Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Febrero 12, 2009
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

El Senador Lucio se aboca a la salud y nutrición de los menores de cinco años

AUSTIN - Un segmento de la población que ha sido ignorado en previos esfuerzos por mejorar el bienestar de niños y adultos se ha convertido en una pieza clave para resolver la crisis de obesidad que envuelve a la nación.

Los niños menores de cinco años integran el grupo en que se enfoca la medida SB 395 que presenté en esta Sesión Legislativa 81º para crear el Consejo Interagencial de Salud y Nutrición en la Temprana Niñez, bajo la dirección de nuestro Secretario de Agricultura de Texas y en coordinación con otras agencias estatales.

Desde 2007, aproximadamente el 21.3% de los niños entre dos y cinco años y en familias de bajos ingresos, inscriptos en el Programa de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños (WIC), fueron reportados como pasados de peso u obesos (Esta cifra incluye niños de un año de edad).

Y el costo económico también está creciendo. En 2005, la Contraloría estimó que los problemas relativos a la obesidad le cuestan a los negocios de Texas un total de $3.3 billones en costos directos e indirectos que incluyen seguros, ausentismo laboral y otros. Si esta tendencia continúa, se proyecta que los costos directos a los negocios aumentarán a $15.8 billones.

El Departamento de Agricultura ha conducido estudios que indican que, al paso que vamos, para el 2040 el 75 por ciento de los tejanos adultos tendrán sobrepeso o serán obesos, costando al estado hasta $39 billones en gastos directos e indirectos.

Texas no puede darse el lujo de ignorar la nutrición y actividad de los pequeños si desea mejorar la sufriente salud de este estado y nación. Especialmente, no podemos posponer el tratamiento de este tema para cuando los chicos entren a la edad escolar.

Los niños con sobrepeso tienen un 50% de posibilidades de ser obesos al llegar a adultos, lo que es aterrador considerando que alrededor de una tercera parte de los niños en edad escolar en Texas están hoy pasados de peso. Nos hemos dedicado a las normas de ejercicio físico y nutrición en la escuela, ahora tenemos que asistir a nuestras guarderías, para que la entrada a jardín de infantes no sea el comienzo de una carrera académica con mala salud.

De aprobarse, la legislación nos ayudaría a identificar barreras para mejorar los niveles de nutrición y actividad física en centros de atención infantil, mientras se encuentran los mejores métodos para mejorar la salud infantil por medio de nutrición sana y actividad física.

Un estudio sobre el continuo aumento de la obesidad infantil conducido por BioMed Central informa que aún antes de entrar a la escuela “la presencia de la obesidad es alarmantemente alta, con el 26.2% de los niños entre 2 y 5 años en EE.UU. calificados como pasados de peso u obesos”.

El informe también indica que la obesidad en la niñez temprana está ligada al desarrollo de una variedad de consecuencias médicas adversas, que pueden incluir diabetes Tipo II, hipertensión, asma, apnea, desarrollo temprano y baja autoestima.

Es difícil concebir que niños pequeños desarrollen enfermedades que antes se limitaban a la gente grande. La SB 395 nos ayudaría a determinar la mejor manera de tratar la salud, nutrición y bienestar de los niños durante unos de los años más importantes en su desarrollo.

Mi medida también crearía un Plan de Niñez Temprana y Ejercicio, a ser implementado en un período de seis años. El plan ayudaría a asegurar que los niños en guarderías aumenten el consumo de frutas y verduras, así como la actividad física diaria estructurada y libre.

Con este Plan, el Consejo evaluaría qué tipo de nutrición y actividades físicas es la más determinante en el desarrollo de los niños menores de seis años, y evaluaría los más efectivos requisitos y prácticas de nutrición y ejercicios en la atención infantil.

Sin embargo, se va a necesitar más que un organismo y un plan escrito para revertir la tendencia entre los niños en Texas. Además de nuestros requisitos como aumentar la conciencia de los padres sobre los beneficios de amamantar –uno de los planes naturales de mayor nutrición—la medida también propone involucrar a la comunidad y recursos estatales para educar a padres y cuidadores sobre la necesidad de una nutrición adecuada.

Mucha gente, incluyendo padres de niños pasados de peso, desconocen que una nutrición adecuada y actividad física también son esenciales para los niños. Investigaciones muestran que el período preescolar es un momento crítico en el crecimiento y desarrollo y para mitigar el riesgo de obesidad más tarde en la vida. Las estadísticas de este Consejo podrían también compararse con la de otros estados para ayudar a examina nuestro éxito y desarrollar programas apropiados que sirvan a las necesidades de salud de los pequeños tejanos.

Espero que la SB 395 obtenga apoyo de mis colegas para beneficio de una de las poblaciones más vulnerables, pero más prometedoras.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba