Senador Estatal José Rodríguez , Distrito 29

COMUNICADO DE PRENSA
De difusión inmediata
Septiembre 4, 2012
CONTACTO:
Sito Negron, (915) 351-3500

Rodríguez y senadores colegas cuestionan la política fiscal y médica de los Servicios de Salud y Sociales
Reglas propuestas para el estatal Programa de Salud de la Mujer cuestan dinero al estado y limitan el acceso a vitales servicios de prevención, expresaron los senadores en su carta

AUSTIN - El Senador José Rodríguez y siete de sus colegas firmaron una carta presentada como testimonio escrito ante la audiencia del Departamento de Servicios Estatales de Salud, hoy 4 de septiembre de 2012, en la que sostienen que las reglas propuestas para el Programa de Salud de la Mujer son onerosas para el estado y limitan el acceso a una atención preventiva crucial, especialmente para mujeres de bajos ingresos y minorías.

La carta, firmada por los senadores Rodríguez, Kirk Watson, Wendy Davis, Leticia Van de Putte, Rodney Ellis, Mario Gallegos, Juan "Chuy" Hinojosa y Royce West será leída para su registro por el Sen. Watson en la audiencia de la agencia, y contiene varios puntos importantes.

Primero, la nota fiscal adjunta a la propuesta expresa que el Programa de Salud de la Mujer (WHP) manejado por el estado solo necesita ser financiado por 14 meses, después de los cuales "los clientes tendrían acceso a Medicaid después de la expansión del programa Medicaid en enero 2014". Pero el Gobernador Perry ha rechazado a viva voz la expansión de Medicaid.

Además, la fuente de financiamiento --proveniente de ingresos generales dentro del actual presupuesto de HHSC para cubrir la pérdida de $35 millones anuales en fondos federales--carece de un diálogo claro y abierto y ha dejado a muchos ciudadanos, especialmente a mujeres servidas por el programa, en la oscuridad sobre el futuro del programa.

El actual programa, de carácter federal-estatal, ahorra dinero a Texas. Según cifras provistas por HHSC, del año fiscal 2007 al 2010, el estado gastó $6,740,840 en el WHP. En ese período, el ahorro neto estimado para el estado fue de $87,840,258. Claramente, gastar menos de $7 millones para ahorrar casi $88 millones ha sido una inversión inteligente en la salud de la mujer.

Los senadores también señalaron que excluir a Planned Parenthood del programa limita el acceso a la mujer, especialmente de minorías y bajos ingresos, para las que no es fácil encontrar otros proveedores capacitados. Y partes de las reglas interfieren con la relación doctor-paciente, una intrusión injustificada del gran gobierno en un tema médico privado que contradice la noción de un gobierno limitado.

La carta cierra con esta declaración:

En resumen, las reglas como están escritas no reflejan las realidades políticas sobre la expansión de Medicaid, carecen de transparencia, y reducen significativamente la actual base de proveedores de WHP. Inevitablemente, esto limitará profundamente el acceso a servicios médicos preventivos de los que dependen decenas de miles de mujeres en Texas.

*********

El texto completo de la carta:

Estimado Director Suehs:

Nos dirigimos a usted para expresar nuestra gran preocupación acerca de las reglas propuestas para el Programa de Salud de la Mujer (WHP) en Texas, publicadas en Julio 6, 2012, en 37 Tex. Reg. 5074-5080.

Primero, como miembros de la Legislatura, nos preocupa la suposición en la nota fiscal de que el WHP solo necesita ser financiado por 14 meses, después de los cuales "todo cliente será elegible a Medicaid después de la expansión del programa Medicaid en enero 2014". Esta suposición está en conflicto directo con el rechazo a viva voz del Gobernador Perry a la expansión de Medicaid.

En lo estimado por la propuesta de $39 millones para el año fiscal 2013, parecería que el programa propuesto necesitará casi $160 millones en asignaciones generales de los años fiscales 2014 a 2018. Esta es una estimación conservadora que solo trata levemente el impacto en los ingresos generales del estado del financiamiento de WHP después de 2014, como pareciera tendremos que hacerlo dada la posición del gobernador sobre la expansión del programa Medicaid del estado.

Aún más, nos preocupa la falta de transparencia en el financiamiento del WHP del estado. Entendemos que la Comisión de Servicios de Salud y Sociales (HHSC) ha identificado, y la Junta Legislativa del Presupuesto (LBB) y la Oficina del Gobernaodr han aprobado, el uso de fuentes de ingresos generales dentro del actual presupuesto de HHSC para cubrir la pérdida de $35 millones anuales en fondos federales.

Parecería que HHSC usará los fondos aprobados por LBB/Gobernador para administrar el programa y pagar a los proveedores por servicios. Sin embargo, este mecanismo de financiamiento carece de un diálogo claro y abierto y ha dejado a muchos constituyentes, especialmente las mujeres que atiende el programa, en la oscuridad sobre el futuro del mismo.

