Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
DE DIFUSION INMEDIATA

Mayo 19, 2006
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Reformas educativas son un paso positivo hacia el futuro

Yo he dicho que no comprometería el futuro de nuestros estudiantes con una medida mediocre de financiamiento a la educación. La última sesión especial sobre financiamiento a escuelas públicas terminó el lunes, y me satisface que mi firme posición, y la de otros senadores, resultó finalmente en la mejor propuesta que hemos tenido en tres años de debatir este tema legislativo. La HB 1 de la Cámara de Representantes –la medida de financiamiento a la educación—fue aprobada por 31 a 0 en la cámara senatorial y 136 a 8 en la cámara baja.

La legislación resultante no es perfecta, pero la Legislatura aprobó un número de medidas positivas para financiar la educación: asignando fondos adicionales para nuestras escuelas, incrementando la equidad en las fórmulas de financiamiento para que todos los niños de Texas tengan mejor acceso a recursos necesarios para aprender, y dando a maestros un modesto aumento salarial. Estos son pasos positivos sobre los que podremos seguir construyendo durante la próxima sesión legislativa regular.

Sin embargo, la Legislatura debería haber hecho más por las escuelas, y falló en la política impositiva porque no agrega un solo peso para la educación y otras necesidades urgentes del estado. Yo quería que el enfoque de la sesión estuviera en mejorar las escuelas. En vez de eso, el enfoque estuvo en los impuestos.

La excelencia en la educación sólo pasó a ser un tema a debatir cuando un grupo de senadores de ambos partidos, yo incluido, amenazó con retirar su voto si no se trataban las prioridades educativas.

La legislación hubiera sido mucho peor, pero una minoría de senadores se mantuvo firme por nuestras escuelas y estudiantes, luchando por mayor equidad en el financiamiento, mayores salarios para docentes, restablecimiento del estipendio para gastos médicos a empleados de escuelas, financiamiento para libros de texto y temas de educación bilingüe.

Cuando estos temas fueron tratados en la medida de financiamiento a la educación, no pude en buena conciencia dejar pasar esta oportunidad de apoyar los beneficios para nuestras escuelas.

La legislación aumenta la equidad en el financiamiento para nuestros distritos escolares pobres, disminuyendo a la vez la cantidad que los distritos escolares ricos tienen que devolver al estado bajo el sistema actual de redistribución de riqueza. También reduce los impuestos a la propiedad --que hoy pagan por la educación--en una tercera parte en el curso de dos años, aumentando la parte que le toca al estado en el costo de las escuelas.

La medida provee un crítico aumento salarial de $2,000 anuales a los maestros, consejeros, bibliotecarios y enfermeros de escuelas. Asimismo, el estipendio de $500 para seguro médico a los educadores se rediseña como parte del salario. Yo y otros también logramos salvar el estipendio de $500 en seguro médico para el personal de apoyo de tiempo completo.

Otras iniciativas positivas en la medida incluyen una nueva asignación de $275 por estudiante de secundarias y preparatorias, que intenta mejorar la preparación para la universidad en los graduados de preparatoria; y los estudiantes que empiezan la secundaria en el 2008 tendrán que tomar ahora cuatro años de Matemáticas y Ciencias.

También hay provisiones que deberán ser minuciosamente observadas en su implementación. La más problemática es la provisión que permite a entidades sin fines de lucro tomar comando de escuelas que están fracasando en las metas académicas. Los detalles serán determinados por el Director de Educación; sin embargo, tengo serias dudas sobre la capacidad de una entidad externa para mejorar escuelas de bajo rendimiento y dudo de la responsabilidad que esas organizaciones tendrán hacia los contribuyentes, maestros y padres.

También se crearon dos problemáticos programas de incentivos a maestros que contienen criterios muy vagos y subjetivos para medir el éxito académico. Yo estoy en contra de usar el examen TAKS como medida determinante del pago de incentivos a maestros, porque muchas materias no están medidas por TAKS. Los buenos maestros no deberían ser descalificados para bonos de incentivo porque no enseñan las materias básicas. Los fondos usados en programas de incentivos a maestros deberían haberse usado en asegurar que todos los maestros reciban un buen salario. Voy a estar observando de cerca para asegurar que los incentivos no tengan consecuencias negativas.

Aunque yo apoyo un sistema impositivo modernizado que refleje la actual economía de Texas, voté en contra de las medidas impositivas porque no logran proporcionar nuevos fondos para la educación. Los tejanos ricos obtendrán el mayor beneficio con la reducción de impuestos; y los recortes podrían forzar a los legisladores a reducir los servicios básicos en el futuro, romper nuestra promesa de proveer un tercio de rebaja en el impuesto a la propiedad, o aún aumentar otros impuestos.

Yo apoyo reducciones de impuestos razonables, pero también creo que Texas merece un sistema de educación de primera clase y más que los servicios sociales básicos. Después de todo, no podemos educar a nuestros niños si no están sanos y alertas.

Si Texas quiere ser un buen competidor en la economía mundial, no podemos seguir siendo los últimos en medidas sociales. La legislación educativa fue un paso positivo de cara a mejorar las escuelas, pero una que tendremos que observar detenidamente por consecuencias no intencionales.

Quiero mencionar al Vicegobernador David Dewhurst y al Portavoz Tom Craddick por su voluntad para sortear diferencias en las reformas educativas y permitir mejoras en la equidad financiera. El hecho de que votamos casi unánimemente en la HB 1 es prueba de su liderazgo.

Nota: La persona encargada de este tema es Perla Cavazos, primer analista legislativa. Como siempre, de tener opiniones o preguntas sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez: (512) 463-0385 en Austin.

arriba