Senador Eddie Lucio Jr.

DE DIFUSION INMEDIATA
Junio 8, 2007
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Los estudiantes estarán más seguros con cinturones de seguridad en buses escolares

Finalmente ha triunfado el sentido común, y, como resultado de ello, los escolares de Texas pronto estarán más seguros que nunca en los buses que los llevan a la escuela.

El viernes 8 de junio, el gobernador firmó un proyecto de ley del que soy autor, junto al Diputado Mike Hamilton (de Mauriceville), disponiendo que todos los buses adquiridos a partir del 1º de septiembre del 2010 estén equipados con cinturones de seguridad de tres puntos (falda y hombro) para todo pasajero y el chofer.

La tecnología de los buses actuales data de hace 30 años, y, comparado con los cambios de ese período en los automóviles, los buses escolares no son lo suficientemente seguros. Piensen cómo han cambiado los instrumentos de seguridad de su vehículo a través de los años. Aún los aviones requieren a los pasajeros abrocharse durante el despegue, aterrizaje y condiciones turbulentas. Hoy, los carritos del supermercado suelen incluir cinturones para los niños pequeños.

Aunque los buses de hoy son seguros, están especialmente diseñados contra impactos frontales, no contra choques de impacto dorsal o vuelcos. Con nada que los retenga en el asiento, los estudiantes pueden ser lanzados dentro del bus, impactar contra superficies duras o ser expulsados del vehículo.

Aunque no podemos proteger a los niños de todos los peligros existentes, tenemos el deber de llevarlos y traerlos de la escuela con la mayor seguridad posible. Los padres que dependen del transporte escolar para sus hijos desean la seguridad que mi medida les provee. También les asegura una mayor disciplina, simplemente porque los niños estarán sujetos adecuadamente a su asiento.

Esta nueva ley es una victoria agridulce para los padres de Ashley Brown y Alicia Bonura, dos estudiantes de la Escuela Secundaria West Brook de Beaumont que murieron en un accidente de bus el año pasado. Ellos y los padres de otros estudiantes involucrados en este choque, algunos con heridas graves, convirtieron su dolor en lucha. Yo admiro a las familias del accidente de bus de West Brook por trabajar tan arduamente y hacer campaña tan activamente para que se apruebe esta importante legislación.

Texas es el segundo estado en requerir los nuevos cinturones de seguridad de tres puntos en los nuevos buses. Esta tecnología está considerada como la manera disponible más efectiva para protección en impactos a pasajeros de buses por la Administración Nacional de Tráfico en Carreteras.

Además, los buses chárter --los menos seguros de todos los buses--usados por distritos escolares a partir del 1º de septiembre del 2011, también deberán estar dotados de estos cinturones de seguridad.

La medida también permite y alienta a la gente a donar estos cinturones de seguridad de tres puntos para buses escolares individuales, con aprobación de la junta escolar. De ser aceptado, el nombre del donante se colocará en una pequeña placa al costado o atrás del bus.

Cuando dispusimos la base para buses más seguros, no ordenamos un mandato no financiado a nuestros distritos escolares. La Legislatura tendrá que asignar los fondos necesarios para asegurar que el transporte en buses escolares sea más seguro.

El precio de esta nueva tecnología, disponible desde el 2002, aunque no es gratis, es razonable. Costará entre $7,000 y $10,000 instalar estos cinturones falda-hombro en buses nuevos. Eso es menos del 10 por ciento del costo total del bus, o alrededor de dos a tres centavos diarios por estudiante. Comparado con el terrible costo de un accidente, el gasto es definitivamente justificable.

El Distrito Escolar Independiente de Beaumont aprendió de su tragedia lo crítico que es dotar a los buses escolares de cinturones. Aunque este accidente fue realmente una tragedia, Texas ha aprendido del ejemplo de Beaumont y aprobó una ley para hacer los buses más seguros y mejorar la disciplina en ellos.

Harriet Beecher Stowe dijo una vez: “El sentido común es el don de ver las cosas como son y hacer las cosas como deberían hacerse”. Nuestro mensaje constante a los jóvenes durante años ha sido que se abrochen, pero las reglas cambian cuando se suben a un autobús escolar. Hemos confundido a nuestros futuros conductores con un doble criterio. Esta nueva ley terminará con la confusión. ¡Tiene sentido común!

Le agradezco a las familias del accidente del bus de West Brook, a mis colegas en el Senado y Cámara de Representantes, especialmente al Diputado Mike Hamilton, y a los muchos partidarios que nos ayudaron a promulgar esta tan necesaria reforma. Los niños de Texas no se merecen menos. Ashley y Alicia merecían más.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba