Senador Eddie Lucio Jr.

NOVEDADES DEL CAPITOLIO
Enero 12, 2006

La lucha del Dr. King por la igualdad de derechos es similar a la lucha de Texas por la igualdad en el financiamiento a escuelas públicas

El tercer lunes de enero celebramos el cumpleaños de un hombre que dio su vida por aquellos que todavía no tenían la libertad e igualdad disfrutada por sus compatriotas americanos.

Martin Luther King Jr., conocido primeramente por dirigir el Movimiento por los Derechos Civiles en los cincuentas y sesentas, encendió la antorcha y lideró el camino a seguir por los afroamericanos. La Enmienda 14 había dado la ciudadanía a los negros y la Enmienda 15 el derecho al voto. Los afroamericanos tenían derechos, pero éstos eran limitados.

En 1896, la Corte Suprema de Estados Unidos determinó que los establecimientos “iguales pero separados”, legales en el sur del país, no violaban la Enmienda 14. Esta decisión permitió la separación racial de negros y blancos en lugares de trabajo, barrios y escuelas.

La igualdad en la educación jugó un papel predominante en la lucha del Dr. King. Sus esfuerzos llevaron finalmente a que el país eliminara las barreras segregacionistas. Esto no sucedió del día a la noche; llevó más de medio siglo que nuestro país se diera cuenta que este tratamiento era aberrante, y, en el proceso, se perdieron vidas. Pero gracias a Dios, la justicia y la humanidad prevalecieron.

Hoy, Texas se enfrenta a un problema similar al tratar de decidir cómo financiar nuestras escuelas públicas, reduciendo la carga de impuestos a la propiedad e implementando un alto nivel educativo para todos los escolares. La historia se repite, dicen, y al observar la vida de este gran orador veo un poco de esa historia en nuestra propia lucha con el financiamiento a escuelas públicas.

La Corte Suprema de Texas ha dictaminado que el actual método de financiamiento a la educación es inconstitucional porque implica un impuesto estatal a la propiedad, y que la Legislatura debe cambiar este sistema para el 1º de junio o las escuelas no podrán abrir este otoño.

El gran tema es ‘criterio significativo’, en que los distritos escolares piensan que deberían retener una porción significativa de sus impuestos para invertirlos en un mayor enriquecimiento educativo, por encima de los actuales requisitos académicos del estado. Los votantes han autorizado el uso de este criterio a juntas directivas escolares.

Los distritos escolares pobres en propiedades, que gravan éstas con tasas menores, no cuentan con fondos suficientes para financiar sus escuelas, mucho menos retener un porcentaje significativo (considerado generalmente como un 10% de los impuestos recaudados) para enriquecimiento educativo local. Por eso el estado tiene que financiar la diferencia. El problema reside en qué fuentes deberían producir estos fondos y cómo obtenerlos sin violar la Constitución de Texas o continuar sobrecargando a los contribuyentes.

¿Cómo se relaciona el tema del financiamiento a la educación con la lucha del Dr. King? El quiso brindar a todos los niños acceso a una buena educación, libros de texto actualizados, equipo en las aulas, suficientes maestros e infraestructura adecuada. El sentía que integrar las escuelas ayudaría a lograr esto, ya que los niños negros eran predominantemente de áreas pobres en propiedades que no podían financiar una buena educación, igual a la de los niños blancos. En Texas existe una situación similar. Los niños de áreas como el sur de Texas, donde los ingresos y sueldos son bajos, se enfrentan a grandes barreras si no podemos financiar nuestras escuelas de manera justa, para que ellos tengan las mismas oportunidades que los niños en distritos escolares más pudientes.

En su discurso “Yo tengo un sueño”, el Dr. King dijo: “… América ha dado a los negros un cheque en descubierto que vuelve con el sello ‘fondos insuficientes’. Pero nosotros nos negamos a creer que el banco de la justicia esté en quiebra. Nos negamos a creer que hay insuficientes fondos en los grandes cofres de la oportunidad en esta nación”.

Yo también tengo un sueño. Como miembro del recientemente formado Comité Selecto de Reforma Educativa y Financiamiento a Escuelas Públicas al que fui nombrado, gracias al Vicegobernador David Dewhurst, mi sueño es hallar fondos suficientes para educar a todos los estudiantes de escuelas públicas, sean ricas o pobres. Parte de este sueño es también aumentar los salarios a maestros. Y yo también me niego a creer que hay fondos insuficientes. El dinero está escaso, pero si todos los sectores --público y privad--pagan su justa parte y trabajan juntos para financiar nuestras escuelas equitativamente, construir establecimientos adecuados en todo el estado y pagar a maestros salarios competitivos con otros estados de sueldos más altos, podremos cumplir las directivas de la corte, asegurando no sólo que las puertas de nuestras escuelas estén abiertas este otoño, sino brindando fondos equivalentes para todos los estudiantes. Podemos ayudar a que los niños realicen su sueño dándoles una base educativa sólida.

Este lunes, cuando rindamos honor al Dr. Martin Luther King Jr., deberíamos recordar el tremendo progreso que logró para elevar el nivel en el tratamiento a los americanos negros. Su legado debe continuar no sólo en la comunidad negra sino en todo nuestro país y estado. La lucha por la igualdad continúa al decidir el destino de los estudiantes de Texas.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba