Senador Estatal José Rodríguez , Distrito 29

COMUNICADO DE PRENSA
De difusión inmediata
Mayo 1, 2012
CONTACTO: Emily Amps Mora
(512) 463-0129

Rodríguez envía carta a Junta de Rectores del Sistema UT pidiendo levanten la prohibición de alcohol
AUSTIN – El Senador Estatal José Rodríguez envió hoy una carta a la Junta de Regentes del Sistema Universidad de Texas y al Rector Cigarroa, pidiendo reconsideren la prohibición de bebidas alcohólicas en la pelea de box del Campeonato Mundial de Peso Mediano, entre Julio César Chávez Jr. y Andy Lee.

A continuación el texto de la carta:

Mayo 1º, 2012

Junta de Rectores
Sistema Universidad de Texas
Ashbel Smith Hall, Suite 820
201 West 7th Street
Austin, Texas 78701

Estimados Rectores:

El jueves 26 de abril, 2012, pedí a la Junta de Regentes que reconsidere inmediatamente la decisión del Rector Francisco Cigarroa de cancelar la pelea de box del Campeonato Mundial de Peso Mediano en la Universidad de Texas-El Paso (UTEP). Además, pedí que se incluyera el tema en la agenda de su reunión del 2-3 de mayo, 2012, para tener la oportunidad de dirigirme a ustedes y permitir la opinión del público.

El viernes 27 de abril, 2012, después de que el Rector Cigarroa reconsiderara su posición y decidiera permitir a UTEP presentar la pelea, yo hablé con funcionarios del Sistema UT y reiteré mi pedido de incluir este tema en la agenda de la reunión de la Junta de Rectores esta semana.

Como este tema no fue incluido en la agenda de la reunión, les escribo hoy para transmitirles mis observaciones y preocupación sobre lo ocurrido con la decisión inicial de cancelar el evento, las estipulaciones que se han puesto en UTEP si presenta la pelea, las lecciones aprendidas de este incidente, y cómo podemos, colectivamente, asegurar de que un incidente como éste no se vuelva a dar en el futuro.

Primero: es importante considerar que las ramificaciones de las acciones del Rector Cigarroa serán sentidas en El Paso por mucho tiempo. Aunque califica consistentemente como una de las ciudades grandes más seguras en la nación, como resultado de la atención que este tema ha recibido, la reputación de El Paso ha sufrido. Además, la decisión inicial de cancelar la pelea hubiera costado a la ciudad y a UTEP millones de dólares en ingresos.

Como le comuniqué al Rector Cigarroa, esta situación podría haberse evitado si él o funcionarios del Sistema UT hubieran consultado con líderes electos de El Paso, y agentes policiales locales, estatales y federales sobre la inquietud por la seguridad. Es crítico que trabajemos todos juntos, especialmente al tomar decisiones que afectarán a la comunidad entera.

Ahora que el Rector Cigarroa ha revertido su decisión, UTEP y El Paso pueden seguir adelante.

Aunque aprecio que el rector siguió el consejo de líderes y policías locales, me preocupa sumamente la prohibición de venta de bebidas alcohólicas durante el evento. La mayor presencia de policías y alta atención de los medios seguramente minimizará toda preocupación relativa al consumo de alcohol durante el evento. Además, UTEP limita rutinariamente la cantidad de alcohol que puede consumirse en estos eventos (ej.: máximo dos bebidas por persona). Mi preocupación es la siguiente:

La suma de condiciones como prohibir la venta de alcohol o requerir al Dr. Natalicio que envía una carta a toda la comunidad de UTEP “informándoles de la fecha y hora del evento, y asegurando que las agencias policiales han tratado la preocupación por la seguridad”, atrae la atención al tema del control local.

Ultimamente, la prohibición de venta de alcohol perpetúa la idea de que nuestra comunidad no es segura, o que a los habitantes de El Paso y otros asistentes no se les puede tener confianza en presencia del alcohol. También sugiere que a nuestros líderes locales no se les da la libertad de tomar sus propias determinaciones en cuanto a la seguridad de nuestra comunidad, y según entiendo el rector y otros funcionarios del Sistema UT generalmente no se involucran a este grado en este tipo de decisiones.

Como tal vez desconozca, UTEP ha celebrado campeonatos mundiales en el pasado, y, de hecho, hace dos semanas se celebró una pelea del Campeonato Mundial WBC Super Bantamweight en el Centro Don Haskins, transmitido a nivel nacional. Además, el partido de fútbol anual del Sun Bowl y otros grandes conciertos se dan regularmente en el estadio de la universidad.

Con respecto a estos eventos pasados, no recuerdo la imposición de condiciones similares por el rector u otros funcionarios del Sistema UT. También desconozco se hayan puesto tales condiciones en eventos similares en otras instituciones de UT, incluyendo el ESPN Friday Night Fights celebrado en el Frank Erwin Center el viernes 27 de abril, 2012; los ingresos generados por la venta de alcohol en esta pelea beneficiarán sin ninguna duda a UT Austin.

Finalmente, es mi deseo que ustedes, como miembros de la Junta de Regentes, aprendan de esta lección y revisen los actuales procedimientos para evaluar la seguridad de todo evento en instituciones de UT. Especialmente, es vitalmente importante crear un proceso de consulta con funcionarios y policías locales en cuanto a eventos como éste. Como le mencioné al Rector Cigarroa, el Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas tiene ya la estructura para coordinar información entre agencias policiales a nivel local, estatal y federal. Este tipo de coordinación entre agencias policiales, así como con la dirigencia local, ha sido crítica en nuestro éxito al mantener la designación de la situación de El Paso como una de las ciudades grandes más seguras de América, y puede servir como valioso recurso al Sistema UT.

En conclusion, le pido a la Junta de Rectores que reconsidere su prohibición de venta de bebidas alcohólicas en este evento. Espero recibir sus comentarios y trabajar con ustedes en el futuro.

Sinceramente,

José Rodríguez

Top