Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Febrero 15, 2008
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Los veteranos deberían movilizarse para producir cambios y lograr metas

El gobierno debería ayudar y nunca ser un obstáculo en las metas de los veteranos.

Por ejemplo, el procurador general de Texas retiró su opinión de dos casos donde se declaraba que un veterano debía ser ciudadano de EEUU al momento de entrar en servicio militar para poder tener los derechos del Acta Hazlewood. Esta opinión significa que los residentes permanentes legales que no son ciudadanos de Texas aunque hayan servido con honores en el ejército podrían no calificar para la exención de matrícula, la que incluye 150 horas-semestre de matrícula gratuita en universidades públicas.

Mi meta es crear una propuesta junto a la Senadora Leticia Van de Putte, presidenta del Comité Senatorial de Asuntos de Veteranos e Instalaciones Militares, durante la próxima Sesión Legislativa 81º, que corrija las confusas palabras “ciudadano de Texas” y restituya los beneficios Hazlewood para veteranos de Texas que sirven a nuestro país.

Pero ciertos obstáculos son más difícil de vencer que otros. Para nuestros veteranos en el sur de Texas, el mayor desafío hoy es lograr que Washington autorice un hospital de veteranos para el Valle del Río Grande.

Recientemente fui invitado por la Alianza de Veteranos del Valle del Río Grande para aconsejarlos sobre cómo abogar más efectivamente. Considerando que hace 50 años que empezó el esfuerzo para construir un hospital de veteranos aquí, pensaron que intercambiando ideas podríamos avanzar más.

Primero les dije a los orgullosos miembros de la Alianza de Veteranos: “Muchos de ustedes se estarán preguntando cómo podemos hacer esto. ¿Cómo podemos superar la cultura de complacencia que plaga nuestra región? La respuesta, mis amigos, es simple y conocida por todo grupo de intereses especiales que es efectivo.

“¿Se han preguntado alguna vez porqué los educadores jubilados, policías y doctores tienen tanta influencia política en Austin y en D.C.?”, pregunté. “No es que sean mejores que ustedes. Es que están más organizados y movilizados que ustedes”.

Otra sugerencia que les ofrecí fue que se reunieran mensualmente con compañeros veteranos de los condados del Valle del Río Grande y consideren formar una organización regional sin fines de lucro que incluya a funcionarios de condados, ciudades y juntas escolares. La organización debería crear una base de datos para cartas y boletines, para mantener a todos informados e interesados.

Ningún grupo logrará ser escuchado si se queda en casa, así que les aconsejo que viajen a Austin y Washington. Por lo tanto, hay una necesidad de colectas para los gastos de viaje.

El siguiente tema en la agenda fue la importancia de desarrollar temas críticos. Ellos coincidieron en que deben identificar los temas importantes para veteranos, y expandirse de los temas tradicionales a aquellos importantes para sus hijos, vecindarios y comunidades. La lista de temas podría incluir el Programa de Seguros Médicos para Niños (CHIP), estilos de vida sanos, matrículas, becas, y la educación pública y superior. Su posición en cuanto a programas que promueven el desarrollo económico, aumentan el entrenamiento laboral y resultan en la creación de empleos es importante para el resto de la comunidad.

También se incluyó en nuestra charla que un elemento integral de sus esfuerzos debe ser el desarrollo de una agenda legislativa. Yo les expliqué cómo los grupos de intereses mencionados visitan Austin todo año legislativo con sus agendas, para informarnos y convencernos de aprobar legislación que beneficie a sus causas. Un grupo de veteranos operaría de igual forma.

Se los alentó a celebrar una convención, tal vez anual, para formalizar su agenda federal, estatal y otras, y distribuirlas luego entre sus partidarios. Esto incluye atraer la ayuda de los medios de comunicación, ya que éstos informan al público, funcionarios electos como yo y compañeros veteranos.

Yo recomiendo enérgicamente que se registren ellos, familias y amigos, para votar.

También se les recordó que después de una elección, es importante comunicarse con los nuevos funcionarios electos para discutir su plan legislativo, especialmente al comienzo de una sesión legislativa.

También cubrimos la importancia de presentar testimonio en las audiencias de comités apropiadas, pero también dar seguimiento a estas audiencias, examinando las pautas de votación de legisladores claves y escribiendo informes al final de la sesión con la evaluación de los resultados.

Yo hice énfasis en que planificando el trabajo para la próxima sesión/elección, y con una preparación y organización efectiva, obtendrán resultados no solo para ellos sino para nuestros soldados que luchan en el exterior. Los esfuerzos de hoy allanarán el camino futuro de aquellos que siguen nuestros pasos.

La Alianza de Veteranos del Valle del Río Grande, junto con los veteranos del Sur de Texas, si se organizan bien y se unen, pueden terminar con una espera de 50 años para obtener la cooperación y atención de Washington. ¡Definitivamente obtuvieron la mía!

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba