Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Junio 7, 2010
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Promoviendo el programa voluntario de almuerzos en verano

En Texas uno de cada cuatro niños está en riesgo de hambre, y esta cifra puede ser más alta en ciertas áreas del sur de Texas.

Este verano, quiero pedir a nuestras comunidades que auspicien este programa voluntario de almuerzos, y felicitar a aquellos que están llegando y ayudando a los niños necesitados.

El Programa de Almuerzos en Verano (Summer Food Program o SFP) está financiado totalmente a nivel federal, administrado por el Departamento de Agricultura nacional y operado en nuestro estado por el Departamento de Agricultura de Texas.

Las agencias invierten más de $40 millones al año para ayudar a comunidades de bajos ingresos a servir comidas nutritivas a los niños durante el verano, en lugares seguros y enriquecedores.

Los auspiciantes pueden ser distritos escolares, agencias sin fines de lucro, ciertos campamentos y agencias de gobierno local, como parques municipales y divisiones recreativas.

Ubicados en comunidades donde al menos el 50 por ciento de los niños califican para recibir almuerzos escolares gratuitos o de precio reducido, estos auspiciantes sirven comidas gratuitas a todo niño que asista.

Durante la sesión legislativa pasada, introduje la medida SB 867 para aumentar esta participación voluntaria en el programa SFP. Mi meta era fortalecer los programas existentes mediante su difusión pública, renovar la ley estatal para reflejar la ley federal y ayudar a que los niños tengan comidas nutritivas durante el verano, cuando no van a la escuela.

Mi medida trataba de aumentar el número de lugares, días de servicio y los estudiantes que se benefician con el programa.

Desafortunadamente, la medida quedó detenida en la cámara baja y no fue aprobada. Yo continuaré trabajando en este tema durante la próxima sesión legislativa y planeo volver a introducir la legislación.

En 1993, la Legislatura aprobó una medida ordenando a distritos escolares auspiciar el SFP si el 60 por ciento o más de sus estudiantes califican para el almuerzo gratuito o de precio reducido. Desde que se aprobó la ley, los auspiciantes de almuerzos de verano aumentaron en un 60 por ciento. En 1999, la Legislatura financió un Programa de Acercamiento para Almuerzos de Verano y aportó un suplemento estatal a los precios federales de reembolso por comidas, el que fue luego discontinuado.

El Centro de Prioridades en Políticas Públicas (CPPP) declaró: “Con el apoyo de la Legislatura y los cambios en la ley federal, Texas amplió significativamente el Programa de Almuerzos de Verano”.

CPPP informa que el número de niños participantes en 1998 fue menor de 100,000, y, para el 2008, la participación había aumentado a un promedio de 456,840 diarios (últimas cifras disponibles). A nivel estatal, se sirvieron más de 17 millones de almuerzos.

También según CPPP, en 2008, en los condados Cameron, Hidalgo, Kleberg y Willacy, participó un promedio de 47,723 niños diariamente. En 2009, en esa región de cuatro condados, se sirvieron comidas en un total de 960 lugares.

A pesar de nuestro progreso, menos de uno de cada cinco niños, o un 18 por ciento, que califican para el almuerzo gratuito o de precio reducido participó en el programa SFP en 2008. Los factores que contribuyen a esta brecha incluyen una escasez de lugares donde almorzar y falta de difusión del programa entre posibles auspiciantes y familias de bajos recursos. Además, demasiados sitios cerraron sus puertas mucho antes del fin del verano.

En Texas, la participación baja dramáticamente entre julio y agosto. Tenemos muy pocos auspiciantes en áreas rurales debido a limitaciones en el transporte. También se anulan potenciales auspiciantes por el inadecuado reembolso del precio de comidas y complicados requisitos administrativos.

Los desafíos son grandes pero superables. No podemos ignorar el problema del hambre porque solo resultaría en graves consecuencias para Texas.

Cuando los niños están mal alimentados, no pueden aprender y suelen tener un bajo rendimiento en la escuela. Muchos abandonan sus estudios, produciendo más adultos desempleados o malamente pagados. Aún más importante, el sufrimiento humano no debería ser tolerado en nuestro gran estado.

Esta próxima sesión legislativa, pienso hacer mi parte para ayudar a terminar con el hambre y dar a los niños esperanza en el futuro.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba