Informe del Senador Steve Ogden

El ABC de la financiación escolar

La financiación de la educación pública es una de las partes más complicadas del gobierno estatal. Es fácilmente el mayor componente del gasto estatal y, defendiblemente, el más importante.

Según la Constitución de Texas y varias opiniones de la Suprema Corte estatal, Texas debe financiar sus escuelas públicas de manera equitativa, es decir, los distritos escolares tienen derecho a aproximadamente la misma cantidad de fondos por estudiante que tienen otros distritos escolares con el mismo índice de impuestos a la propiedad.

Como resultado, Texas tiene uno de los sistemas de financiación más equitativos del país. Empero, este sistema, que nos ha servido bien en los pasados ocho años, se encuentra bajo tremenda presión debido a aumentos en los impuestos a la propiedad y la impopularidad del mecanismo de equidad “Robin Hood”.

Los impuestos de propiedad locales son los cimientos del sistema de financiación escolar en Texas. El Estado también contribuye más de 11.000 millones de dólares (u $11 billones EUA) por año para pagar por las escuelas. Los dos componentes principales de la financiación escolar que proveen fondos básicos para las operaciones de escuelas son la asignación básica y el rendimiento garantido. Ambos están establecidos en el presupuesto estatal.

Para recibir la asignación básica de 2.537 dólares por estudiante, los distritos escolares deben exigir un índice impositivo de por lo menos 86 centavos por cada 100 dólares del valor de la propiedad según tasación. El valor de la propiedad en un distrito escolar determina cuánto de los 2.537 dólares se pueden recaudar a nivel local. Si el distrito escolar no puede recaudar 2.537 dólares por estudiante basado en un índice impositivo de 86 centavos, el Estado pone la diferencia. Cuanto más pobre es el distrito (bajo valor de impuestos a la propiedad) más tiene que colaborar el Estado. Si un distrito escolar recauda más de 2.537 dólares por estudiante basado en un índice impositivo de 86 centavos, la cantidad sobrante es normalmente compartida con otros distritos escolares.

El rendimiento garantido es una cifra establecida de fondos otorgados a todo estudiante en programas especiales de un distrito escolar. Para el año escolar 2001-2002, los distritos tienen garantizado 25,81 dólares por estudiante en programas especiales, por cada centavo de impuesto por encima de los 86 centavos (En el año 200-2001 fue 24,70 dólares y en el 2002-2003 será de 27,14 dólares). Si un distrito escolar no puede recaudar los 25,81 dólares por impuestos a la propiedad, el estado colabora con la diferencia. Los distritos escolares que recaudan más de la cifra garantida pueden quedarse con hasta 30 dólares. Si un distrito escolar, empero, colecta más de 30 dólares, el dinero extra debe ser compartido con otros distritos escolares más pobres. El compartir el dinero en exceso de la asignación básica y el rendimiento garantido es lo que constituye el mecanismo “Robin Hood”.

En el Distrito Senatorial 5, existen casi 90 distritos escolares independientes. De esos distritos, siete son distritos “Robin Hood”, incluyendo College Station, Fairfield, Dew, Anderson-Shiro, Leon, Groesbeck y Bremond. Excepto College Station, que se convirtió este año en distrito rico, estos distritos son “Robin Hood” debido a grandes plantas de energía o un número más alto de yacimientos de gas y petróleo dentro de sus límites.

He leído muchos artículos sobre el presupuesto escolar que son confusos y engañosos. Es un tema complicado. Mucha de la confusión se basa en los cambios en la recaudación impositiva y la respuesta estatal. Por ejemplo, existe un año de demora entre los cambios de valor de la propiedad y la respuesta estatal sobre el rendimiento garantido. Esto significa que el aumento de ingresos de un distrito debido a evaluaciones más altas de la propiedad no será balanceado con la reducción en la contribución estatal por por lo menos un año, y los distritos escolares se quedan con los fondos extras.

También, cuando un distrito aumenta su índice impositivo, no significa necesariamente que el distrito recibirá dinero adicional del estado. Los fondos estatales tienen un tope basado en el índice impositivo del distrito escolar para el año escolar durante el que el presupuesto estatal fue creado. De esta manera se puede hacer, durante el proceso presupuestario, un cálculo más exacto de las obligaciones del estado. Los fondos estatales adicionales, de existir, no estarán disponibles hasta después que se diseñe el próximo presupuesto estatal de dos años.

La financiación de escuelas públicas será un importante tópico de estudio durante los próximos dos años, y los cambios propuestos podrían dominar la próxima sesión legislativa. Escribiré varias columnas sobre este tema en los próximos meses, para ayudar a mis constituyentes a entender mejor este complicado tema.


Senador Steve Ogden: Página inicial.

Top