Comunicado de prensa de la Senadora Estatal Sylvia Garcia

De difusión inmediata
Marzo 27, 2014
Contacto: Sara Gonzalez (512) 463-0106

¿A esto le llaman progreso? Yo no
por la Senadora Estatal Sylvia R. Garcia, Distrito Senatorial 6

La mujer en toda Texas ha sufrido una devastadora pérdida de acceso a la atención médica básica. En estos años pasados, más de 200,000 mujeres en Texas perdieron su acceso a la atención médica, incluyendo exámenes de detección del cáncer, anticonceptivos, y los profesionales en quienes confían. Setenta y seis centros médicos vecinales han tenido que cerrar sus puertas.

El verdadero impacto de estas normativas es grave y devastador. El acceso a una atención médica buena y económica no es un tema político, no importa cuánto partidismo en el poder haya tratado de hacerlo político. Es un tema sumamente personal. Cuando una mujer encuentra un bulto en su pecho, solo para enterarse que el centro médico del que depende ha cerrado, no hay postura política que alivie su gran temor. Cuando una mujer en el Valle del Río Grande pierde acceso a su examen anual, no hay discurso que le devuelva la atención que necesita.

Pero ahora, en un giro desesperante y ofensivo, pareciera que los que causaron tanto daño esperan que la mujer en Texas les envíen tarjetas de agradecimiento. A pesar de todo hecho y experiencia demostrando lo contrario, los que cortaron el acceso a la salud quieren que la mujer de Texas se convenza de que su acceso ha mejorado. Es indignante decimar el acceso de la mujer a una atención médica básica. Y aún más indignante negar la realidad de cientos de miles de mujeres en Texas.

Las mujeres de Texas, sin embargo, no somos estúpidas. Entendemos el verdadero efecto que han causado estas políticas. El verano pasado fue prueba de que las mujeres están prestando atención y saben muy bien el daño que se les hizo.

Los hechos son que en el 2011 la Legislatura de Texas recortó los fondos del programa de planificación familiar en el estado en dos terceras partes, e implementó un sistema de financiamiento en escala que excluyó del programa a proveedores especiales de planificación familiar como Planned Parenthood. Como resultado, el programa de planificación familiar de Texas atendió a 75,160 mujeres en 2012 --un 63% menos que en 2011--y pagó un 15% más por la atención del cliente. Este reducido acceso a la planificación familiar se espera cueste a los contribuyentes de Texas hasta $273 millones.

Como resultado directo de estas políticas, 76 centros médicos han cerrado o han dejado de brindar servicios de planificación familiar, y otros 55 proveedores han reducido su horario.

Durante la más reciente sesión legislativa, la Legislatura de Texas adoptó un presupuesto bienal para 2014-15 que agregó $100 millones en nuevos fondos al programa estatal de atención básica, incluyendo planificación familiar. Pero este nuevo financiamiento irá principalmente a organizaciones que tradicionalmente no se han dedicado a los servicios de planificación familiar en Texas. A pesar de la infusión de fondos, Texas sigue luchando para brindar atención médica a la misma cantidad de mujeres servidas antes del recorte de fondos en 2011.

En todavía un nuevo paso para politizar la atención médica de la mujer, en el 2011 la Comisión de Salud y Servicios Sociales de Texas adoptó reglas que excluirían a Planned Parenthood del Programa de Salud de la Mujer perteneciente a Medicaid. Casi el 40% de las mujeres en el programa dependían de Planned Parenthood para los exámenes de cáncer, anticonceptivos y otra atención médica de prevención.

Con el fin de sortear la ley federal que prohíbe a Texas negar acceso de la mujer a proveedores profesionales como Planned Parenthood, los legisladores estatales terminaron con el Programa de Salu de la Mujer de Medicaid, rechazando aproximadamente $40 millones en fondos federales suplementarios para el programa, lo que cubría el 90% de su costo. Investigadores de la Universidad George Washington concluyeron que sin Planned Parenthood, los proveedores alternativos no pueden cubrir el aumento masivo de pacientes como para mantener el nivel de atención que el programa brindaba en 2011. Durante los primeros seis meses del nuevo programa, se reportó que los servicios de anticoncepción bajaron un 38% y el número de exámenes a la mujer bajaron un 23% en general.

Ninguna matemática rebuscada ni el tratar de confundir los hechos puede cambiar esto: la realidad de que la mujer en todo el estado no puede tener la atención médica que necesita y merece. Lo único que puede cambiar esa realidad son las elecciones de noviembre. La mujer decidirá el resultado de esta elección. Y un hecho en lo que todos estamos de acuerdo es que no se puede ganar en Texas poniéndose en contra de la mujer.


La Senadora Estatal Garcia fue juramentada en su cargo el 11 de marzo de 2013. La senadora representa al Distrito 6, y previamente ocupó el cargo de contralora de la Ciudad de Houston de 1998 a 2002, y secretaria de condado de 2002 a 2010.

arriba