Senador Eddie Lucio Jr.

DE DIFUSION INMEDIATA
Mayo 16, 2007
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

El sur de Texas necesita facultades profesionales

Excepto por la Facultad de Farmacia Rangel en la Universidad de Texas A&M de Kingsville, el sur de Texas no tiene otras instituciones profesionales. Es un grave problema que necesita ser tratado ahora o continuaremos sin dar a la región lo que se merece.

El área de cinco condados de Cameron, Hidalgo, Willacy y Starr ha experimentado un crecimiento demográfico del 39.4 por ciento de 1990 al 2000, comparado con el 22.8 por ciento del estado en general en el mismo período de tiempo. Muchos tejanos del sur aspiran obtener certificados y títulos profesionales, pero su situación financiera no les permite irse de casa para estudiar en otro lugar.

Un instituto profesional atraería un gran número de solicitantes calificados. Estudios muestran que los estudiantes universitarios de la frontera tienden a estudiar cerca de casa; alrededor de tres cada cuatro se inscriben en universidades locales. Y los graduados locales tendrían también una mayor tendencia a quedarse y practicar sus profesiones donde viven, reduciendo así el “éxodo de cerebros” que sufrimos.

El sur de Texas ha mejorado su infraestructura de educación superior desde que un juicio en 1987 atrajo la atención de líderes estatales de fuera de la frontera en cuanto a la falta de financiamiento a programas de graduados y postgrado. Hemos visto un aumento en programas de maestría, doctorado y, por supuesto, la implementación de una facultad de Farmacia. Pero seguimos necesitando instituciones profesionales, como universidades de Medicina y Abogacía.

Para tratar estas necesidades, he propuesto dos medidas en esta sesión legislativa. La SB 420 sienta las bases para un instituto médico independiente que sería llamado Centro de Ciencias Médicas de la Universidad de Texas-Valle del Río Grande. Establecer este UTHSCRGV, un sistema que incluiría una facultad médica y varios programas relativos a medicina, aumentaría el acceso a la atención médica y proveería una oferta de empleos que están siendo difíciles de cubrir. La actual fuerza laboral no puede mantener el ritmo de las necesidades de salud de una creciente población, con mucha gente sufriendo de enfermedades graves como diabetes, cardiovasculares y otras.

El periódico Brownsville Herald informó en un artículo el 6 de mayo que, según proyecciones laborales del estado, para el 2014 el empleo en hospitales públicos y privados tendría que haber aumentado un 44 por ciento, y empleos en clínicas de doctores un 46 por ciento más de los niveles del 2004, en los condados Hidalgo, Starr y Willacy. El reportaje verificó que los administradores de hospitales coinciden en que nuestro crecimiento demográfico es la principal causa del creciente número de empleos en salud en el Valle.

UTHSCRGV serviría a los condados Cameron, Hidalgo, Starr, Willacy, Brooks, Jim Hogg, Kenedy y Zapata, expandiendo servicios médicos y brindando una amplia gama de oportunidades de empleo.

Los condados designados para ser servidos por el centro de ciencias médicas han sido clasificados como “áreas insuficientemente servidas a nivel médico” por el Departamento de Servicios Estatales de Salud. Una facultad médica ayudaría a atraer doctores para mejorar este área insuficientemente servida. Además, se sabe que los estudiantes de Medicina de áreas insuficientemente servidas tienen mayor posibilidad de quedarse y ejercer en esas áreas.

Bajo mi propuesta, se establecerían instalaciones de investigación y entrenamiento dentro de la infraestructura existente en el Centro Académico Regional de Salud (RAHC) en U.T. Brownsville, U.T. Panamericana y Harlingen, con un costo estimado de $28 millones para empezar. La meta principal para la próxima sesión es obtener los fondos necesarios para establecer y expandir tal sistema. Actualmente, existen ocho facultades médicas en otras áreas de Texas, siendo San Antonio la más al sur. Desarrollar estas instituciones aumentaría la disponibilidad de médicos culturalmente sensitivos a la población del área. Ocurren menos problemas de falta de comunicación cuando los proveedores de salud entienden y están educados para trabajar con la composición cultural de la población.

Un estudio del 2002 de la Junta Coordinadora de Educación Superior de Texas sobre nuevas facultades médicas designó al Valle del Río Grande y El Paso como sitios potenciales para una nueva facultad de Medicina. La SB 420 fue aprobada por el pleno del Senado pero espera la aprobación de la Cámara de Representantes. La otra medida que introduje (SB 1400) establecería la primer facultad de Abogacía en el sur de Texas, en U.T. Brownsville. En el 2002, la junta coordinadora determinó que el sur de Texas es la región del estado con la mayor necesidad de una facultad de abogacía. También está insuficientemente servida por abogados. En promedio, existe un abogado cada 328 habitantes. El Condado Cameron tiene una relación de un abogado cada 788 personas y el Condado Hidalgo uno cada 821 --más del doble del promedio estatal.

Con el éxito de programas como la Facultad de Farmacia y el RAHC, es evidente que los tejanos del sur tienen un gran deseo de seguir profesiones que mejoren el área.

Yo aprecio el apoyo de la comunidad y los medios, para que nuestras voces sean escuchadas en Austin.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba