Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Enero 7, 2010
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Operaciones de cría de ciervos: un gran impulso económico para Texas

Al hablar de los motores económicos para nuestro estado, debemos incluir una resonante industria con un impacto económico total de más de cinco billones de dólares anuales.

La cría de ciervos, o la más científicamente correcta industria de ciervos, es el sector de mayor crecimiento en la América rural y se refiere a la cría de ciervos en ambientes controlados.

Actualmente, Texas es el primer estado en cría de ciervos, seguido por Pennsylvania. Hoy hay más de 1,198 criadores activos de ciervos en el estado, la mayoría de los cuales representa operaciones familiares o de pequeños propietarios de tierras.

La cría de ciervos no solo se está haciendo bastante gananciosa sino que está ofreciendo la supervivencia a muchas familias luchadoras.

“Desafortunadamente, se están terminando los días en que las familias podían vivir de trabajar la tierra. Los mercados mundiales, la economía…y la pérdida de ganancias en la agricultura ‘tradicional’ ha hecho difícil que las familias puedan mantener sus tierras”, explicó James Kroll, Ph. D., profesor Henry Rockwell de la Facultad Arthur Temple Forestal y de Agricultura de la Universidad Estatal Stephen F. Austin.

El Dr. Kroll también informó que “el desafortunado resultado es una pérdida creciente del estilo de vida rural habitual para muchos de nosotros durante la vida de nuestro estado. La tierra está siendo fragmentada a un nivel sin precedentes y Texas, desafortunadamente, está entre los 10 mayores estados en pérdida de tierras rurales y sin explotar”.

Lo que una vez fue un hobby, hoy, en un esfuerzo por mantener las tierras y ranchos familiares, mucha gente se está inclinando hacia negocios alternativos, como la cría de ciervos.

Grupos como la Asociación de Ciervos de Texas y la Cooperativa de Criadores de Ciervos de Texas son tremendos recursos para la industria del ciervo, asistiendo en esfuerzos de marketing a los criadores y brindando información extensiva.

En el pasado, la cría de animales salvajes solo involucraba especies exóticas (ciervo axis, gamos y ciervos rojos), ya que éstas tienen una regulación favorable. Más recientemente, se han desarrollado mejores oportunidades con una especie nativa: el ciervo cola-blanca. Texas es líder en la nación en la venta de ciervos cola-blanca.

Expertos como el Dr. Kroll, también conocido como Dr. Deer, han tenido un papel importante en la cría del ciervo cola-blanca, brindando a los pequeños propietarios de tierras lo que él llama “un pedazo de la torta”.

Esa torta incluye una industria de cría de ciervos de $3 billones anuales, la mayor parte por ingresos de caza que antes se originaban solo en grandes propiedades de tierra, dejando afuera al pequeño propietario. Ahora los pequeños propietarios de tierras pueden competir en un sector que antes estaba reservado a los ricos que eran dueños de miles de acres.

Cuando uno considera que el gasto promedio de caza por cazador ha aumentado un 11 por ciento en los pasados 10 años, y que un cazador promedio de caza mayor gasta $1,360 anuales, la cría de ciervos tiene mucho sentido.

Los muchos elementos financieros de la industria de cría de ciervos van de un total anual de $115 millones en ciervos comprados, a $24 millones para mantenimiento del lugar. En medio hay venta de comederos y equipos para agua, alimentos, almacenamiento de semen y costo de inseminación artificial, servicios de veterinaria y alambrado.

En la antigua Frontera Americana, la piel de un ciervo macho costaba un dólar, de lo que se deriva el término “buck” en inglés, por el billete de un dólar. Al cambiar la frontera, así lo ha hecho la Texas rural y lo que se puede comprar con un dólar, alentando una nueva ciencia y manera de hacer negocios con la cría de ciervos.

Me hago eco de la sabia declaración del Dr. Deer, de que “Texas ha sido líder en manejo de ciervos desde los setentas, y ahora tiene un papel de liderazgo en la cría de ciervos”.

Como estado, debemos apoyar todo esfuerzo continuo para mejorar y expandir las operaciones de cría de ciervos. Aunque la temporada de caza de ciervos en Texas va desde aproximadamente el 7 de noviembre al 17 de enero, con fechas dependientes del lugar y extensión de la licencia, la cría de ciervos es una industria de todo el año que promete ricas ganancias económicas para todos los tejanos.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba