Informe del Senador Steve Ogden

Porqué voté por la medida contra crímenes motivados por odio

Uno de los votos más difíciles que emití en la última sesión fue el voto sobre el Proyecto de Ley (HB) 587 de la Cámara de Representantes –la llamada medida contra crímenes de odio. El HB 587 incrementa la pena por asalto y otros actos criminales si el jurado halla, sin duda razonable, que el crimen fue motivado por odio a la víctima basado en su raza, color, incapacidad, religión, nacionalidad o antepasados, edad, género o preferencia sexual. Yo creo que emití el voto correcto en nombre de los ciudadanos que represento.

Durante años, conservadores y liberales han discutido sobre el propósito de la ley. Como conservador, he creído siempre que la ley debería reflejar las “costumbres” de nuestra sociedad y que puede ser un instrumento legítimo para castigar conductas moralmente malas. Empero, muchos liberales han defendido la idea de que el Estado no puede “legislar moralidad”.

Bueno, el HB 587 legisla la moral. La medida, según el testimonio que escuché, hace la declaración moral de que el odio es malo, y que el estado aumentará el castigo de actos criminales motivados por tal odio.

La medida no criminaliza pensamiento u opinión. Por el contrario, no crea ninguna nueva ofensa criminal. Lo que el acusado pensó –el motivo—es siempre central en el enjuiciamiento de un crimen. HB 587 simplemente permite otorgar sentencias más duras a criminales motivados por odio.

El tema de conducta homosexual, como siempre, presentó un dilema. Yo creo que el HB 587 resolvió ese dilema de una manera aceptable. Para el no conocedor, la medida fue enmendada para proteger a tejanos de actos violentos motivados por odio debido a la “preferencia sexual”, y no “orientación sexual”, de la víctima. Como está escrita, la medida se aplica a heterosexuales y homosexuales. Finalmente, aunque me opongo a legitimizar actividades homosexuales, la mayoría de mis constituyentes y yo nos oponemos definitivamente a golpear a personas porque son o parecen ser homosexuales.

Mirando a los ojos a tejanos de diversos grupos minoritarios al llegar el debate sobre esta medida a su climax, pude ver un firme deseo de que nuestro estado admita que el odio ciego ha causado mucho daño y muertes. Por otro lado, creo que algunos de mis amigos conservadores no aprobaron el HB 587 porque rara vez imaginaron que podrían ser víctimas de un crimen de odio. Aún así, la versión final de la medida, como fue firmada por nuestro gobernador, nos protege a todos. Cualquiera de nosotros puede ser víctima de un crimen motivado por odio en base a nuestra raza, creencia religiosa o género.

Emití mi voto por el HB 587 porque protege a todos los tejanos. Aumenta el castigo a criminales violentos y establece una posición moral válida.


Senador Steve Ogden: Página inicial.

Top