Senador Eddie Lucio Jr.

NOVEDADES DEL CAPITOLIO
31 de agosto, 2005

Devastación del huracán refuerza significado del Día del Trabajo

La ciudad de Nueva Orleáns y los estados orientales de la Costa del Golfo, especialmente Mississippi, están sintiendo en carne propia las tremendas consecuencias que el Huracán Katrina ya está teniendo en el sector laboral en general. La pérdida de infraestructura y la incapacidad de operar de los negocios, aún después que baje la inundación, harán que mucha gente no pueda volver a trabajar por un considerable período de tiempo. Texas está recibiendo refugiados, y éste es sólo un primer paso para ayudarlos a reconstruir.

Luisiana es nuestra vecina, y tenemos mucho en común con ella y con el estado de Mississippi. Sus diezmadas economías podrían afectarnos negativamente, y la destrucción de las refinerías de petróleo está afectando negativamente a casi todo el país con exorbitantes precios de combustibles. Debemos prepararnos todos para lo peor y seguir agradecidos de que nuestro propio huracán Emily este verano no provocó semejante devastación.

Lo que podemos alabar son los heroicos e incansables esfuerzos de nuestro personal de emergencia, médico y militar que ayuda en numerosas capacidades. Están trabajando sin pensar en su propia seguridad y comodidad. Muchos son voluntarios que están trabajando tan duro como los individuos que reciben pago.

Este Día del Trabajo debería recordarnos la importancia de tener una economía fuerte, y entrenar a nuestra fuerza laboral presente y futura con la capacidad necesaria para obtener empleos con sueldos superiores al mínimo. Debemos rendir honor a nuestros maestros por el trabajo que hacen al preparar a nuestra futura fuerza laboral. Es hora de recordar que nuestra propia región todavía está atrás del resto del país económicamente, con un efecto negativo en nuestra fuerza laboral local.

Los reportes laborales, empero, están mostrando cosas positivas en nuestra región, aún cuando ésta tiene el mayor índice de desempleo del estado. Las últimas cifras de la Comisión Laboral de Texas indican que el desempleo en julio fue de 7.2% en Brownsville-Harlingen y 7.7% en el área de McAllen, comparado con el 8.8% y el 9.4% respectivamente en julio del 2004.

Hace bien ver que, en su mayoría, la gente en el sur de Texas mantiene una fuerte ética laboral y valoriza el empleo. La ética laboral es parte de la cultura hispana, pero también parte de la cultura de este país. Es una parte tan integral del carácter de nuestra nación que en 1894 el Presidente Grover Cleveland promulgó una medida haciendo del Día del Trabajo un feriado nacional oficial.

El empleo es fundamental para la supervivencia, la calidad de vida y una economía próspera. Nuestras municipalidades, condados, estados y nuestro gobierno nacional deben continuar reconociendo a nuestros trabajadores y buscando maneras de reducir el desempleo y asistir a aquellos que pierden el trabajo.

Todos conocemos gente que tiene dos y aún tres empleos, o que trabajan hora extras todos los días. Todos conocemos gente que trabaja arduamente todos los días y después va a la casa y sigue trabajando duro haciendo la comida, ayudando a los hijos con los deberes y haciendo las tareas del hogar. Esta es la gente que mantiene fuerte nuestra economía, y son desde trabajadores con poco entrenamiento hasta profesionales, desde maestros a doctores, y aún los soldados que vuelven de Irak.

Este Día del Trabajo, deberíamos usarlo para agradecer a todos aquellos cuyo arduo trabajo y dedicación han creado prosperidad para tantos tejanos. También pido a las personas, familias y organizaciones echar la mano al bolsillo y dar lo que puedan a las víctimas del huracán Katrina, para que ellos puedan volver a la normalidad y a su trabajo.

Aquí, debemos asegurar que la economía de Texas continúe creciendo y que todos los tejanos puedan compartir esa prosperidad. Durante la sesión legislativa regular 79º, aprobamos la medida SB 593 --una legislación que ordena a la oficina del gobernador conducir un estudio para examinar cómo estados y países con buenas economías basadas en información, ideas y tecnología han creado programas de desarrollo económico para servir las necesidades de las empresas e identificar tecnologías emergentes en la economía de Texas. Nuevas industrias y mercados –el Internet, la tecnología informática, comunicaciones de banda ancha, tecnología biológica y nanotecnología—lideran ahora la economía. Este estudio propulsará a Texas a desarrollar este aspecto de nuestra economía para lograr mejores oportunidades laborales.

Variando según la región, Texas depende para su sector laboral de refinerías de petróleo, agricultura y ganadería, educación superior, el sector salud, y gobiernos locales y estatales. Todas éstas son fuentes vitales de trabajo, pero también debemos buscar nuevas e innovadoras áreas que mejoren nuestra economía y bienestar general, proporcionando también necesarios empleos presentes y futuros, especialmente en el sur de Texas y a lo largo de la frontera.

Como siempre, si tiene una opinión o pregunta sobre éste u otro tema, no dude en comunicarse con mi oficina en Austin (512) 463-0127, Brownsville (956) 548-0227 ó Weslaco (956) 968-9927. También puede visitar mi página en el sitio electrónico oficial del Senado de Texas.

arriba