Página inicial de la Senadora Florence Shapiro

COLUMNA DE OPINION
CONTACTO:
florence.shapiro@senate.state.tx.us
(512) 463-0108

16 de junio, 2005

Moviendo a Texas hacia delante

Prediciendo el futuro del transporte y la vialidad modernos, Oliver Evans escribió en 1813: “Llegará el tiempo en que la gente viaje por medio de motores a vapor, de una ciudad a la otra, casi tan rápido como vuelan los pájaros, de quince a veinte millas por hora”.

Su predicción se hizo realidad, pero la evolución del transporte moderno decreció significativamente después de eso.

Avancemos 180 años … al 2001. Como presidenta del Comité Senatorial de Asuntos Estatales, estuve encargada de mejorar el sistema vial del estado para disminuir la congestión y mejorar la movilidad. Lo que hallé rápidamente es que nuestro estado necesitaba desesperadamente reformar nuestro anticuado sistema: de un sistema de construcción de carreteras que no permitía deudas a la creación de un programa estatal de bonos. En vez de tener que esperar 15 ó 20 años para obtener los recursos necesarios, podríamos cubrir nuestras necesidades mucho más rápidamente.

El Fondo de Movilidad de Texas fue creado por la Legislatura 77º con un apoyo bipartito arrasador. Subsecuentemente, casi el 70% de los votantes de Texas aprobaron el concepto, y volvimos en la Sesión 78º a financiar este innovador plan.

La semana pasada, el Departamento de Transportación de Texas (TxDOT) emitió bonos por $1 billón garantizados por el Fondo de Movilidad, y se espera que proveerá otros $3 billones durante los próximos tres años. Este cambio vital en el financiamiento de la vialidad permitirá a nuestro estado construir grandes proyectos de carreteras metropolitanas, apoyados localmente y planeados con anticipación, en la mitad de tiempo. Aún más, el Fondo de Movilidad hace posible que TxDOT asigne $4.6 billones para proyectos de construcción de carreteras en el 2005, comparado con $3.7 billones sin el fondo, y $4.5 billones en el 2006, en vez de $2.7 billones en proyectos.

Instrumentos revolucionarios para el financiamiento de la vialidad, como el Fondo de Movilidad, son vitales en nuestro esfuerzo por aumentar la seguridad vial, brindar conexión entre carreteras principales y reducir la congestión de tráfico, sin mencionar la mejora en la calidad de vida y el ahorro de millones de dólares a los contribuyentes tejanos.

Consideren que sólo en el Metroplex, entre 1982 y el 2003, las demoras producidas por congestión de tráfico han aumentado de 22 horas por año por conductor a más de 60 horas por año por conductor. Eso es dos días y medio por año que pasan los tejanos del norte en la carretera, en vez de en la casa con sus familias. Estas demoras se traducen en costos anuales de casi $1,100 por conductor en Houston, $1,000 por conductor en Dallas-Ft.Worth, más de $800 por conductor en Austin, y aproximadamente $550 por conductor en San Antonio.

Estos Fondos de Movilidad permiten a Texas construir un 25% más de carreteras en el 2005 y 40% más en el 2006 que lo que hubiera sido posible sin el Fondo de Movilidad. Unido a los esfuerzos por simplificar la selección de proyectos --y TxDOT trata de trabajar de manera cercana con gobiernos locales que conocen mejor los caminos, intersecciones y otros modos viales que más se necesitan--me enorgullece decir que hemos andado un largo camino en un período relativamente corto de tiempo.

De las antiguas rutas de especias hasta la predicción de Oliver Evans en 1813, pasando por la terminación del ferrocarril transcontinental en 1869, la capacidad de transportar personas y productos ha probado ser una de las más importantes funciones del gobierno. Yo creo que el Fondo de Movilidad de Texas hará por Texas lo que el Sistema Interestatal de Carreteras hizo por los Estados Unidos en promover el desarrollo económico, y permitir el transporte seguro y eficiente de los tejanos y los productos que manufacturamos y consumimos, de un lugar a otro. El futuro del transporte y la vialidad moderna está aquí. Y el Fondo de Movilidad de Texas lleva a esta era a su realización.

arriba