Además de los mencionados problemas fiscales, las acciones tomadas por HHSC de desmantelar el actual WHP reflejan una pobre toma de decisiones. Con más de uno de cada cuatro tejanos sin seguro médico, deberíamos hacer todo lo posible para mantener programas actuales efectivos por su costo como el WHP, que en sus propias palabras, "se paga solo y ahorra al estado alrededor de $20 millones al año".

Según cifras presentadas por HHSC, entre los años fiscales 2007 y 2010, el estado gastó $6,740,840 en el WHP. En el mismo período, el ahorro neto estimado para el estado fue de $87,840,258. Está claro que gastar menos de $7 millones para ahorrar casi $88 millones ha sido una inversión inteligente en la salud femenina.

El actual programa sirve a aproximadamente 130,000 mujeres en Texas. Más del 40 por ciento de las mujeres que reciben servicios vía WHP optaron por un centro de salud Planned Parenthood por sus servicios, que incluyen exámenes de cáncer, exámenes de salud femenina, anticonceptivos, exámenes de diabetes y alta presión, y examen y tratamiento para infecciones transmitidas sexualmente. Como usted sabe, Planned Parenthood es el mayor proveedor de atención médica en WHP. Notablemente, en 2010, casi el 90 por ciento de los proveedores activos de WHP atendieron a menos de 100 clientes durante un año.

Eliminar a Planned Parenthood del programa federal o de la versión estatal tendrá serias consecuencias para la salud de la mujer. No solo se le negará a 40,000 mujeres acceso al proveedor que eligió, sino que dada la escasez de proveedores de atención primaria en el estado y la limitada capacidad de otros tipos de proveedores, estas mujeres podrían no encontrar un proveedor de WHP.

Investigadores en la Facultad de Salud Pública de la Universidad George Washington hallaron que otros proveedores tendrían que quintuplicar su atención a WHP para compensar la pérdida de centros de salud de Planned Parenthood. Esto es casi imposible, especialmente desde el año pasado, cuando Texas recortó drásticamente su financiamiento a la planificación familiar y redujo drásticamente el acceso a la salud para aproximadamente 160,000 mujeres en Texas. Hasta hoy, no existe clara evidencia que demuestre que otros proveedores aumentarían su capacidad para cubrir esta falta.

En el mejor de los casos, estos miles de mujeres tendrán que viajar más lejos para atenderse y esperar más por una cita. Las demoras en exámenes y tratamientos para el cáncer de pecho y cervical, así como ciertas infecciones, tendrán consecuencias de salud devastadoras para mujeres de bajos recursos.

Como ejemplo, a fines de 2009, El Paso perdió una de sus fuentes principales de atención médica reproductiva económica --Planned Parenthood. En el año siguiente a su cierre, alrededor de 900 hombres y mujeres perdieron atención médica y el índice de clamidia aumentó un 24 por ciento, el de gonorrea un 56 por ciento y el de VIH un 43 por ciento. Ningún otro proveedor ha cubierto adecuadamente todos los servicios brindados en el pasado por Planned Parenthood.

Aparte del hecho de que los actuales proveedores de WHP no podrían cubrir la falta de Planned Parenthood, la Asociación Médica de Texas, la Asociación de Obstetras y Ginecólogos de Texas, el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos-Distrito Texas, la Academia de Médicos de Familia de Texas y la Sociedad Pediátrica de Texas han expresado preocupación de que las reglas propuestas del WHP manejado por el estado significan una prohibición de las discusiones de médicos con pacientes e interfieren en la capacidad de tratar efectivamente a los pacientes.

Si las reglas propuestas no se enmiendan para tratar las inquietudes descriptas por los representantes de estos más de 47,000 médicos en su carta del 3 de agosto de 2012, estiman ellos que "incontables médicos en Texas no podrían participar en el programa porque los forzaría a elegir entre practicar la medicina de acuerdo con los estándares de atención y ética médica, o de acuerdo a reglas creadas para servir una ideología política".

En resumen, las reglas como están escritas no reflejan la realidad política sobre la expansión de Medicaid, carecen de transparencia, y reducen significatimente la base existente de proveedores de WHP. Inevitablemente, esto limitará profundamente el acceso a servicios de medicina preventiva de los que dependen decenas de miles de mujeres en Texas. En el interés de preservar el acceso a la salud para mujeres de bajos recursos y ahorrar al estado decenas de millones de dólares durante un período de limitaciones presupuestarias, pedimos a HHSC que reconsidere la exclusión de Planned Parenthood del WHP, o por lo menos trate las mencionadas dudas fiscales y los temas presentados por grupos de médicos.

Sinceramente,

Top