Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Enero 9, 2008
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Los Regentes de UT deben diversificarse y representar a la Texas del sur

En 1881, la Legislatura 17º aprobó una ley disponiendo que “sea establecida en este estado, en la ubicación que sea determinada por el voto del pueblo, una institución de enseñanza que será llamada y conocida como La Universidad de Texas”.

Desde su establecimiento, el Sistema UT ha sido gobernado por 214 regentes nombrados por el gobernador, y ha llegado a tener nueve universidades académicas y seis instituciones médicas. Dos de ellas, la Universidad de Texas en Brownsville (UT-B) y la Universidad de Texas Panamericana (UT-PA) están en el sur de Texas.

Sin embargo, la representación del sur de Texas en la Junta del Sistema UT ha sido insignificante.

De la región de Texas sur, desde los mil ochocientos, ha habido un regente de cada uno de los siguientes lugares: Brownsville, Mission, Roma, Del Río y Victoria. El Paso ha tenido cinco, Uvalde dos y Laredo uno.

Desde 1995, cuando se empezó a archivar información étnica, solo cuatro regentes han sido hispanos, y, de ellos, dos fueron de El Paso y uno de Laredo. Solo se ha nombrado un afroamericano desde ese año.

Debemos elevar el nivel en cuanto a oportunidades de educación superior para progresar social y económicamente en nuestra área. Es hora de que el sur de Texas esté mejor representado en la junta que gobierna nuestras dos universidades, que sirven a una población en rápido crecimiento.

En el 2006, UT-B y UT-PA otorgaron combinadamente 3,075 títulos universitarios --un 12.5 por ciento de todos los títulos entregados en las nueve instituciones UT. En el sistema entero, se entregaron 24,622 títulos universitarios. Felicito a ambas instituciones por asegurar que estos graduados terminaran sus carreras. Sin embargo, debemos trabajar para aumentar ese número. Y aunque una mayor representación en la Junta de Regentes no garantiza automáticamente un mayor número de títulos universitarios en nuestra área, es urgentemente necesaria una voz más fuerte en este momento, cuando los precios de matrícula están subiendo.

Tampoco podemos ignorar el hecho de que un mayor estudiantado requerirá más instalaciones, profesores y demás, incluyendo más programas de maestría y doctorados. Un regente del sur de Texas podría luchar por esto también.

Definitivamente, no haría daño tener a una persona local sirviendo en la Junta de Regentes, cuando transformemos un día nuestro Centro Regional Académico de Salud en una institución médica hecha y derecha, parte como es del Centro de Ciencias Médicas de San Antonio. Nuestro sueño de tener una facultad de abogacía en el sur de Texas podría tener más posibilidades con una representación local. Esto no significa que no tengamos amigos en la Junta de Regentes, los que apreciamos profundamente.

Este es definitivamente el momento para tener un tejano del sur en la Junta de Regentes de UT. La Junta Coordinadora de Educación Superior de Texas informó recientemente que el año pasado se matricularon 334,000 hispanos en universidades públicas y privadas de Texas, representando un avance del 40 por ciento con respecto a hace seis años. Sin embargo, la población hispana está creciendo tan rápidamente que el porcentaje de estudiantes comparado con el total de la población latina es de 3.9 por ciento, casi igual al del 2000.

En una columna de opinión, el periódico Corpus Christi Caller Times describió esta situación como “no buena para un estado que espera un crecimiento de la población hispana del 47 por ciento para el 2010”.

Como nuestra población hispana es tan grande en el sur de Texas, el impacto de un bajo nivel de educación es enorme. Mientras luchamos para aumentar el índice de graduación de escuelas secundarias, debemos continuar también nuestra misión por más graduados universitarios. Pero esta meta requerirá que haya un lugar donde nuestros estudiantes puedan ir.

Es por eso que necesitamos estar representados en la Junta de Regentes de UT por alguien que entienda el área, los temas y desafíos que enfrentamos -- no leyendo informes o yendo a seminarios, sino con un conocimiento y experiencia de hecho.

Al comenzar otro año de la historia y la educación, deberíamos tener expectativas y demandar una representación equivalente en la Junta que determina la dirección que tomarán nuestras universidades y cómo afrontaremos los desafíos. Un tejano del sur debería ser parte esencial de estas discusiones.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba