Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Agosto 6, 2008
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Recuerden vacunar a sus hijos antes de que comience la escuela

El viejo cliché “la vida continúa” no puede ser más cierto para nosotros en el Valle del Río Grande, al continuar lidiando con las secuelas del huracán Dolly.

Mientras seguimos batallando con los mosquitos y limpiando áreas devastadas por las inundaciones, no podemos ignorar que la campana de las escuelas comenzará pronto a sonar en todo el sur de Texas. Una alta prioridad para los padres que preparan a sus hijos para el primer día escolar debería ser vacunarlos.

La Fundación NeMours informa que los padres suelen a veces dudar si vacunar o no a sus hijos porque temen que los niños sufran reacciones serias o contraigan la enfermedad que la vacuna supuestamente previene. Sin embargo, el Departamento de Servicios Estatales de Salud de Texas (DSHS) nos informa que las vacunas son seguras y que los efectos secundarios graves son muy raros. Las vacunas, como toda otra droga, no son inmunes a riesgos. Sin embargo, distinto a toda otra droga, las vacunas pasan por pruebas de alta seguridad ya que son suministradas a personas sanas.

Sacando casos excepcionales, las vacunas son los instrumentos más seguros y efectivos de prevención de graves y a veces fatales enfermedades como la tos convulsa, sarampión, tétano, hepatitis B, difteria y otras. Este año, tres pequeños murieron en Texas por la tos convulsa. Fueron probablemente expuestos a otros niños o adultos que tosían. Los bebés eran muy pequeños para ser inmunizados, pero si los niños o adultos a su alrededor hubieran estado vacunados, posiblemente los pequeños no hubieran contraído la enfermedad.

“Las inmunizaciones son importantes, especialmente para niños que asisten a la escuela, porque los estudiantes pasan mucho tiempo en lugares cerrados”, explica el Sr. Jack Sims, gerente del departamento de Vacunación de DSHS. “Si alguno de estos chicos no está vacunado, hay entonces posibilidad de que ocurra ahí un brote”.

Las vacunas pueden salvar vidas e impedir la propagación de la enfermedad, especialmente entre los niños.

Funcionarios de salud pública usan el término “inmunidad del rebaño”, que significa que cuanto más vacunado esté un grupo o población específica, menos posibilidad existe de que ocurra un brote.

Nuestras escuelas en Texas tienen una alta cobertura de vacunación; la cobertura de cada vacuna es de 95 por ciento o mayor, lo que significa que el 95 por ciento de los alumnos de una escuela están vacunados. En el Distrito Senatorial 27, la mayoría de los niños en jardín de infantes públicos y privados estaban vacunados en 2007-08 a un índice de 87 a 100 por ciento.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) nos dice que algunas variedades de vacunas son aceptables y que ocurren frecuentemente cambios en recomendaciones al crearse nuevas vacunas. Muchas de estas vacunas están disponibles como combinaciones para reducir el número de inyecciones que recibe el niño. Es mejor consultar a un profesional de la salud para determinar las mejores vacunas y dosis para cada niño.

Para información completa sobre inmunizaciones, incluyendo requisitos de escuelas y cómo obtener una exención, diríjase a www.immunizetexas.com ó llame al 800-252-9152, que contiene información en inglés y español.

Los padres o guardianes pueden obtener una copia del registro de vacunación del niño comunicándose con el médico privado del menor o con la clínica de salud de la ciudad/condado donde el niño fue vacunado. Para asistencia en localizar una clínica local de salud, puede llamar al 2-1-1. Para aquellos que han consentido que la información de inmunizaciones del niño sea incluida en el registro estatal de inmunizaciones llamado ImmTrac, el médico privado de la familia o la clínica de salud local puede consultar el registro. Pero la información de inmunizaciones del registro no está disponible vía Internet al público en general.

Al considerar cualquier tratamiento médico, siempre existen riesgos y beneficios. Pero DSHS nos dice que los beneficios de vacunarse superan ampliamente los riesgos, que son generalmente reacciones leves y localizadas, aunque en la mayoría de los casos no hay reacción a la vacuna.

El Sr. Sims advierte: “Nos olvidamos de los días cuando los americanos estaban expuestos a contraer polio. Algunos murieron, algunos viven con incapacidad toda la vida”.

Más positivamente, agrega: “Hoy, la polio solo existe en unos pocos países del mundo, y los Estados Unidos no han tenido un caso de polio desde 1979”.

Hagamos todo lo que podamos para prevenir el resurgimiento de enfermedades fatales como la poliomielitis en nuestras comunidades. Trabajando con DSHS, con nuestras clínicas municipales o condales, escuelas, médicos locales y familias, podremos mantener a Texas Sur segura y sana.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba