Senador Estatal Tommy Williams
P.O. Box 12068, State Capitol
Austin, Texas 78711
Tel. (512) 463-0104

DE DIFUSION INMEDIATA
Contacto: Gary Scharrer
Tel.: (512) 463-0104
Abril 1, 2013

Mensaje del Senador Tommy Williams

Nosotros en el área metropolitana de Houston sabemos que pasamos demasiado tiempo estancados en tráfico y demasiado tiempo planeando nuestros horarios para evitar los embotellamientos.

En 1982, la persona que iba a trabajar en el área de Houston perdía en promedio 22 horas en tráfico. En 2011, la persona que iba a trabajar en el área de Houston perdió en promedio 52 horas en congestiones de tráfico, según un reciente informe de movilidad urbana del Instituto de Transportación en la Universidad Texas A&M. Congestiones como éstas ya no son solo un tema de las grandes ciudades. Todo lugar de Texas es afectado por el mayor costo en bienes y servicios cuando se dan congestiones en nuestras grandes áreas urbanas.

Yo creo que la gente no se da cuenta de la gravedad del problema. Es hora de que tengamos una discusión honesta sobre este crítico tema, y qué debe hacerse para financiar proyectos viales en Texas.

Hemos estado gastando $4 billones al año en proyectos de construcción de nuevas carreteras, lo que no es suficiente para reducir el índice de congestión vial en nuestro estado. Podríamos asignar $6.5 billones al año a proyectos de carreteras y reducir el índice de congestión --u $8 billones para mantener la congestión como la tenemos. Estimaciones muestran que llevarían $10-$12 billones al año en nuevas construcciones viales en Texas para solo empezar a reducir la congestión de tráfico.

La aleccionadora y alarmante realidad es que solo tendremos $2.5 billones para proyectos de carreteras en 2015 --apenas suficiente para mantener nuestra existente infraestructura.

Durante muchas décadas, nuestro sistema de carreteras en Texas fue la envidia de la nación, pero no hemos mantenido el ritmo en nuestra inversión vial en años recientes.

Texas es uno de los estados de mayor crecimiento en el país --con un promedio de crecimiento demográfico de casi 1,200 personas por día, en la década entre 2000 y 2010. Este tipo de crecimiento demográfico significa más vehículos en nuestras carreteras, más congestión y más deterioro en nuestros caminos existentes.

Si queremos seguir atrayendo nuevos negocios a Texas, debemos hallar una solución.

Los proyectos viales son también increíblemente costosos. Una sola conexión interestatal puede costar $250 millones o más. La mejora del sistema I-69 (U.S. 59, U.S. 77, U.S. 281, U.S. 84 y SH 44) implicaría un costo preliminar de $16.4 billones, según el Departamento de Transportación de Texas (TxDOT). Ensanchar la I-10 en los condados Jefferson y Chambers costaría $100 millones, según TxDOT. Completar varios segmentos de Grand Parkway costaría alrededor de $3.8 billones. Y son solo proyectos en el área de Houston. Expandir el Loop 1604 en San Antonio costaría $2.8 billones. Expandir I-35 en el área de Waco costaría $280 millones. Construir carriles en I-35E en los condados Dallas y Denton costaría $4.7 billones.

Reemplazar el Puente Harbor en Corpus Christi costaría $600 millones. El colapso de un puente interestatal en Minneapolis hace seis años fue un espantoso ejemplo de lo que podría pasar acá. Tenemos cerca de 52,000 puentes en Texas, de los cuales 7,480 están considerados "funcionalmente obsoletos", según el informe de movilidad. Otros 1,469 son descriptos como "estructuralmente deficientes".

Yo hablé de nuestro creciente problema vial a mis colegas en el Senado durante el reciente debate por el presupuesto, la SB 1, y les advertí: "Las empresas no vendrán a nuestro estado si no tratamos este grave problema en esta sesión".

Una empresa de la construcción de 75 años de antigüedad y de propiedad familiar ya ha presentado bancarrota, y hay rumores de otras firmas de construcción de carreteras en similar situación. Yo estoy preocupado en cuanto a la capacidad de construir nuestra propia infraestructura. No quiero perder a nuestras compañías de construcción nativas, de propiedad de tejanos.

¿Qué podemos hacer?

La mayor fuente de financiamiento para proyectos de vialidad es el impuesto a la gasolina, que no ha aumentado en 22 años. No estoy a favor de aumentar el impuesto porque ya no es una fuente de ingresos confiable y adecuada. Los ingresos del impuesto a la gasolina bajaron en el año fiscal 2009, antes de volver a su anémico crecimiento en el 2010. El ingreso por impuesto a la gasolina creció en menos del 2 por ciento el año pasado. Tenemos más y más vehículos en las calles y carreteras de Texas, pero son considerablemente más eficientes en su uso de gasolina. Simplemente, el impuesto a la gasolina no puede aumentarse lo suficiente para mantener las demandas de financiamiento para nuevas construcciones.

Mi preferencia es aumentar el costo del registro anual de vehículos, que está ahora en alrededor de $60. Cada $10 de aumento generaría cerca de $210 millones anuales en mayores ingresos para proyectos de vialidad. Este método produciría una sólida fuente de ingresos. Texas es ahora el estado 41º en el país en el costo total de poseer un vehículo. Aumentar el registro de vehículos a $110 o $120 nos pondría más o menos en el puesto 35º, y generaría suficiente dinero para tratar los segmentos viales más congestionados en las cuatro mayores áreas metropolitanas del estado.

No podemos pedir prestado más dinero. Para enero de 2013, nuestra capacidad de préstamos para vialidad llegó a los $17.9 billones, lo que nos costará $32.4 billones para pagarla, según proyecciones de TxDOT.

Es hora de decidir si queremos caminos más seguros, más congestión o un nuevo sistema de financiamiento a vialidad. El gran desafío es es si podemos asegurar un sólido mecanismo de financiamiento para la construcción de carreteras tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes en esta sesión.

El Senador Williams representa al Distrito Senatorial 4, el que cubre parte o la totalidad de los condados Montgomery, Chambers, Harris, Jefferson y Galveston, y sirve como presidente del Comité Senatorial de Finanzas, y miembro de los comités senatoriales de Asuntos Estatales, Gobierno Abierto, y Administración.

arriba