Senador Eddie Lucio Jr.

COLUMNA DE OPINION
DE DIFUSION INMEDIATA

13 de septiembre, 2004
CONTACTO: Doris Sánchez
(512) 463-0127

Sen. Lucio elogia a NIRI en Valle del Río Grande

Según un reciente informe, la salud de los habitantes del Valle del Río Grande está deteriorándose tan rápidamente que deben tomarse acciones decisivas inmediatamente. Felicitaciones a grupos locales que están haciendo precisamente eso.

El programa “Nutriendo el futuro” es el primer proyecto en el país que se enfoca en la comunidad hispana para estudiar la salud alimenticia y los índices desproporcionados de problemas de salud relativos a la alimentación.

NIRI –Iniciativa Investigadora de Intervención en la Alimentación del Valle del Río Grande Bajo—es un consorcio de 10 instituciones académicas y agencias del gobierno que trabajan no solo para estudiar sino para hallar soluciones a nuestros problemas de salud.

¿Cuáles son nuestros problemas de salud más serios? Desafortunadamente, la lista es larga y asusta por su incidencia. Pero el entusiasmo de NIRI es contagioso. Este grupo se enfoca más en las soluciones que en los problemas.

Un estudio reciente auspiciado por miembros de NIRI reveló que en el área de cuatro condados --Cameron, Hidalgo, Starr y Willacy, los hombres y mujeres adultos tienen mayores índices de sobrepeso y obesidad que en el resto del estado, y los porcentajes de incidencia y mortalidad por cáncer cervical (también atribuible a una pobre alimentación) son mayores en el Valle que en ningún otro lugar del país. Esta región también tiene el porcentaje más alto de niños excedidos de peso en el estado.

“Estamos listos para lanzar la próxima fase, que nos acercará más a la obtención de resultados”, dijo Bill Summers, Presidente y Gerente de la asociación Rio Grande Valley Partnership, la cámara de comercio regional que trabaja muy de cerca con NIRI. “Sabemos lo que estamos consumiendo y porqué es malo, ahora debemos educar a jóvenes y adultos. Para alguna gente, el alimentarse sanamente tiene que ver con el acceso a alimentos sanos y su asequibilidad. Estamos tratando los hábitos alimenticios de los hispanos aquí mismo, donde las consecuencias de una mala nutrición son más críticas”.

El estudio indicó también que muchas veces los hispanos no conocen el contenido nutritivo o de otro orden de los alimentos que adquieren –el 69% de las amas de casa del Condado Cameron no prestan atención a las etiquetas que indican niveles de nutrición e ingredientes.

Una parte crítica de este proyecto es educar a la gente para que elija concientemente opciones sanas a la hora de hacer la compra para sus familias.

Como presidente del Comité Interino Conjunto de Nutrición y Salud en Escuelas Públicas, he trabajado para mejorar los hábitos de nutrición y crear programas en las escuelas para que nuestros niños no sufran de enfermedades relativas a una mala nutrición y obesidad, como la diabetes, cáncer, artritis y enfermedades cardiovasculares.

Una de mis mayores preocupaciones por los niños en nuestro estado es que, independientemente de su nivel socioeconómico o grupo étnico, el desayuno ha pasado a ser obsoleto en muchos niños. En el Condado Hidalgo, el 58% de las amas de casa entrevistadas dicen que sus hijos no se desayunan. Los horarios muy temprano del bus escolar y la vida agitada de los padres no dejan tiempo para desayunar o el niño no tiene hambre tan temprano. Muchas familias no tienen dinero para dar el desayuno a sus hijos. Para cuando llegan a la escuela, comienzan los retortijones de hambre, y disminuye la atención.

Hoy sabemos que el desayunarse puede mejorar los resultados de exámenes, la concentración y la conducta. Las visitas a la enfermería disminuyen. Mi meta es implementar un Programa General de Alimentación a nivel estatal, para que todos los niños tengan acceso a un desayuno y almuerzo sano en la escuela. Las comidas escolares gratuitas son compartidas hasta 3 a 1 por el gobierno federal, y ahorraremos más en atención médica si nuestros niños son más sanos.

Cambiar las costumbres alimenticias puede ser difícil, especialmente si uno es mayor o de bajos recursos. Nuestra cocina tradicional en la zona fronteriza es tentadora. Pero debemos parar el continuo aumento de la diabetes entre nuestros jóvenes y ancianos. Nuestros niños no deberían estar contrayendo enfermedades que antes solo aquejaban a personas ancianas.

Las metas de NIRI son ahora dirigir programas de prevención e intervención, y asegurar los recursos y cobertura para aquellos que lo necesitan.

La asociación ha dicho: “El Valle del Río Grande Bajo no puede superar estos problemas sin ayuda”. Yo, para empezar, estoy listo para ofrecer mi asistencia.

Doris Sánchez es la encargada de este tema en mi despacho. Como siempre, si tiene opinión o preguntas sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi oficina en Austin al (512) 463-0127, en Brownsville al (956) 548-0227 o Weslaco al (956) 968-9927.

arriba