Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Noviembre 13, 2008
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

El Senador Lucio promueve transporte de alta calidad para estudiantes

Si queremos escuelas de alto nivel para nuestros niños, deberíamos desear también un transporte de alta calidad para llevarlos a ellas.

Examine alguna vez de cerca un ómnibus escolar. Verá que le falta algo que usted querría que tuviera y tiene algo que usted desearía que no. Lo que le falta son cinturones de seguridad y lo que tiene son emisiones contaminantes.

Cómo mantener seguros a nuestros niños en un choque u otro accidente fue tratado por mi medida en la última sesión legislativa. La medida dispone el uso de cinturones de seguridad de tres puntos en todo bus escolar adquirido después del 1º de septiembre del 2010. Mi meta esta próxima sesión es obtener apoyo para el financiamiento necesario a nuestros distritos escolares, para que puedan planear tener cinturones de seguridad para proteger a los niños en accidentes, los que pueden causar graves heridas o aún la muerte.

El otro peligro de seguridad son los motores diesel que contaminan el aire, lo que podría ser más dañino para los niños que para los adultos. Los niños son más sensibles a las emisiones porque inhalan más aire por libra de peso. Los gases de diesel contienen pequeñas partículas, conocidas como materia particulada (PM) fina, que pueden pasar fácilmente a través de la nariz y garganta, penetrar profundo en los pulmones y causar serios riesgos en la salud, incluyendo asma y alergias agravadas. Algunos estudios muestran una conexión entre la exposición a largo plazo y el cáncer. PM causa una bruma que limita la visibilidad y también contribuye a daños medioambientales y estéticos.

Si hemos aprobado regulación para reducir las emisiones de otros vehículos, porqué no reducir las emisiones de buses escolares y trabajar a la vez por purificar nuestro aire.

La Comisión de Calidad Medioambiental de Texas (TCEQ) ofrece una solución para nuestros distritos escolares, y recomiendo enérgicamente la participación en su programa.

El Programa de Buses Escolares Limpios de Texas está diseñado para mejorar la salud de los escolares y choferes, asistiendo a distritos escolares a reducir las emisiones de diesel de los buses escolares.

Este programa no es solo para figurar, sino que provee subsidios a proyectos elegibles que reduzcan estas emisiones. A través de este programa TCEQ también proporciona información sobre varias opciones de buses escolares limpios que pueden mejorar la flota de buses, mejorando a la vez el medioambiente y la salud pública.

Educar a las escuelas y al público sobre los posibles efectos en la salud asociados al diesel de buses parados y con motor encendido, con la meta de eliminar esto cuando es innecesario, es un componente vital de este método integral para reducción de emisiones.

La Legislatura de Texas apoya este importante programa. Mis colegas y yo hemos asistido a eventos en honor a distritos escolares que solicitaron y obtuvieron subsidios para participar en este programa. Recientemente, tuve el honor de hablar en el distrito Pharr-San Juan-Alamo (PSJA), donde reconocimos a este distrito escolar por recibir $87,638 en subsidios para modificar 42 de sus buses. Los beneficiarios de la decisión de PSJA de solicitar el subsidio no son solo los estudiantes y choferes de buses sino la comunidad entera.

Para acceder a este repuesto adaptador, el bus debe operar una ruta diaria regular desde una escuela y tener por lo menos cinco años más de vida útil, a menos que el solicitante acepte quitar el repuesto adaptador al final de la vida útil del bus e instalarlo en otro bus escolar.

Hay actualmente cuatro tipos de adaptadores aprobados para financiamiento. Para mayor información sobre ellos y el programa en general, visite http://www.epa.gov/otaq/retrofit/verif-list.htm.

Todo distrito de escuelas públicas y chárter que operan uno o más buses escolares a diesel pueden acceder a hasta $250.000 por subsidio para actualizar sus buses, y aunque hay límites de la cifra máxima que puede reembolsarse por el adaptador, no hay límites a las veces que un distrito escolar puede someter un pedido.

De todos modos, los cinturones de seguridad e adaptadores para reducir emisiones son inversiones que valen la pena para la seguridad y salud de nuestros niños, además de beneficiar a nuestros choferes de escuelas y a las comunidades del sur de Texas.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba