Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
Julio 26, 2007
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Esfuerzo legislativo exitoso para el tratamiento del autismo

En Estados Unidos hoy, un nuevo niño es diagnosticado con autismo cada 20 minutos, a un costo estimado de $95 billones anuales. Recientemente, el gobierno federal y varios estados han tomado acción para mitigar los efectos de esta epidemia.

Durante la reciente sesión legislativa en nuestro estado, propusimos un total de 13 medidas para beneficio de niños autistas. Yo fui autor de dos de estas medidas, pero, desafortunadamente, solo una fue aprobada.

Yo introduje la SB 419, ordenando la cobertura médica de todo tratamiento relativo al autismo en niños de tres a cinco años. Los tratamientos de intervención temprana como terapia fonética, terapia ocupacional y Análisis de Comportamiento Aplicado (ABA) para niños con autismo han probado obtener mejoras sustanciales en capacidad funcional, pero los tratamientos son muy costosos para muchos padres de niños autistas.

La SB 419 fue aprobada con un apoyo enorme en el Senado y en el Comité de Seguros de la Cámara de Representantes, pero como muchas otras medidas, terminó la sesión sin que ésta llegara al pleno de la cámara baja. Sin embargo, pude agregar la mayor parte del texto de mi medida a la HB 1919 del Diputado Todd Smith (Bedford), estipulando que las aseguradoras cubran tratamientos específicos para individuos con daños traumáticos del cerebro. Agregar mi medida a la suya tuvo su riesgo, pero una vez que el Diputado Smith conoció más del asunto, tuvo la voluntad de asistir, luchando por mantener el texto sobre autismo en su medida. Gracias a esta cooperación, mi medida es la única legislación dedicada al autismo que sobrevivió el proceso legislativo.

Aunque el último día de la sesión fue el lunes 28 de mayo, el último día para aprobar medidas fue el domingo 27 de mayo. La HB 1919 estaba planeada para el voto en las últimas horas para considerar medidas, pero hubo un levantamiento masivo en la Cámara de Representantes, llevando al cierre de esa cámara unas horas antes del plazo para considerar medidas.

La HB 1919, como muchas otras, parecía “muerta”. Con muchos temas claves todavía pendientes, los miembros de la cámara baja decidieron suspender las reglas para considerar medidas el último día. Alrededor de las 8 de la noche, la HB 1919 fue presentada ante el pleno pero no logró recibir las dos terceras parte necesarias para una votación. Nuevamente, parecía que el proceso legislativo iba a fallarle a los niños con autismo. Sin embargo, al enterarme que la medida necesitaba solo 10 votos más, corrí hacia la Cámara de Representantes para abogar por la medida, junto a la promotora en el Senado, Leticia Van de Putte (San Antonio). Con la ayuda de los coautores Diputados John Davis (Houston) y Juan García (Portland), logramos explicar a muchos miembros cuánto dinero ahorraría esta medida y cómo mejoraría la vida de las familias afectadas.

En una hora, la Diputada Vicki Truitt (Southlake) pidió al pleno reconsiderar la medida. Esta vez, el apoyo fue arrollador. De 142 votantes, la HB 1919 fue aprobada con 105 votos. El viernes 16 de junio, el Gobernador Rick Perry promulgó la HB 1919 en ley.

Los tratamientos permitidos bajo esta medida beneficiarían a niños, familias y a los recursos del estado. Nuevas investigaciones y medicinas han brindado una solución tangible al creciente problema del autismo, pero su efecto depende del acceso a los tratamientos. Una vez que los legisladores vean los beneficios, la cobertura podría expandirse. Yo ya he escuchado de otros estados que podrían seguir el liderazgo de Texas.

La HB 1919 aumentará el número de niños autistas que pueden participar en escuelas regulares, pero aquellos que necesitan atención especial en las aulas no van a ser ignorados.

La SB 840, otra obra legislativa esencial sobre niños autistas en escuelas públicas también se demoró en la Cámara de Representantes durante los días finales de la sesión legislativa.

Temprano en la sesión, varios padres y maestros me comunicaron su preocupación porque los maestros y paraprofesionales de la educación que enseñan a niños con discapacidad no están recibiendo el entrenamiento necesario para una instrucción apropiada y el manejo del comportamiento de estos niños. Es igualmente necesario que los maestros, tanto de educación general como de educación especial, aprendan los nuevos métodos de enseñanza basados en la ciencia y evolucionando.

La SB 840 hubiera ordenado al Director de Educación crear institutos de entrenamiento para ayudar a estos educadores a implementar en sus aulas métodos basados en la investigación. Intentos de enmendar la SB 840 a otras medidas fracasaron. Sin embargo, voy a presentar esta legislación nuevamente en la próxima sesión.

Todavía no se conocen a ciencia cierta las consecuencias a largo plazo de la epidemia del autismo, pero sí sabemos que podemos hacer ciertas cosas ahora para reducir su impacto. Mejorar cómo tratamos y enseñamos a los niños autistas no es solo importante para los niños de hoy, sino también para los del mañana, que sufrirán las consecuencias si no actuamos ahora.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba