Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Noviembre 19, 2009
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Comunicaciones
(512) 463-0385

Comité Legislativo de la Ancianidad estudia población anciana

Se estima que para el año 2040, los tejanos de más de 60 años representarán un 23 por ciento del total de la población del estado.

Los servicios que afectan la vida diaria de los ancianos en este estado necesitan una mejor coordinación, expansión y mayor acceso.

El Vicegobernador David Dewhurst me nombró presidente del Comité de la Ancianidad en este período interino.

Tomando como modelo al Comité Especial de la Ancianidad del Senado Nacional y creado mediante legislación del Diputado Estatal Elliott Naishtat y la Senadora Leticia Van de Putte, celebramos nuestra primer audiencia el 29 de octubre en Austin.

Los posibles temas a examinar incluyen: necesidades de atención médica, ingresos, transporte, vivienda, educación y empleo, relativos a la diversidad demográfica y geográfica de la población anciana de Texas.

En su ponencia durante la primera audiencia, el Demógrafo Estatal Kart Eschbach, Ph.D., mostró que muchos ancianos y las personas que los asisten enfrentan los desafíos de vivir con ingresos bajos y fijos. El índice de pobreza en ancianos mayores de 65 años es de 14 por ciento a nivel estatal. En mi distrito senatorial en el sur de Texas, esa cifra es de aproximadamente 34 por ciento.

La ponencia del Director Interino del Departamento de Servicios a Ancianos y Discapacitados, Jon Wizenbaum, corroboró los hallazgos de Eschbach, de que en áreas rurales, fronterizas y metropolitanas más pequeñas aumenta la ancianidad por la emigración de los jóvenes a áreas metropolitanas grandes.

Las comunidades rurales y pequeñas, como las de la frontera, suelen hallar problemático el acceso a recursos estatales disponibles. Estas poblaciones ancianas podrían hallar aún más difícil acceder y manejarse por el sistema, sea porque no saben cómo hacerlo o porque no existe asistencia y recursos disponibles en su área.

Los ancianos y sus asistentes necesitan acceso a servicios que alivien los problemas que limitan su diario vivir, como el transporte al supermercado o al médico. Muchos también necesitan viviendas seguras, económicas y con acceso en sillas de ruedas. Por ejemplo, las modificaciones en viviendas, que van desde reemplazar las manijas de armarios para fácil acceso hasta construir rampas para sillas de ruedas, pueden ser un problema para la población anciana y aquellos que los cuidan.

El comité también planea examinar los servicios disponibles para las personas que cuidan de los ancianos. Proyecciones muestran que para el 2040, la población de más de 65 años que es dependiente de asistentes alcanzará el número de la población dependiente menor de 15 años.

La mayor parte de la asistencia a ancianos no es remunerada, sino que es brindada por “asistentes informales”, principalmente familiares o amigos.

La recesión económica ha afectado a estos asistentes informales de manera importante, incluyendo el uso de ahorros, mayor deuda para cubrir el costo de la atención, y situaciones laborales. En promedio, seis de cada 10 personas que cuidan a un familiar o amigo tienen empleo en determinado momento, y una tercera parte de ellos brinda 40 horas semanales de atención al anciano.

El Director Weizenbaum también estima que alrededor del 10 por ciento de los ancianos tejanos cuidan de un familiar.

Comparado con los hogares de ancianos o la asistencia contratada, la atención informal ahorra dinero a las familias. Si el estado brindara un apoyo adecuado a estos asistentes –especialmente aquellos carenciados—ellos podrían ofrecer a sus seres queridos una mejor atención, con menos restricciones económicas.

Una educación y entrenamiento adecuados también pueden reducir el abuso de los ancianos por sus asistentes.

Los miembros del comité expresaron preocupación en cuanto a cómo cubrir las necesidades de la asistencia familiar, como tiempo libre, grupos de apoyo, educación, entrenamiento y otros servicios suplementarios.

Muchas áreas del estado ofrecen centros diurnos para la atención de ancianos de bajos ingresos, lo que permite a los asistentes informales tener un empleo o tiempo libre. Por ejemplo, el Condado Cameron tiene 55 centros, Hidalgo –del que represento una parte—tiene 157, Willacy tiene tres y Kleberg dos.

Además de estos temas, el comité podría también examinar servicios legales, planificación financiera y protección al consumidor para los ancianos.

Es necesario que el comité trate tantos temas pertinentes como sea posible. Se lo debemos a nuestra población anciana que ha hecho grande a este país para el resto de nosotros.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba