COLUMNA DE OPINION
del Senador Estatal Robert Nichols

DE DIFUSION INMEDIATA
Febrero 9, 2012
Contacto: Alicia Pierce
(512) 463-0103

Recordando la Independencia de Texas

Como americano, celebro con orgullo el 4 de julio. Como tejano, celebro el 2 de marzo: el Día de la Independencia de Texas. Fijada en el aniversario de la firma de la declaración de independencia de Texas de México, el Día de la Independencia de Texas nos recuerda la rica historia de nuestro estado y el legado de libertad que debemos seguir protegiendo.

Firmada el 2 de marzo de 1836, la Declaración de Independencia de Texas fue escrita en una sola noche durante la convención en Washington on the Brazos. Como autor principal de la declaración, George Childress fue el Thomas Jefferson de la Revolución de Texas. Algunos historiadores han especulado que pudo haber llegado a la convención con un borrador del documento para agilizar su finalización.

Fue necesaria una pronta acción en la declaración porque su importancia era cada vez más acuciante para la entonces colonia. Aunque la Revolución de Texas comenzó en octubre del año anterior, muchos tejanos no tenían claro el propósito de esta lucha. Algunos querían reformas de parte del gobierno de México, mientras que otros buscaban una total autonomía como nueva y separada nación.

Siguiendo el liderazgo de los padres de la patria americana, los 54 delegados en Washington on the Brazos presentaron un caso claro para romper lazos con México. Su declarada independencia era el curso a seguir “cuando un gobierno deja de proteger las vidas, libertad y propiedades del pueblo, el que devenga sus legítimos poderes, y para cuyo progreso de felicidad fue instituido, y en vez de ser garante del disfrute de esos inestimables e inalienables derechos, se convierte en instrumento en manos de gobernantes diabólicos que los oprimen”.

La declaración cita luego quejas como la falta de juicios por jurados, falta de representación directa, confiscación injustificada de propiedades y falta de libertad de culto. ¿Les resulta familiar?

Después de firmar los delegados la declaración original, se hicieron 5 copias y fueron enviadas a las designadas ciudades de Bexar, Goliad, Nacogdoches, Brazoria y San Felipe. Se ordenaron 1,000 copias impresas en forma de volante.

El Día de la Independencia pasado, el 175º, tuve la suerte de ver una de las 5 copias originales en la propia cámara senatorial. Mirando la firma de los delegados que valientemente arriesgaron su vida por la promesa de libertad fue inspirador. Me recordó lo preciado de nuestra libertad y cómo la debemos proteger como estado.

Texas pasó a operar como República separada por 10 años, hasta unirse a Estados Unidos por el voto del pueblo. Aunque los tejanos estamos orgullosos de ser americanos, mantenemos mucho del espíritu individualista desde nuestro período como nación separada. Un espíritu que ha llevado a muchos a decir que Texas es como otro país.

Hay muchas maneras de celebrar esta fiesta. Pueden disfrutar el plato estatal oficial: chili, preparado posiblemente en el implemento de cocina estatal oficial: la olla de hierro fundido. Como postre, pueden saborear los pasteles estatales oficiales: la sopapilla y el estrúdel. O tal vez pueden dar un paseo por el ferrocarril oficial: el Ferrocarril Estatal de Texas que hace el trayecto entre Palestine y Rusk.

Independientemente de lo que hagan para celebrar el Día de la Independencia de Texas, tómense un tiempo para recordar nuestra historia estatal, ¡una razón más por la que estamos orgullosos de ser tejanos!

arriba