Senador Eddie Lucio Jr.

NOVEDADES DEL CAPITOLIO
19 de diciembre, 2005

“Maneja más despacio y vive” en estas fiestas y siempre

Próximos a otras alegres fiestas, quiero recordar a todas las personas, yo incluido, la importancia de manejar a una velocidad más prudente. La población del sur de Texas ha crecido dramáticamente; y con más vehículos en las calles y la gente en un trajín por ir a trabajar, comprar y visitar a familiares, se ven más y más accidentes.

Una de las causas principales de los accidentes de tráfico es la alta velocidad. Por esta razón, lancé recientemente mi campaña “Maneja más despacio y vive”, en la que urjo a los conductores en mi Distrito Senatorial 27 --que incluye los condados Cameron, Hidalgo, Kenedy, Kleberg y Willacy-- a desacelerar, especialmente durante las fiestas, para minimizar el riesgo de accidentes de tráfico.

Quiero agradecer a la Ciudad de Harlingen y agentes locales del Departamento de Seguridad Pública de Texas, nuestros departamentos de policía, por apoyar esta campaña. Estos buenos hombres y mujeres hacen un trabajo maravilloso manteniéndonos seguros en nuestras calles, caminos condales y carreteras. Pero no pueden hacer esto sin nuestra cooperación. He repartido calcomanías en la conferencia de prensa que ofrecí como simples recordatorios de que tenemos que manejar más despacio.

Todos nosotros, en un momento u otro, somos culpables de conducir más rápido que lo que indican las señalas de velocidad máxima. Por esta razón, nuestras entidades policiales se me unieron en este intento para hacer que la gente maneje, si no más despacio, por lo menos a la velocidad máxima permitida. Muchos de nosotros estaremos viajando para estas fiestas, y mantener una velocidad prudente ayudará a que nos encontremos con nuestros seres queridos sanos y salvos.

La manera en que manejamos es una costumbre, pero no necesitamos esperar hasta Año Nuevo para cambiar la costumbre de manejar demasiado rápido. Desafortunadamente, somos bombardeados a diario con comerciales que muestran automóviles veloces como la máxima adquisición. Cuanto más veloz es el automóvil más lo deseamos. Las publicidades de este tipo son especialmente peligrosas para nuestros jóvenes conductores que tienen menos experiencia. Ellos piensan que es “padre” manejar rápido, pero eso muchas veces resulta en tragedias o heridas graves.

En estas fiestas y en todo el nuevo año, les pido se me unan en reducir la velocidad y salvar su vida y, tal vez, las vidas de otros. Mi familia y yo le deseamos muy felices fiestas a todos los tejanos del sur.

Como siempre, si tiene alguna opinión o pregunta sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi secretaria de prensa Doris Sánchez al (512) 463-0385.

arriba