Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Septiembre 27, 2007
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Nuevo programa de Texas protegerá a víctimas de violencia familiar
Senador Lucio también reconoce Mes de Conciencia de la Violencia Doméstica

Octubre es el Mes de Conciencia de la Violencia Doméstica. Como creo firmemente que una onza de prevención del crimen vale una libra de seguridad, esta pasada sesión cree una medida dando a las víctimas de estos actos y otros similares una manera legal de mantener secretos sus domicilios de vivienda, negocios y/o escuelas.

Por medio del liderazgo y tenaz esfuerzo de los Diputados Verónica Gonzales y Ryan Guillén en la Cámara de Representantes, logramos aprobar la SB 74 para crear un Programa de Confidencialidad de Domicilios (ACP).

Actualmente, otros 30 estados han implementado algún tipo de programa de confidencialidad. Nuestra medida ordena a la Procuraduría General (OAG) asistir a víctimas elegibles de violencia familiar, ataque sexual o acoso, permitiéndoles usar una casilla de correo sustituta en vez de un domicilio físico, para que los delincuentes no puedan hallarlas.

Los participantes también podrán usar seudónimos. El seudónimo se usará en todo registro público sobre el delito, incluyendo reportes policiales, comunicados de prensa y registros de procedimientos judiciales.

Para solicitarlo, la persona debe primero reunirse con un asesor de asistencia a víctimas, llenar una solicitud con la Procuraduría y designar la Procuraduría como ruta designada de correspondencia para ocultar al culpable el domicilio físico. La inscripción dura tres años pero puede ser renovada si es necesario.

Le pido a las víctimas de este abuso, especialmente de actos de violencia familiar grave, que participen del programa. Para alguna gente, la capacidad de ocultar su identidad puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Esto presentó un problema en los primeros años que traté de aprobar la medida, ya estas personas no pueden promover su defensa. Afortunadamente, nuestros grupos de defensa nos ayudaron y triunfamos esta vez.

Como defensora en el Condado Cameron, la Sra. Lillie Champion, directora ejecutiva de Friendship of Women Inc., expresó su gratitud por la SB 74, diciendo: “Esto afectará positivamente a las víctimas de abuso en nuestro país. Existe una urgente necesidad de proteger el domicilio de las víctimas porque nuestra experiencia ha sido que, aún cuando existe una orden de protección, los autores la ignoran por su cólera y obtienen el domicilio de las víctimas a través de registros públicos”.

La necesidad de ocultar la identidad sigue siendo crítica. A nivel nacional, más de un millón de mujeres y casi 400,000 hombres son acosados anualmente, y una en 12 mujeres y uno en 45 hombres será acosado durante su vida. De las mujeres que han muerto a manos de su pareja, el 76 por ciento fue acosada por ella el año anterior a su muerte. Además, el 81 por ciento de las mujeres acosadas por su pareja actual o pasada es eventualmente atacada físicamente por esta persona.

Desafortunadamente, la aprobación de esta legislación llegó muy tarde para muchas. En el 2006, 120 mujeres murieron por violencia familiar en este estado. Dos de las víctimas eran del Condado Cameron y tres de ellas del Condado Hidalgo. Aunque no puede dar una seguridad total, el programa de confidencialidad puede ser la llave que cierre la puerta al acechador o posible asesino, especialmente en casos de violencia doméstica, que suelen escalar cuando las víctimas terminan la relación y se mudan a un nuevo domicilio.

La Sra. Estella de Anda, directora ejecutiva de Mujeres Unidas en McAllen, ve este nuevo programa como uno que “hará una tremenda diferencia para las muchas mujeres y niños que intentan comenzar una nueva vida lejos de la violencia, especialmente en las pequeñas comunidades que servimos en el sur de Texas”.

ACP no solo protege a víctimas adultas, sino también a niños. Por ejemplo, en el estado de Washington, el 60 por ciento de los participantes del programa son niños. Limitar o terminar el contacto con comportamientos peligrosos puede romper el ciclo del abuso para los jóvenes, porque podrían ahora estar menos inclinados a usar o tolerar la violencia al enfrentarse a un conflicto.

Esos dedicados a terminar con este tipo de abuso deben ser felicitados de parte de las víctimas de estos crímenes. Nuestros profesionales y voluntarios locales, así como nuestros agentes de policía, se esfuerzan casi diariamente para proteger a víctimas de violencia doméstica y asistir a aquellos que tratan de escaparle.

Durante los años que pasé tratando de aprobar la SB 74, hablé con mujeres reubicadas en distintos puntos del país, esperando volver a Texas pero sintiéndose inseguras porque no había un programa que ofreciera la confidencialidad en el domicilio. Ahora muchas podrán volver a casa. Le pido a los tejanos del sur que apoyen el nuevo Programa de Confidencialidad de Domicilios de Texas.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba