Senador Eddie Lucio Jr.

NOVEDADES DEL CAPITOLIO
19 de enero, 2005
CONTACTO: Doris Sánchez
(512) 463-0127

Senador Lucio trata temas de la infancia en la Legislatura

La Sesión Legislativa 79º comenzó oficialmente el 11 de enero. Como suelo decir a mi personal: “Las sesiones son como las locomotoras: al principio van despacio, ganan velocidad en cada curva, y corren a todo vapor hacia el final”.

Habrá caminos a tomar y obstáculos que sortear de sobra. Parece que cada bienio nos enfrentamos a una población en crecimiento y con mayores necesidades, y un presupuesto menguante. Esta creciente población incluye niños.

A pesar del superávit estimado, si se cubriera la totalidad de los servicios necesarios nos enfrentaríamos nuevamente a un presupuesto limitado, y tal vez a un déficit si tratáramos también de reestablecer los servicios que cortamos la pasada sesión, especialmente a los niños.

En el 2003, se cortaron los fondos para casi 150,000 niños inscriptos en CHIP (Programa de Seguros Médicos para Niños). Estos recortes fueron especialmente dañinos porque Texas ocupa el último lugar en el país en el porcentaje de niños asegurados.

CHIP permite a las familias trabajadoras que luchan financieramente pero ganan demasiado para tener acceso a Medicaid, la capacidad de pagar seguro médico privado.

Los recortes, a los que me opuse, están ahora forzando a los padres a llevar a sus hijos enfermos o accidentados a salas de emergencia, a un mayor costo para las ciudades, los condados y, por ende, los contribuyentes. Esto también expone a los niños a mayores riesgos, ya que cuando los padres los llevan al servicio de emergencia, la enfermedad o accidente ya está agudizada.

Por las razones que mencioné, debemos restituir los fondos a CHIP, para que los niños enfermos no empeoren o, peor aún, mueran porque tuvieron que esperar para recibir atención de emergencia.

Otra área que necesita mayores fondos son los Servicios de Protección Infantil (CPS). Yo apoyo totalmente el pedido del Gobernador Rick Perry para que la Legislatura asigne $250 millones adicionales, lo que permitiría a CPS emplear más de 800 investigadores sociales, y cientos de empleados administrativos y de apoyo, y proveer aumentos salariales.

Un menor número de casos por empleado resultará en respuestas más rápidas y acertadas a situaciones donde el bienestar o la vida de un niño está en peligro.

Otro problema que debemos solucionar es cómo financiar las escuelas equitativamente y reducir a la vez la carga impositiva a los propietarios. El tema del financiamiento a la educación pública nos acecha de pesada manera, y mi rotunda posición es que los distritos escolares pobres reciban fondos equitativos, para que todo niño en Texas tenga la oportunidad de triunfar académicamente.

Se necesitan fondos para útiles y materiales, para atraer y retener maestros preparados en su campo, y para que los establecimientos escolares estén equipados con los instrumentos de enseñanza más modernos, como computadoras.

Durante años he abogado por fondos estatales para edificios escolares, los que ayudarían a distritos escolares a construir escuelas nuevas y modernas para nuestro creciente estudiantado, y reducir el número de edificios portátiles y temporales. Aunque tal ambiente es más propicio para el aprendizaje, los fondos para el programa Asignación a Establecimientos de Instrucción ha disminuido a través de los años.

En esta sesión, espero hacer del financiamiento a instalaciones una realidad, pidiendo a la Legislatura que invierta un mínimo de $150 millones por bienio para este programa, que beneficiaría a distritos escolares de bajos recursos, como los del sur de Texas.

Como la mayoría de nuestros temas legislativos afectan directa o indirectamente a los niños, las decisiones que tomemos en esta sesión determinarán el mundo que creamos para ellos.

Ese mundo debería incluir buenos hábitos alimenticios, ejercicios físicos suficientes y un tratamiento adecuado del peso. Desafortunadamente, Texas tiene algunos de los niños más obesos en la nación, afectados también por uno de los más altos porcentajes de diabetes. Sigue dándose en nuestra juventud un aumento en el número de enfermos de diabetes y otras enfermedades relativas a la obesidad, así que debemos hacer un gran esfuerzo para combatir este problema.

En esta sesión, deseo ampliar los esfuerzos del Comité Interino Conjunto de Nutrición y Salud en Escuelas Públicas que presido. Por ejemplo, debemos ayudar a las cafeterías o comedores escolares a ofrecer más frutas y vegetales frescos, y enseñar a los niños a que los disfruten.

También quiero asegurar que todo distrito escolar tenga en funcionamiento un Consejo Asesor de Salud en Escuelas o SHAC (organización independiente que asesora a distritos escolares en la implementación y mejora de programas de salud --tratando salud, nutrición y condición física).

Los niños también deberían tener mayor acceso a consejeros escolares, especialmente durante períodos difíciles en su vida. Deseo implementar una medida que permita a consejeros escolares una mejor distribución del tiempo que ocupan tomando exámenes a los alumnos y aconsejando a estudiantes.

En esta sesión se tratará una miríada de temas que afectan a los niños, incluyendo seguridad en automóviles y buses escolares, manutención a los hijos, delincuencia juvenil y confidencialidad en la educación pública. Sin embargo, un niño sano, bien enseñado, y en un ambiente seguro y protegido, tiene mayor posibilidades de éxito como individuo y miembro contribuyente en su sociedad. Este, entonces, debería ser nuestra mayor meta. Ya es tiempo.

Como siempre, si tiene una opinión o pregunta sobre éste u otro tema, no dude en comunicarse con mi oficina en Austin (512) 463-0127, Brownsville (956) 548-0227 ó Weslaco (956) 968-9927. También puede visitar mi página en el sitio electrónico oficial del Senado de Texas.

arriba