Senador Eddie Lucio Jr.

NOVEDADES DEL CAPITOLIO
17 de noviembre, 2004
CONTACTO: Doris Sánchez
(512) 463-0127

El Sen. Lucio recuerda con afecto al “Gran Comunicador”
Raúl Besteiro Jr. (“Mr. B.”)

“Mr. B.”, esta semana perdimos otro soldado en la guerra en Irak, sumando ya 11 soldados del Valle del Río Grande caídos.

Estos soldados han estado a la vanguardia en tierra extranjera, defendiendo nuestros principios democráticos y luchando por las libertades que disfrutamos diariamente.

Y, recientemente, perdimos uno de los más grandes soldados que ha conocido nuestra comunidad. Este soldado era usted, Sr. Raúl Besteiro Jr. Usted luchó continuamente durante su vida por los derechos de nuestros niños y el financiamiento a la educación pública en nuestra comunidad.

Yo recuerdo, “Mr. B.”, el día en que usted me dio mi primer empleo como maestro en el Distrito Escolar Independiente de Brownsville. Aunque estaba un poquito nervioso y preocupado por cómo me relacionaría con los alumnos, usted me tomó bajo su ala y me brindó el mayor regalo que le podía ofrecer a un estudiante: su tiempo.

Usted fue un comunicador excepcional –dando consejos, prestando apoyo y escuchando.

Usted dio el ejemplo al dar tanto de su tiempo a la educación pública, no solo como maestro, director y rector, sino también como presidente de la Junta de Educación del Distrito Escolar Independiente del Sur de Texas. Usted fue amigo de estudiantes, maestros y padres.

No puedo imaginar cuántos niños lo visitaron en su oficina –la puerta siempre abierta—y aprendieron el significado de liderazgo y respeto, y la importancia de una buena educación.

“Mr. B.”: usted influenció y afectó a por lo menos cuatro generaciones. Usted fue un padre fundador. En Brownsville le han seguido generaciones de líderes viviendo bajo su lema: “Para ser el mejor, debes hacer lo mejor que te sea posible. El potencial está en ti, si tienes valor para soñar y fortaleza para actuar”.

Sus sueños, “Mr. B.”, eran cómo mejorar a Brownsville. Sus acciones nos llegaron a todos, revelándonos la pasión que mantuvo por nuestra ciudad y su lugar en el mundo.

Y su pasión, “Mr. B.”, no solo fue por la educación sino por obtener empleos para nuestros ciudadanos.

Yo recuerdo el día que decidí hacer campaña por un cargo público. No solo me apoyó, sino que recuerdo con gran afecto el consejo que me dio: “Haz de tu servicio al público lo fundamental del cargo que ocupes”.

Es mi más profundo deseo haberlo enorgullecido y portar algo de su legado en mi posición. Espero que, al observar desde ese lugar donde descansa en paz, sienta que estoy sirviendo a la gente del Distrito Escolar 27 tan honorablemente como usted lo hizo con gran humildad.

“Mr. B.”: usted sabía lo que implicaba el servicio público y me lo enseñó muy bien. Usted me enseñó a tomar el mejor camino y que la habilidad más importante que tiene un funcionario público es su capacidad de escuchar el corazón de la gente.

Usted me enseñó que no hay nada más importante que la integridad, y la integridad es mayor cuando está combinada con compasión y fortaleza.

En 1997, cuando fue nombrado director, tuve una fe total en que nuestro puerto de Brownsville se convertiría en uno de los más importantes de nuestro país.

Ese mismo año, con su tremenda asistencia, aprobamos la medida SB 1276, autorizando al puerto a cobrar tarifas a camiones con exceso de peso que transportan cargamento hacia y desde Méjico, con la creación del Programa Corredor con Sobre Peso.

Cuando usted presentó testimonio ante la Legislatura, sus decisivos comentarios nos convencieron de disponer también un límite de velocidad de 55 millas por hora para estos vehículos, y específicos períodos de viaje para estos camiones de 80.000 libras y más, por la seguridad de todos.

Recuerdo cómo trabajamos juntos en estos intrincados detalles, para lograr el éxito del puerto. Antes de que se nos fuera, usted dejó un puerto con un comercio tan vigoroso que tuvo que ser expandido.

Nadie ha trabajado más por el crecimiento de nuestro puerto aquí en Brownsville que usted. Su increíble ética laboral produjo tremendos resultados y oportunidades para el progreso económico de esta área que usted tanto amaba.

Tenga por seguro que sus esfuerzos serán reconocidos por historiadores como la fuerza conductora que trascendió el movimiento comercial desde esta región del país hacia el norte de Méjico, Sudamérica y aún el mercado global.

Y aunque lo lloremos y lamentemos su súbita pérdida, que le impidió lograr todas sus metas, solo nos queda agradecerle por poner en marcha planes para expandir nuestro puerto de aguas profundas para el beneficio de esta región, este estado y este país.

En su honor, pediré a los directores del Distrito de Navegación de Brownsville que continúen su trabajo y terminen sus planes para el Puente Internacional Puerto de Brownsville, y que consideren nombrar este puente económico vital de la manera más apropiada: Puente Internacional del Puerto de Brownsville Raúl Besteiro Jr.

Adiós, “Mr. B.”, que Dios lo bendiga.

Como siempre, si tiene una opinión o pregunta sobre éste u otro tema, no dude en comunicarse con mi oficina en Austin (512) 463-0127, Brownsville (956) 548-0227 ó Weslaco (956) 968-9927.

arriba