Senador Eddie Lucio Jr.

COLUMNA DE OPINION
Agosto 16, 2006

Técnicas de estudio podrían reducir abandono escolar en Texas

Al preparar a nuestros niños para el comienzo del año escolar, nos enfrentamos al desafío de lograr que estudien regular y adecuadamente. Aunque todos sabemos que el estudiar tiene relación directa con el éxito académico, ¿cuántos de nosotros podemos afirmar honestamente que cuando íbamos a la escuela usábamos las técnicas y hábitos de estudio más efectivas?

La mayoría de nosotros desconocíamos esas técnicas. Los padres, a pesar de su mejor intención, suelen sentirse perplejos en cuanto a los mejores métodos de estudio, e inadecuados para entrenar a sus hijos en este elemento académico. Los padres delegan muchas veces en la escuela el entrenar a sus hijos en cómo estudiar, y las escuelas en los padres. Esto puede ser igualmente frustrante para los maestros como para los padres.

Yo, al menos, siento que hubiera rendido a un nivel más alto en la escuela si me hubieran enseñado cómo estudiar desde chico. Y creo que muchos de nuestros estudiantes que se desalientan y abandonan no tienen los conocimientos necesarios para estudiar de manera efectiva.

Desafortunadamente, escucho con frecuencia quejas de que estamos enseñando cómo pasar el examen TAKS (Evaluación de Conocimientos y Habilidades de Texas). Los maestros tienen que enseñar a los niños técnicas para aprobar este examen. Algunas de esas técnicas de estudio podrían ser ideales para estudios académicos en general, exámenes de mitad de término, finales y aún los temidos exámenes sorpresa.

Actualmente, los distritos escolares pueden optar por ofrecer el curso de Aplicación de Lectura y Técnicas de Estudio a estudiantes de secundaria. Los estudiantes inscriptos en este curso opcional pueden adquirir técnicas de estudio de textos, incluyendo significado de palabras, producción de resúmenes efectivos, identificación y relación de ideas claves, inferencias y su apoyo, y revisión de estrategias de estudio. Aunque esto suena como un elemento esencial para planes de estudio de secundarias, el curso es opcional y no obligatorio para distritos escolares o estudiantes. Sin embargo, existe interés en este tema. Durante el año escolar 2004-05, 130 de los 1,227 distritos escolares ofrecieron el curso. De los distritos escolares en mi distrito senatorial 27, cinco lo ofrecieron. Tal vez esta clase podría ser la base para enseñar a los estudiantes cómo estudiar para otras materias, como matemáticas o idiomas. Tal vez podríamos diseñar este plan de estudio para incluir los grados primarios, acumulando la información de año a año.

Aunque recién empiezo a investigar esta idea, y sé que los límites en fondos y tiempo presentan el mayor problema, continuaré examinando el tema de clases obligatorias que enseñen a los niños a estudiar, comenzando desde los primeros grados. Por ahora, urjo a los distritos escolares que consideren ofrecer el curso opcional disponible, especialmente en áreas con alto número de estudiantes en riesgo de abandono.

Otro programa originario de San Diego, CA, que está ganando popularidad en el sur de Texas y otras partes del estado, es el Avance Vía Determinación Individual, conocido como AVID. Las escuelas pueden solicitar este programa, administrado por la Universidad de Texas-Panamericana, usando fondos de fuentes como los Subsidios de Reforma Integral de Escuelas, Fondos Título, fondos locales y aún fondos de la medida HB1 --la recientemente promulgada ley de financiamiento a la educación pública.

AVID es un programa de apoyo académico en escuelas, para grados del quinto al doceavo, e incorpora métodos de estudio enfocados en estudiantes de bajo rendimiento, para que puedan triunfar en la escuela y en los exámenes de entrada a la universidad. Aunque AVID es más integral que un programa de técnicas de estudio, incorpora métodos de estudio, brindando apoyo académico y motivadores. Yo creo que un ingrediente clave para estudiar efectivamente es la motivación, y esto debería ser parte de todo plan de estudio que incluya técnicas de estudio.

AVID existe en 226 escuelas de Texas, ubicadas en 50 distritos. Y sus resultados son asombrosos: los estudiantes participantes de último año tuvieron un índice de graduación de 99.3 por ciento, comparado con el índice estatal de 84.6 por ciento.

El gobierno federal aprobó el Acta Ningún Niño Atrás en 2002, tratando de mejorar las escuelas con pobre rendimiento. Según el acta, lo que se espera es que todas las escuelas de la nación rindan al 100 por ciento para el año escolar 2013-14. Sería una parodia si no lo logramos simplemente porque los estudiantes no saben cómo estudiar bien.

Toda vez que un niño no realiza su potencial, o abandona la escuela, hemos fracasado. Enseñar a un niño hábitos efectivos de estudio podría evitar ambas situaciones y hacer de Texas un líder en educación pública.

Como siempre, si tiene opiniones o preguntas sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con Doris Sánchez, mi secretaria de prensa, al (512) 463-0385.

arriba