Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Agosto 31, 2007
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

El crítico papel de los trabajadores americanos en tiempos de tragedia

El Día del Trabajo rinde honores al trabajador americano. Este año deberíamos rendir un tributo especial a aquellos que asistieron a las víctimas de catástrofes.

La noche del 15 de septiembre del 2001, dos semanas después del Día del Trabajo, el Puente Reina Isabel sufrió una grave quebradura después que varias barcazas chocaran contra una de sus columnas. Imposibilitados de ver el peligro que se avecinaba, varios conductores cayeron a las oscuras aguas de la Laguna Madre al tratar de cruzarla.

Todos estábamos todavía consternados por los eventos del 9/11, así que esta pérdida de vidas rasgó el corazón de tejanos en todo el estado.

En el 2003, tuve el gran privilegio de honrar a esas víctimas, sus familiares y sobrevivientes de este horrendo accidente, en nuestro Capitolio estatal, ofreciendo la Resolución Senatorial 565 en Memoria.

Los reconocidos fueron: Jackie Golterman y su nieto de tres años William Welch, quien perdió a sus padres –Chealsa (hija de Golterman) y Barrry Welch. También estuvieron presentes Clarissa Hinojosa Arellano, Gaspar Hinojosa II y Omar Hinojosa, quienes perdieron a su padre, Gaspar S. Hinojosa. Daisy Harris-Read y Pat Harris perdieron a su hermano Robert Harris, quien era entonces Jefe de Bomberos de Port Isabel. Gustavo A. Morales Jr., sobreviviente, y su esposa Idalia, también concurrieron. Otros dos sobrevivientes que no asistieron pero que también recibieron honores son Brigette Goza de Port Isabel y René Mata de Laguna Vista.

Yo aprobé además la medida SB 139, la que cambió el nombre del puente a Queen Isabella Memorial Bridge.

El reciente colapso del puente I-35 en el Río Mississippi en Minneapolis fue un funesto recuerdo de nuestra propia pérdida en el sur de Texas. Aunque nuestros corazones estuvieron con la gente de Minnesota y la preocupación por la seguridad de los puentes provocó alarma en todo el país, este incidente realzó nuevamente la valentía de la gente que trabaja como bomberos, encargados de emergencias, policías, profesionales médicos y tantos otros que proveen servicios de alto profesionalismo con un gran sentido de compasión.

Estos empleados de primera respuesta, junto a los muchos profesionales que proveen atención subsiguientemente, juegan un papel crítico en este país, especialmente cuando ocurren catástrofes como ésta. Mientras unos arriesgan audazmente su vida para salvar a completos desconocidos, otros proveen una asistencia médica que suele prevenir muertes y ayudan a sanar heridas graves.

Funcionarios federales, estatales y locales también aportan el liderazgo y coordinación necesarias durante estos difíciles momentos. Ellos también deben ser elogiados, y yo así lo hice durante las ceremonias del Reina Isabel en Memoria, tanto en Austin como en la Isla del Padre, durante el nombramiento oficial.

Se dice muchas veces que el trabajador americano es la columna vertebral de nuestro país. Yo agrego a esta declaración que el trabajador es también el corazón de América.

Y qué mejor manera de respetar a los trabajadores contribuyentes que asegurarles que sus dólares de impuestos están siendo adecuadamente utilizados, incluyendo en la seguridad de puentes.

Yo, por lo menos, seré proactivo y continuaré presionando por puentes más seguros en nuestro estado. Quiero la seguridad de que el Queen Isabella Memorial Bridge sea inspeccionado asiduamente y mantenido apropiadamente, para que la noche trágica del 15 de septiembre nunca vuelva a repetirse. Pero si alguna vez nos enfrentamos a otra catástrofe, aún un huracán, sabemos que podemos contar con aquellos preparados y dedicados a ayudar a salvar vidas y ofrecer asistencia.

Durante la ceremonia en memoria por las familias del desastre del Puente Isabel, yo dije: “Por esta razón, me paro ante ustedes hoy y les pido honren la memoria de los fallecidos y a todos aquellos que hicieron todo lo que les fue posible para aminorar el dolor que sentimos todos”.

Yo sé que las familias de las víctimas del Puente Isabel, así como aquellos afectados por el derrumbe del puente en Minneapolis y 9/11, están agradecidas a los muchos que asistieron en diferentes capacidades.

Este Día del Trabajo, mi familia, mi personal y yo queremos hacerle saber a las familias de las víctimas del Puente Isabel que están a menudo en nuestros pensamientos y plegarias, y que la memoria de sus seres queridos vivirá por siempre en los corazones y pensamientos de nuestra comunidad.

Les pido a todos que recuerden las contribuciones de los trabajadores americanos al disfrutar de las vacaciones de tres días. Les deseo a todos un bendecido y seguro Día del Trabajo, incluyendo a aquellos que trabajaron de la publicación de este artículo.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba