Senador Eddie Lucio Jr.

COLUMNA DE OPINION
Junio 15, 2006

Incluyendo a los padres en servicios y programas de gobierno

Al contemplar la celebración del Día del Padre, pienso en el papel que juega el gobierno estatal en la vida de los padres.

A menudo nos enfocamos solo en el problema de los padres ausentes, los que abandonan la familia o aquellos en prisión. Desafortunadamente, estos aspectos de la sociedad existen y deben ser tratados. Pero, en este Día del Padre, quiero concentrarme en programas y leyes que asisten positivamente a los padres que trabajan duro por sus familias a pesar de la constante lucha.

El Día del Padre es un acto oficial del gobierno. La idea se originó en 1910 con la esposa de John Dodd, después de escuchar un sermón del Día de la Madre en una iglesia de Spokane, Washington. La Señora Dodd tenía gran afinidad con su padre, William Smart, el que enviudó cuando su esposa murió al dar a luz a su sexto hijo. Considerando el sacrificio que hizo su padre al criar a sus seis hijos sólo en una granja, ella propuso una celebración para rendirle honores en el día de su cumpleaños, el 5 de junio. Sin embargo, el día no se convirtió en fiesta nacional permanente hasta 1972, cuando el Presidente Richard Nixon firmó una ley designando que el Día del Padre sea celebrado el tercer domingo de junio. Los americanos reconocieron entonces, como lo siguen haciendo, la importancia de los padres en nuestra vida.

En el día del padre rendimos honor a nuestros papás, por supuesto, pero también a nuestros padrastros, abuelos, hermanos, tíos, vecinos, maestros, entrenadores y amigos. Yo soy un orgulloso padre de dos hijos, orgulloso abuelo de tres nietos y orgulloso hijo de un gran hombre.

Yo trato de honrar las contribuciones que ha hecho mi padre a mi vida y a su país –él sirvió en la II Guerra Mundial—con mi propio servicio público, el que incluye tratar las necesidades de hombres y padres.

Al hablar con muchos padres, me dicen que la seguridad en sus comunidades es una alta prioridad. La legislación de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional que logré aprobar en la última sesión regular promueve un mayor nivel de seguridad en nuestras comunidades. El temor a que criminales peligrosos obtengan la libertad después de 40 años, como lo permitía la antigua ley de cadena perpetua, ha sido ampliamente reducido con esta legislación.

Para asistir a los padres, así como a las madres, en proveer atención médica para sus hijos, la restitución de los recortes hechos anteriormente --y a los que me opuse--en el Programa de Seguros Médicos para Niños (CHIP) tendría que ayudar enormemente. El aumento para el bienio 2006-7 de $390,100,000 en los fondos permitirá aumentos planeados en inscriptos y restitución de servicios de oculistas, dentistas, hogares de ancianos y salud mental. Estas restituciones pueden ayudar a padres trabajadores que no pueden pagar seguros médicos privados porque sus salarios son insuficientes.

Aprobamos otra medida en el 2005 que ayuda a los padres (y a las madres también) que quieren solicitar un cambio en la custodia o reducción de la pensión a los hijos, pero se han mudado a un área fuera del juzgado original. Esta medida permite la transferencia de un juzgado a otro, y fija un límite de tiempo más el requisito de que se incluya toda la documentación en la transferencia. Aunque la decisión final del juzgado debe beneficiar principalmente a los hijos, la ley asiste a los padres que presentan la moción a hacerlo de manera más rápida y efectiva en el costo.

Otra provisión de esta ley permite a militares enviados fuera de los Estados Unidos, y que son los tutores principales o conjuntos de un hijo, a designar la residencia principal del hijo y la persona que lo tendrá a su cargo en su ausencia, según aprobación de la corte.

También tenemos una nueva ley que permite a estudiantes dependientes de militares, hombres o mujeres, enviados al extranjero, y graduados en escuelas secundarias o preparatorias del Departamento de Defensa (para dependientes de militares en el extranjero) no antes del 2002-3, tener acceso a préstamos estudiantiles sin interés Texas B-On-Time para la universidad.

También hemos debatido una legislación que daría a empleados hasta 10 horas de licencia por año para reunirse con maestros, consejeros o directores de escuelas donde asisten sus hijos, con previo aviso. Aunque la medida no fue aprobada, dio lugar a una discusión sobre el permitir a los padres tiempo libre sin penalidades para participar en la educación y bienestar social de sus hijos.

Actualmente, el Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas maneja cinco proyectos innovadores de participación de los padres, para ayudar a adolescentes en riesgo de convertirse en padres, y para dar a padres jóvenes servicios que les permitan funcionar como padres responsables. Se está terminando el financiamiento para algunos de estos proyectos, pero necesitamos apoyar este tipo de programas para enriquecer la vida de estos padres y sus hijos.

Espero que todos los padres del sur de Texas tengan un feliz Día del Padre y les recuerdo que sean concientes del valioso papel que cumplen.

Como siempre, si tiene opiniones o preguntas sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con Doris Sánchez, mi secretaria de prensa, al (512) 463-0385.

arriba