Senador Eddie Lucio Jr.

NOVEDADES DEL CAPITOLIO
Agosto 2, 2006

Legislatura de Texas aprueba medidas de protección contra el robo de identidad

Somos constantemente bombardeados con temibles noticias sobre personas a las que les roban su identidad y arruinan su crédito. Desafortunadamente, los residentes del sur de Texas no son inmunes al robo de identidad.

La Legislatura de Texas ha tomado grandes pasos para prevenir este tipo de invasión personal y ayudar a las víctimas. El crimen de identidad es el robo o mal uso de identificación personal o financiera para obtener algo de valor. Sorprendentemente, en la mayoría de casos, la persona que roba una identidad es generalmente un conocido de la víctima. Y solo el 9 por ciento de los crímenes de identidad son por computadoras, el más común es el robo de tarjetas de crédito. Sin embargo, los criminales con conocimientos técnicos de la red global, usan el Internet como ambiente “rico en blancos”, especialmente porque tienen mucho menos riesgo de ser detectados.

Uno de mis constituyentes, tiempo después de haber perdido su cartera, comenzó a recibir llamadas de compañías hipotecarias, por pagos morosos de viviendas a su nombre. Las propiedades estaban en otros estados y fueron adquiridas por un hombre que ella no conocía. Mi constituyente tuvo que involucrar al FBI en este problema, el que todavía no está resuelto, y su crédito sigue destruido. Los criminales que roban la identidad de otra persona son listos y pueden crear una deuda muy alta antes de que su víctima se percate.

Los criminales usan varios métodos para robar información personal. Uno de ellos es el uso de instrumentos escáner o detectores, que pueden sacar ilegalmente la información de las bandas magnéticas de tarjetas de crédito. La información robada es luego usada para falsificar una tarjeta. En el 2003, introducimos una ley que convierte en delito Clase B el poseer un instrumento escáner o detector.

Ese mismo año, también declaramos ilegal el que un negocio imprima más de cuatro dígitos del número de tarjetas de crédito, y el crimen se castiga con leyes penales civiles.

Para mayor protección, se pueden insertar alertas de seguridad en las fichas de consumidores, alertando a los consumidores que sus identidades podrían haber sido usadas de manera fraudulenta. Otra iniciativa permite poner un aviso de congelamiento por seguridad en estas fichas, prohibiendo su comunicación sin la autorización del dueño.

El Acta Federal de Informe Crediticio Justo (FCRA) da a consumidores derecho a informes crediticios gratuitos, y prohíbe a prestamistas reportar información negativa que resulte del robo de identidad. Los prestamistas deben ahora respetar alertas de fraude, verificando la identidad del solicitante, y los negocios deben brindar información de actividades fraudulentas a los consumidores.

Otra ley de Texas de 2003 dio a las víctimas de robo de identidad el derecho a reportarlo en la ciudad donde residen. Antes, estas denuncias solo podían hacerse en la ciudad donde se cometió el crimen. Esta ley hace los procesos de investigación y prosecución, muchas veces largos y complejos, menos estresantes para la víctima.

Otros esfuerzos en el 2003 llevaron a requerir un entrenamiento estandarizado para policías en la investigación del robo de identidad, y en 2005, reforzamos la ley para pedir que los policías hagan informes escritos sobre estos casos y los hagan accesibles a pedido del reclamante.

Continuamos haciendo todo lo posible para prevenir el robo de identidad, proteger a las víctimas y procesar a los culpables. Hasta aprobamos una ley que ordena a dueños de bares y restaurantes advertir a sus empleados que el robo de identidad es un crimen. Sin embargo, la prevención empieza con el consumidor. Los siguientes son consejos para prevenir el robo de identidad: pique o triture todo papel que contenga información personal, revise su informe crediticio una vez por año, nunca dé información personal por teléfono a menos que usted inicie la conversación, vacíe su cartera/billetera de tarjetas de crédito no usadas, nunca deje comprobantes en máquinas ATM o mostradores de negocios, etc, guarde todo recibo de pago con tarjeta, y examine cuidadosamente los informes mensuales de tarjetas de crédito.

En Internet, dé solo la mínima cantidad de información necesaria para completar una transacción, solo use una tarjeta de crédito para compras en la red (preferiblemente una con bajo límite de crédito) y revise la cuenta mensualmente, examine las políticas de confidencialidad del negocio, y evite ofertas “demasiado buenas para ser reales”.

A pesar del mayor cuidado, si usted se convierte en víctima del crimen, cancele toda tarjeta de crédito; escriba una carta de cortesía a cada uno de los acreedores en cuestión; obtenga tarjetas nuevas con números nuevos; ponga una alerta de fraude en su cuenta; revise los informes de crédito cuidadosamente; y comuníquese con el banco concerniente a la información de la cuenta.

La enmienda Acta de Transacciones Crediticias Justas y Correctas que se hizo a FCRA permite un informe de crédito gratis por persona, por año. Para comunicarse con oficinas de informes de crédito, llame a Equifax (800)525-6285, Experian (888)397-3742, Trans Union (800)680-7289. Por robo o forzamiento de correspondencia, comuníquese con el inspector de correos. Cuando ve comprometido su número de seguridad social, llame al número gratuito de la Administración de Seguridad Social: (800) 269-0271. También se pueden presentar quejas en la Comisión Federal de Comercio, llamando al (877)-IDTHEFT/(877)438-4338.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba