Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
June 12, 2008
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Comités conjuntos tratan la escasez de profesionales médicos

Un convincente testimonio de expertos líderes en salud expresó frente a miembros de comités legislativos que éste es el momento justo para una facultad de medicina en el sur de Texas.

El Comité de Relaciones y Comercio Internacionales que presido, y el Comité de Salud y Servicios Sociales presidido por la Senadora Jane Nelson, celebraron recientemente una audiencia conjunta en Austin sobre cómo puede resolver Texas la escasez de profesionales de la salud en regiones insuficientemente servidas.

Los expertos en salud presentes nos comunicaron repetidamente que una facultad médica en el Valle del Río Grande Bajo es un elemento clave para una solución en el sur de Texas.

De hecho, el Dr. Joe Stafford, Director Asistente de la División de Asuntos e Investigación Académica de la Junta Coordinadora de Educación Superior de Texas, expresó categóricamente: “La población base en el Valle es definitivamente lo suficientemente grande como para justificar totalmente el establecimiento de una nueva facultad de medicina”.

Esta declaración clave fue secundada por el Presidente del Centro de Ciencias Médicas de la Universidad de Texas en San Antonio, Dr. Francisco Cigarroa, que coincidió con la conclusión del Dr. Stafford. Cigarroa dijo: “Mi opinión es consistente con el hallazgo de la Junta Coordinadora de que la población del sur de Texas, no solo hoy sino considerando las proyecciones hechas por nuestro demógrafo estatal, básicamente justifica con legitimidad la necesidad de una nueva facultad de medicina en la región sur de Texas”.

Las proyecciones demográficas para la región fronteriza ofrecidas por el Demógrafo Estatal Kart Eschbach Ph. D., ilustran que aunque el incremento poblacional del 14 por ciento desde el censo del 2000 es relativamente similar en la frontera al resto del estado, los cambios se dan por motivos diferentes. Mientras la frontera tiene una alta representación de niños y ancianos comparada al resto del estado, la alta tasa de natalicios es el mayor contribuyente al crecimiento en el área. Este tipo de incremento demográfico, junto con la pobreza, falta de seguros médicos a un índice del 37.1 por ciento de la población con un 18 por ciento dependiendo de Medicaid, altos niveles de enfermedades crónicas como diabetes, y su remota ubicación geográfica, dificultan la atracción y retención de médicos en el Valle del Río Grande.

Este área insuficientemente servida debería comenzar a mejorar con el establecimiento de su propia facultad de medicina y expansión de nuestros programas de residencia. A nivel nacional, hay 196 médicos por 100,000 residentes y hay 158 en Texas, pero en el Valle del Río Grande hay solo 106.

Al brindar declaración sobre la necesidad de mayores esfuerzos para reforzar nuestros programas de residencia, el Presidente y Gerente General del Sistema de Salud Bautista del Valle, Jim Springfield, señaló: “El Valle del Río Grande es una situación ideal de inversión estatal en Educación de Graduación Médica (GME) en disciplinas de atención primaria, como manera de reducir la escasez laboral de médicos y mejorar el acceso a la salud, lo que resultaría en un mejor control de enfermedades a travéz de la atención primaria”.

El Sr. Springfield explicó cómo el Sistema de Salud Bautista del Valle ha financiado y apoyado siempre dos programas de residencia. El advirtió a los comités que el financiamiento a programas de Educación de Graduación Médica es un elemento crítico para aliviar la escasez de profesionales de la salud, ya que los estudiantes de medicina tienden a permanecer en el área donde obtienen su entrenamiento de residencia.

Nosotros hemos empezado el trabajo de base necesario para establecer una facultad médica en nuestra región. En 1997, fui autor de la medida SB 606 para establecer el Centro Regional Académico de Salud en el Valle del Río Grande Bajo (RAHC). Basado en el testimonio ante nuestros comités conjuntos, estoy comprometido a construir sobre los esfuerzos de nuestro RAHC y establecer una facultad médica en el Valle del Río Grande Bajo. Reforzando integralmente nuestra infraestructura de educación médica y aumentando el financiamiento a programas GME críticos, expandiremos ampliamente nuestra capacidad y recursos para tratar la escasez de profesionales de la salud.

El Decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Texas en Brownsville, Eldon Nelson Ph. D., nos dijo a todos con sentido de urgencia: “Es hora de que nuestros dirigentes se comprometan a proveer un Centro de Ciencias Médicas completo y Facultad de Medicina de cuatro años para la merecedora gente del Valle del Río Grande Bajo”.

El Dr. Lorenzo Pelly, médico con práctica privada en Brownsville, dijo: “Senadores, ustedes pueden ser parte de la solución trayendo una facultad de medicina completa al Valle del Río Grande”.

Los miembros de ambos comités agradecieron a todos los presentes en la audiencia. Los testimonios e historias personales brindaron un claro panorama de los desafíos particulares que enfrentamos en el Valle del Río Grande. La participación de líderes y profesionales de la salud, especialmente del sur de Texas, probará ser muy valiosa para ayudarnos a aprobar las iniciativas necesarias para tratar nuestra escasez de profesionales de la salud.

Claramente, establecer una facultad de medicina y aumentar los recursos para programas GME serán parte de la solución que mi comité recomendará, al tratar estos problemas en la próxima sesión legislativa.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba