Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
DE DIFUSION INMEDIATA

Mayo 4, 2007
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Senado aprueba SB 101
Cambios en ley del 10% para el ingreso a la universidad

AUSTIN, TX – La SB 101 limitaría el número de estudiantes admitidos automáticamente a universidades públicas de Texas bajo la regla del 10 por ciento, al 60 por ciento del cupo para primer año. El primer 50 por ciento será para ingreso automático en base a su promedio de calificaciones, con prioridad a aquellos que se gradúan en escuelas secundarias de más alto rango. El 10 por ciento restante se dejará a discreción de la universidad. La inscripción de hispanos ha crecido del 14 al 19 por ciento, y la de afroamericanos del 4 al 5 por ciento, bajo la ley del 10 por ciento con mejores calificaciones.

El Senador Eddie Lucio Jr. dijo: “Hubiera preferido mantener la actual ley del 10 por ciento para admisiones en universidades de Texas porque ha funcionado. Esta ley aumentó la diversidad tanto étnica como geográfica, admitiendo un mayor número de estudiantes de áreas rurales desde su implementación. La Universidad de Texas en Austin implementó la regla en otoño de 1998.

Solo 616 escuelas enviaron estudiantes a UT-Austin en 1996. Para el 2006, el número de escuelas aumentó a 853 bajo la regla del 10 por ciento. Esto significó una mayor representación y oportunidades para un mayor número de estudiantes en Texas.

Pienso que necesitamos un plan más integral para obtener mayor diversidad en nuestras instituciones de educación superior. Mi meta es preservar la ley del 10 por ciento, invertir más dinero en asistencia financiera y mejorar la difusión y atracción de estudiantes. Estos esfuerzos combinados, al final, son los que harán una diferencia en nuestro intento por aumentar la diversidad.

Yo voté por esta ley porque pienso que el límite todavía es moderado, pero temo reducciones en la diversidad de nuestras dos mayores universidades y tal vez en algunas otras. También voté por una enmienda para volver a considerar esta ley en ocho años y ver si ha funcionado. Los números no mienten, y el tiempo dirá si hicimos lo correcto por los estudiantes de Texas”.

arriba