje es del 50 por ciento. Solo podemos deducir que los estudiantes que se integran a la fuerza laboral también están deficientemente preparados.

El tiempo no está de nuestra parte en este tema. Los efectos de reformas en nuestro sistema de educación llevan muchos años para realizarse. Los estudiantes que empiezan carreras en matemáticas y ciencias con títulos avanzados en el 2006, lo hacen siguiendo decisiones tomadas hace 12 o 14 años. No podemos seguir esperando hasta que se solucionen todos los problemas en nuestro sistema de educación para aumentar las expectativas que tenemos en nuestros estudiantes. Se debe tomar acción inmediatamente para asegurar el futuro de nuestros estudiantes y el estado.

Si no hacemos serios cambios ahora, nos enfrentaremos a la “crisis silenciosa” descripta por Thomas Friedman en su best-seller The Word Is Flat. El dice que “Esta crisis silenciosa incluye la constante erosión de la base científica e ingeniera de América, que ha sido siempre la fuente de la innovación americana y nuestro creciente estándar de vida”. Friedman explica que, mientras que su madre le decía “termina tu plato –hay gente en China y la India muriéndose de hambre”, él le aconseja a sus hijos: “terminen sus deberes –hay gente en China y la India muriéndose por conseguir sus empleos”.

Aunque la demanda de individuos que ingresan a los campos de ciencias e ingeniería aumenta un 5% por año (comparado con 1% en todos los otros campos), EE.UU. está experimentando un declive en individuos capacitados para entrar a esos campos. La Junta Nacional de Ciencias informó en el año 2004 que el número de estadounidenses entre 18 y 24 años que reciben títulos en ciencias ha bajado al número 17º en el mundo, comparado con el 3º lugar de hace 30 años. Si vamos a preparar a los tejanos para la fuerza laboral del mañana, necesitamos un plan de estudio riguroso el día de hoy.

Mientras pareciera que como estado y nación reconocemos la necesidad de que más estudiantes se inscriban en clases rigurosas de matemáticas y ciencias, los padres parecen reconocer que demasiados estudiantes se gradúan sin suficiente preparación en general. Aún así, casi el 70 por ciento de los padres encuestados cree que la escuela de su hijo lo prepara adecuadamente con los conocimientos necesarios para triunfar.

Si usted es padre, le pido que se involucre activamente en la educación de su hijo para asegurar su futuro. Y aún más, le ruego asegurarse de que sus hijos están tomando cursos rigurosos que los preparen para triunfar en la vida, en vez de tomar la ruta fácil de graduación, con los requisitos mínimos. No necesitamos solamente que los estudiantes se preparen mejor en general Necesitamos que SU estudiante en particular esté mejor preparado.

Cuando se encuestó recientemente a graduados de secundaria, el 65% de los estudiantes universitarios y el 77% de aquellos en el sector laboral dijeron que hubieran trabajado más en la secundaria si hubieran sabido lo que saben hoy. No sólo eso, sino que 62% de los estudiantes universitarios y 72% de aquellos en el sector laboral dijeron que hubieran tomado por lo menos un curso difícil más si lo podrían volver a hacer.

Aumentar las expectativas y requerir más a nuestros graduados es por su bien, así como el bien de nuestro estado. En 2001, Texas se convirtió en el primer estado en la nación en requerir un plan de estudio de preparatoria universitaria para todos los estudiantes. Ahora seremos el primer estado en requerir cuatro años de estudio en las cuatro materias básicas, lo suficientemente rigurosos como para cubrir las expectativas de estudiantes que entran a universidades e institutos. Al convertirse Texas en un líder entre los estados en cuanto a expectativas y estándares, nuestros estudiantes se convertirán en líderes en nuestra nación y el mundo. Vamos a ver grandes cosas de los estudiantes de Texas con altas expectativas … porque sé que no nos defraudarán.

arriba