Senador Eddie Lucio Jr.

COLUMNA DE OPINION
20 de octubre, 2005

Sen. Lucio promueve exámenes y educación sobre cáncer de pecho
Explica reciente legislación para asistir a mujeres de bajos recursos

El cáncer de pecho continúa siendo un frecuente riesgo para la mujer en América, sumando casi uno de cada tres diagnósticos de cáncer. Aproximadamente 12,860 mujeres en Texas serán diagnosticadas con cáncer de pecho este año.

Este tema nos toca de manera cercana: dos mujeres en nuestra familia son sobrevivientes de cáncer y una fuente de inspiración para mí y muchos otros. Desafortunadamente, mi suegra perdió la batalla contra este mal, así que, en su memoria, les pido encarecidamente a todas las mujeres hacerse el examen de cáncer de pecho como parte de su chequeo médico regular.

El segundo tipo de cáncer que provoca más muertes en mujeres, se estima que el cáncer de pecho causará la muerte de 2,460 tejanas este año. Muchas de estas pérdidas podrían haberse evitado con una pronta detección. El mejor método para detectarlo temprano en mujeres de 40 años y más es la mamografía, mientras que las mujeres más jóvenes deberían hacerse exámenes clínicos anuales y toda mujer debería auto examinarse.

Aunque todavía no existe prevención para el cáncer de mama, lo que sí sabemos es que ciertos factores relativos al estilo de vida pueden ayudar a disminuir la incidencia de esta enfermedad --como reducir el consumo de alcohol, amamantar, hacer ejercicio físico regularmente y comer por lo menos cinco porciones diarias de frutas y verduras. La mitad del número total de cáncer de pecho se diagnostica en mujeres mayores de 61 años, por lo que el adquirir hábitos tempranos de salud es vital. Otros riesgos incluyen antecedentes de salud familiares, tendencia genética, cáncer de pecho en el pasado y un estilo de vida malsano.

El tratamiento de cáncer de pecho es más exitoso cuanto más pronto se lo detecta, y las mujeres consideradas de alto riesgo de contraer la enfermedad se benefician más con una pronta detección y tratamiento.

Es importante recordar que es más costoso tratar a una mujer por cáncer de pecho que hacer exámenes regularmente. En 1998, el tratamiento de cáncer de pecho costó al estado 1.2 billón de dólares.

Gracias a los esfuerzos de innumerables individuos en organizaciones como la Sociedad Americana del Cáncer, médicos y agencias estatales, el índice de muerte por cáncer de pecho ha disminuido en las mujeres desde 1990. Desafortunadamente, ha sufrido un aumento de 1.1% en los hombres, pero poco se conoce sobre esta enfermedad en los hombres y es necesaria una mayor investigación. Pero aunque las mejoras en tratamientos y la pronta detección de cáncer de pecho han llevado a una reducción –principalmente en mujeres jóvenes—los grupos étnicos y raciales se han beneficiado menos. De 1990 a 2002, el índice de muerte por cáncer de pecho en mujeres bajó un 2.4% en mujeres blancas, pero sólo un 1.8% en las latinas o hispanas y, menos aún, sólo el 1% en mujeres afroamericanas y asiáticoamericanas.

La razón principal del menor índice de mejoría entre los grupos minoritarios es la pobreza. Para el 2020, se espera que los latinos superen en número a toda otra raza o grupo étnico en Texas. Los hispanos o latinos representan un número desproporcionado de tejanos considerados pobres, llegando a casi el 60% de los 3,400,000 tejanos pobres. El alto nivel de pobreza está relacionados con una menor proporción de cánceres diagnosticados prontamente, cuando la posibilidad de recuperación es más alta.

Para aumentar el acceso a exámenes, fui coautor del proyecto de ley SB 747 durante la sesión regular 79º. Esta medida ordena a la Comisión de Salud y Servicios Sociales solicitar un “permiso” a los Centros de Servicios Medicare y Medicaid para extender el acceso a servicios de planificación familiar a mujeres de bajos ingresos. Al recibir estos servicios, las mujeres recibirían también exámenes de cáncer de pecho y cervical. Estos servicios se extenderían a mujeres entre 18 y 64 años de edad en familias con ingresos hasta el 185% del nivel federal de pobreza ($34,873 para una familia de 4 personas).

En esta pasada sesión legislativa, asignamos $2,200,000 para crear un registro de cáncer de “alto nivel” como parte del Registro de Cáncer en Texas operado por el Departamento de Servicios Estatales de Salud en Texas. Estos fondos darían a investigadores información adecuada sobre incidentes de cáncer en Texas y les permitirían mejorar sus esfuerzos en la lucha contra el cáncer.

El cáncer de pecho es una enfermedad que puede detenerse, pero esto requiere del esfuerzo y diligencia de todos. Les pido a mis compañeros tejanos recordar a las mujeres en sus vidas que practiquen hábitos saludables y una pronta detección. Para información sobre exámenes de mamografía (incluyendo gratuitos y de bajo costo), llame sin costo a la Sociedad Americana del Cáncer al (800) 227-2345, ó a su oficina en Edinburg: (956) 682-8320. Para el área Kleberg/Kenedy, llame a la oficina en Corpus Christi al (361) 857-0134.

Como siempre, si tiene opiniones o preguntas sobre éste u otros asuntos, no dude en comunicarse con Doris Sánchez, mi secretaria de prensa en mi oficina de Austin, tel: (512) 463-0385.

arriba