Senador Eddie Lucio Jr.

DE DIFUSION INMEDIATA
Diciembre 20, 2006
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

El Senador Lucio ruega continuar trabajo voluntario en el área

Las fiestas indican la culminación de otro año para todos nosotros, año que incluyó éxitos y fracasos, alegrías y tristezas.

Cada año, muchas personas y familias recurren con esperanza a sus comunidades, iglesias, familias y amigos, en busca de apoyo y asistencia.

El trabajo voluntario ayuda a transformar esta esperanza en realidad. Los actos de caridad y asistencia al prójimo son más asiduos durante las fiestas, pero para muchos voluntarios, el trabajo continúa todo el año. Afortunadamente, estudios muestran que los tejanos tienen un corazón muy grande en cuanto al servicio desinteresado.

La Corporación de Servicio Nacional y Comunitario (CNS) de la ciudad de Washington informó que Texas tiene el segundo mayor número de voluntarios en la nación, durante cada año desde el 2002 –después de solo California. En el 2005, casi 4.8 millones de personas hicieron trabajo voluntario en el estado.

El informe también indicó que Texas es uno de solo ocho estados en el que el número de voluntarios aumentó cada año, y también uno de solo cinco estados en que el número de voluntarios aumentó anualmente desde el 2002.

Para Texas, el servicio voluntario es especialmente beneficioso a nivel humano y económico. Los voluntarios llegan a más y más personas necesitadas. Nuestras escuelas, comunidades y el estado entero ahorran miles de dólares con los programas de voluntarios.

Los grupos de voluntarios en el sur de Texas son esenciales, debido a la alta pobreza en nuestra área y los limitados fondos del gobierno para servicios sociales. Estas organizaciones benéficas siempre están buscando más voluntarios y fondos, como el Banco de Alimentos del Valle del Río Grande que ofrece alimentos a comedores sociales, almacenes de alimentos a los pobres y refugios para desamparados. Existen 205 agencias asociadas en el área del Banco de Alimentos del Valle del Río Grande. Por cada dólar recaudado, el Banco de Alimentos puede ofrecer siete comidas, así que $27 pueden producir 189 comidas.

Algunos de los que más apoyan las acciones benéficas son gente que podría no tener lazos de sangre con el área, pero su corazón mira en nuestra dirección. Esos residentes temporales con generosidad a tiempo completo son los “tejanos de invierno”. Durante los meses de invierno, ellos son nuestros vecinos y amigos. Ellos colaboran en los bancos de alimentos, hospitales y, recientemente, leí en el Valley Morning Star de sus contribuciones como Miembros Good Sam. La columna de opinión los describía como “verdaderos samaritanos del camino” y yo los describo como gente que se preocupa por mejorar la vida de los que los rodean, en cualquier lugar donde estén.

Muchos jubilados, sean residentes permanentes o tejanos de invierno, participan en el Programa de Abuelos Adoptivos que reúne voluntarios de 60 años o más para ayudar en jardines de infantes, escuelas primarias y organizaciones sin fines de lucro. La necesidad de servicios infantiles es enorme. CASA de Texas, un grupo de defensa en el sistema judicial a niños maltratados y descuidados, es activa localmente y necesita apoyo en condados tan pequeños como Kleberg y tan grandes como Hidalgo.

Otro grupo de maravillosas contribuciones a la disminución del sufrimiento humano son nuestras iglesias. El informe de CHS señaló también que el mayor porcentaje de voluntarios en Texas en el 2005 sirvió principalmente a través de organizaciones religiosas (38.9 por ciento). Mi propio fondo de becas golf --que provee becas todos los años a un joven y una joven estudiante de secundaria de mi distrito senatorial de cinco condados-- funciona con muchos voluntarios y contribuyentes. Las celebridades que presentamos en los torneos de golf provienen generalmente de otras áreas, pero donan gustosamente sus nombres y proeza en golf a esta causa tan valiosa.

Texas puede alardear de que su alto número de voluntarios es parte de su legado. En 1976, el Gobernador Dolph Briscoe estableció el Centro de Acción Voluntaria de Texas (no tengo claro si existió una oficina similar antes de su cargo). El programa pasó por varias transiciones a través de los años, y en el 2003, la Legislatura 78º de Texas autorizó la Fundación OneStar, una corporación sin fines de lucro ubicada en la oficina del gobernador que promociona el servicio voluntario y comunitario en el estado. Este año, celebramos 30 años del apoyo de nuestro gobierno estatal al servicio voluntario y comunitario.

El contribuir tiempo y dinero puede alegrar las fiestas a una persona o satisfacer el deseo de Navidad de un niño. Sin embargo, enfermedades, abuso, desastre, riesgo académico y otras muchas enfermedades sociales piden a gritos más ayuda.

A toda persona que ha hecho trabajo voluntario para ayudar a otros, les agradezco mucho. Su servicio hace de este estado un mejor lugar y alivia la pesada carga de muchos. Le ruego a la gente del sur de Texas considerar el trabajo voluntario como un deseo a cumplir en el nuevo año. Al concluir el 2006, felicito y agradezco a todos los voluntarios del sur de Texas. Y, durante estas benditas fiestas, mi familia y yo deseamos a la gente de los condados Cameron, Hidalgo, Kennedy, Kleberg y Willacy una muy Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba