Comunicado de prensa de la Senadora Estatal Sylvia Garcia

De difusión inmediata
Abril 24, 2014
Contacto: Sara Gonzalez (512) 463-0106

La mujer trabajadora merece un aumento
por la Senadora Estatal Sylvia R. Garcia, Distrito Senatorial 6

Créase o no, casi 100 después de obtener el derecho al voto, la mujer sigue luchando para lograr la igualdad en la sociedad americana. Desde la fábrica a la mesa directiva, la mujer aquí en Texas sufre discriminación en el pago a todo nivel de empleo y en todo sector, ganando solo 79 centavos por cada dólar que gana el hombre. En la mujer de color la situación es aún más desalentadora, cuando la mujer afroamericana gana 78 centavos y la latina 59 centavos por cada dólar ganado por su contrapartida masculina. Esto a pesar de que la mujer es ahora el principal sostén familiar, o uno de los dos sostenes, en dos terceras partes de las familias americanas.

En lo más extremo del problema, las mujeres conforman las dos terceras partes de los que ganan salario mínimo en América, y tienen más posibilidad de vivir en la pobreza que los hombres. A pesar de la equivocación de algunas personas, el promedio de los que reciben sueldo mínimo no es un estudiante de secundaria que está ahorrando para comprarse su primer vehículo. El asalariado mínimo promedio es una mujer adulta con diploma de secundaria que lucha por poner comida en la mesa y vivir de cheque a cheque.

Los sectores que tradicionalmente emplean una alta concentración de mujeres, como servicio de comida, venta minorista, atención de salud en el hogar y atención infantil son la mayor parte de los que reciben salario mínimo. Estos son empleos duros e intensivos que, además de pagar sueldo mínimo, generalmente no tienen beneficios ni horario regular, y poca posibilidad de ascender.

Después de trabajar un año a tiempo completo con sueldo mínimo, una mujer puede ganar tan poco como $15,000. Si es el sostén de su familia con solo un hijo ya está por debajo del nivel federal de pobreza. Y una vez atrapada en la pobreza, puede ser muy difícil escapar.

Para la mujer que trabaja en el sector de servicios y depende de propinas, el sueldo mínimo es actualmente $2.13 por hora, algo que no cambiado en más de treinta años. Los trabajadores de restaurantes, de los que el 70 por ciento son mujeres, sufren pobreza en casi el triple del sector laboral en general.

En Texas tenemos más gente trabajando por un sueldo mínimo que en ningún otro estado en el país, y seríamos los más beneficiados con un aumento. Con mayores salarios, la mujer con sueldo mínimo contaría con más ingresos para gastar en alimentos saludables, ropa para sus hijos, vehículo y gasolina, que antes podría haber sido inalcanzable. Esto significa que entraría más dinero a la economía de Texas y habría menos dependencia en programas de asistencia social, todo sin costo alguno para los contribuyentes.

Texas se puede dar el lujo de aumentar el salario mínimo. Texas pasó la reciente recesión mucho mejor que otros estados y supera con creces al resto del país en cuanto a crecimiento laboral. Aunque la mayor parte de ese crecimiento proviene del sector de energía, manufactura y tecnología, que emplea muy pocos trabajadores de sueldo mínimo.

Por todas estas razones, me alegra que el Presidente Obama continúe urgiendo al Congreso aumentar el sueldo mínimo, y estoy feliz de ver cierto movimiento por ello en este Senado Nacional. El Congreso ha aumentado el sueldo mínimo solo tres veces en 30 años, el que está ahora en $7.25 la hora. Si el sueldo mínimo se hubiera ajustado a la inflación desde 1968, estaría hoy cerca de $10.80 la hora.

Ya es hora de tener igual pago por igual trabajo en Texas, y aumentar el sueldo mínimo sería un gran paso para lograr esa meta. Pero aún más importante, debemos asegurar que nadie que trabaje honestamente tenga que vivir en la pobreza en América, y especialmente en Texas.


La Senadora Estatal Garcia fue juramentada en su cargo el 11 de marzo de 2013. La senadora representa al Distrito 6, y previamente ocupó el cargo de contralora de la Ciudad de Houston de 1998 a 2002, y secretaria de condado de 2002 a 2010.

arriba