Senador Eddie Lucio Jr.

COLUMNA DE OPINION
Abril 21, 2006

Los maestros necesitan reconocimiento y aumento

Al celebrarse la Semana de Reconocimiento al Maestro, del 24 al 28 de abril, la Legislatura estará debatiendo si aumentar o no los salarios de maestros y en cuánto.

La sesión especial para reformar el financiamiento a escuelas públicas comenzó el lunes pasado. El martes, la Senadora Shapiro introdujo la propuesta SB 1, que incluye un lamentable aumento al magisterio de sólo $2,000 anuales. Los maestros no reciben un aumento estatal desde 1999, y su estipendio para salud fue reducido en $500 en el 2003. He sido claro con mis colegas que yo apoyo el total reestablecimiento del estipendio médico y un aumento salarial de $3,000 para los maestros.

John F. Kennedy señaló una vez que “los cínicos y escépticos modernos no ven nada malo en pagar a quienes confiamos las mentes de nuestros niños un salario menor al de aquellos a quienes confiamos la plomería”.

No podemos razonablemente exigir la excelencia en nuestras escuelas públicas pagando una miseria a las personas que pueden ayudar a nuestros hijos a alcanzar ese nivel.

Y también deberíamos renunciar a todo plan que dé a los maestros un pago por mérito hasta que podamos primero aumentar su salario. Asimismo, me opongo a todo pago al mérito basado en los resultados de exámenes de estudiantes.

Aunque estoy totalmente de acuerdo con elementos de la SB 1 como mejorar los índices de graduación, los niveles académicos y la preparación universitaria, quiero estar seguro cuando voto que, si aumentamos los requisitos para graduarse de la secundaria, el estado va a proveer los fondos necesarios para hacerlo de manera adecuada. El estado todavía no extiende los recursos necesarios para implementar los planes de estudio recomendados para la secundaria que se convirtieron en requisitos para todos los estudiantes que entraron a la secundaria en el 2004.

Hay algunas provisiones en la SB 1 relativas a escuelas de bajo rendimiento que son demasiado generales, lo que me preocupa porque esto puede llevar a una toma de las escuelas públicas por operadores privados con limitados requisitos de responsabilidad, como ha ocurrido con algunas escuelas charter o alternativas.

Imponer a estudiantes requisitos académicos más altos sin apoyarlos con mayores fondos es como darle a un niño un cuaderno para escribir pero no darle un lápiz. No funciona.

También es lamentable que la SB 1 ignora el financiamiento a la infraestructura de escuelas. La Corte Suprema sacó bandera roja en cuanto al tema de infraestructura. La falta de financiamiento a construcciones está llegando a un nivel crítico. Este es un tema que la Legislatura tendrá que tratar pronto, y no hay mejor momento que éste. Establecimientos adecuados son parte del proceso de aprendizaje, y, para los maestros, forman parte del proceso de enseñanza.

Tenemos una oportunidad esta sesión especial de hacer verdaderas mejoras en las aulas y a niveles equitativos. Me he prometido y he prometido a mis constituyentes no comprometer el futuro de nuestros niños conformándonos con algo mediocre. Estoy comprometido a aprobar legislación que provea la mejor educación para nuestros niños, y eso incluye un aumento sustancial y materiales de instrucción adecuados para nuestros maestros.

El Senador Lucio es miembro del Comité Senatorial Selecto de Reforma Educativa y Financiamiento a Escuelas Públicas. Puede comunicarse con el Senador Lucio al (512) 463-0127 si tiene sugerencias o preguntas sobre educación u otros temas. Perla Cavazos, primera analista legislativa, trata los temas de educación en la oficina del senador.

arriba