21 de agosto de 2003
Contacto: Richard Wright
(512) 463-0105
Senador Steve Ogden

Columna de Opinión:
Los bonos para carreteras son razonables

Nuevas carreteras para disminuir la congestión y mejoras viales para reducir fatalidades deberían ser una prioridad en Texas. Con insuficiencia de fondos para construir necesarios proyectos viales, y accidentes que matan más de 3.500 personas al año, es imperativo hacer algo.

El 13 de septiembre, los votantes pueden hacer algo votando por la Propuesta 14. Esta propuesta autorizaría al Departamento de Vialidad de Texas o TxDOT (Texas Department of Transportation) a pedir un préstamo a corto plazo y emitir bonos de obligación general para acelerar los proyectos de vialidad.

La legislación para implementar la Propuesta 14 autorizaría a TxDOT a emitir 3 billones de dólares en bonos de obligación general –hasta 1 billón de dólares por año—para mejorar nuestras carreteras. El 20 por ciento de los bonos se dedicaría a proyectos de seguridad. También permitiría a TxDOT pedir prestado a corto plazo aproximadamente 600 millones de dólares y emitir valores de anticipación de impuestos para cubrir temporalmente deficiencias de efectivo.

Históricamente, Texas ha financiado sus proyectos viales solo con recursos existentes, pero actuales problemas financieros limitan los proyectos que pueden iniciarse. Un billón de dólares en bonos de obligación general aumentaría la inversión de nuevas construcciones en un 66 por ciento.

Según estima el Instituto de Vialidad de Texas, el costo de la congestión de tráfico en Texas es de aproximadamente 5,9 billones de dólares por año: $5,2 billones por tiempo perdido en tráfico y $700 millones por exceso en el consumo de combustible. El Departamento de Seguridad Pública de Texas estima que las pérdidas económicas a consecuencia de fatalidades de tráfico en el estado suman más de $9 billones anuales.

Aunque la financiación de bonos impone intereses y otros gastos relativos a la deuda, construir caminos más rápidamente mediante la emisión de bonos presenta muchos beneficios, incluyendo la creación de empleos, ganancias de productividad en el comercio, ganancias en la eficiencia de conductores, ahorro en la inflación de la construcción de carreteras y mejoras en la seguridad vial. La Contralora Carole Keeton Srayhorn estima que los bonos viales podrían devengar una ganancia económica para el estado de hasta el 41 por ciento en áreas con congestión significativa de tráfico.

La Propuesta 14 también permitiría a TxDOT pedir dinero prestado a corto plazo para tratar problemas de efectivo que pudieran surgir debido a la complicada naturaleza de los reembolsos de fondos federales para carreteras y al impacto que tienen las estaciones y condiciones del tiempo en la construcción de carreteras.

Con una nueva autoridad para obtener préstamos, TxDOT podría contar también con otra importante arma financiera para proyectos de vialidad, similar a la financiación de bancos interinos a la construcción de viviendas. Por ejemplo, en proyectos de caminos de peaje pagados con la recaudación del peaje y financiados con bonos de ingresos, TxDOT podría pedir prestado dinero para construcción según sea necesario y demorar la emisión de bonos de ingresos a largo plazo, hasta que se complete el proyecto. Esto podría resultar en significativos ahorros en tasas de interés.

El dar a TxDOT la capacidad de pedir dinero prestado para carreteras tiene sentido económicamente. Ayudaría a reducir la congestión y salvaría vidas. Los beneficios económicos para el estado y sus contribuyentes sobrepasarían ampliamente los costos. Urjo a los votantes de Texas hacer algo el 13 de septiembre, votando por la Propuesta 14.

arriba