Senador Eddie Lucio Jr.

NOVEDADES DEL CAPITOLIO
COLUMNA DE OPINION

27 de octubre, 2004
CONTACTO: Doris Sánchez
(512) 463-0127

La cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional no es precursora de violencia

Mis repetidos esfuerzos por ampliar las opciones de sentencia han sido continuamente ignorados, aún cuando más y más tejanos apoyan el permitir a jurados imponer la cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Recientes encuestas muestran que esta opción es más popular entre los residentes de Texas que entre sus representantes electos.

En las tres sesiones regulares pasadas, introduje legislación para agregar una nueva opción en sentencias: una “verdadera” condena perpetua sin posibilidad de libertad condicional en Texas, pero las medidas fracasaron cada vez.

Lo que ocurre hoy en casos de crímenes capitales es que los jurados de Texas solo tienen dos opciones. Pueden sentenciar al acusado a muerte o a cadena perpetua. Sin embargo, esta cadena perpetua significa que el acusado puede ser elegible a libertad condicional después de servir 40 años en prisión. Texas no tiene una verdadera cadena perpetua.

Uno de los grandes problemas ha sido el argumento de algunos legisladores y fiscales, que dicen que agregar esta opción resultaría en prisioneros más violentos –que, sin la esperanza de libertad condicional, esta nueva clase de reos no tendría incentivos para comportarse.

Sin embargo, existe apoyo a la legislación de parte de otros legisladores, fiscales, y, más importante, el público en general. En efecto, encuestas de febrero del 2003 indican que el 72% de los tejanos apoyan cambiar la ley para permitir la cadena perpetua sin libertad condicional. ¿Porqué, entonces, esta opción de sentencia no se ha convertido en ley?

Aunque es difícil cambiar percepciones, esta próxima sesión intentaré reintroducir esta medida una vez más. Trabajaré para asegurar que la Legislatura entera esté informada de un estudio conducido en Missouri por 15 años, que comparó los índices de violencia institucional entre 323 prisioneros con perpetua sin libertad condicional y 232 prisioneros con perpetua con posibilidad de libertad, y halló que los prisioneros con perpetua sin libertad condicional no son más violentos o peligrosos que los otros prisioneros. Todos tendrán la oportunidad de examinar otras investigaciones que indican que, por lo general, cuando los prisioneros se hacen más viejos en prisión, su propensión a una conducta violenta o peligrosa disminuye.

Deseo invitar a administradores de cárceles en otros estados que tienen la opción de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional a que declaren durante el proceso de la medida legislativa. Ellos me han informado que este tipo de prisionero no presenta grandes problemas disciplinarios en comparación con otros reos. Por el contrario, es más razonable pensar que estos prisioneros querrían evitar comportamientos que resultan en mayor castigo. Como permanecerán en la cárcel el resto de sus vidas, los prisioneros de cadena perpetua sin libertad condicional solo pueden desear la obtención de privilegios (tales como recreación o visitas) –motivadores claves de un buen comportamiento.

Un argumento más convincente aún de que estos prisioneros no causan mayores problemas disciplinarios es que otros 47 estados en el país tienen la opción de perpetua sin posibilidad de libertad. Texas es uno de solo tres estados sin esta opción de sentencia. Y si los otros estados son capaces de manejar estos prisioneros, Texas también podría.

Me imagino el difícil proceso por el que pasan los jurados para decidir el resultado de un caso particular. Este proceso se hace aún más arduo durante la fase de sentencia, cuando el jurado debe determinar el castigo más apropiado.

Muchas veces, los jurados sufren conflictos al sentenciar a muerte a criminales peligrosos que sufren de retrasos o enfermedad mental, pero aún así lo tienen que hacer porque nadie les asegura que el criminal permanecerá toda su vida tras las rejas.

En mayo pasado, el Gobernador Rick Perry mencionó la falta de una opción de sentencia a cadena perpetua sin posibilidad de libertad en su decisión de no conmutar la sentencia a muerte de Kelsey Patterson (que tenía una larga historia de enfermedades mentales), a pesar de la recomendación de la Junta de Perdones y Libertad Condicional, que votó 5-1 para recomendar la conmutación de su sentencia a cadena perpetua. Al tomar su decisión, el Gobernador Perry declaró: “Texas no tiene la opción de perpetua sin libertad condicional, y nadie puede asegurar que este criminal no será un día liberado para cometer otros crímenes si conmutamos su sentencia”.

La opción de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional ayudaría a asegurar que estos criminales no tengan la posibilidad de volver a poner al público en riesgo.

Los jurados de Texas merecen esta opción. Nuestro proceso de pena de muerte es criticado rutinariamente por personas en la nación entera y el mundo. Es hora de poner más integridad en el proceso.

Como muchos tejanos, yo estoy a favor de la pena de muerte. Francamente, existen algunos crímenes donde solo se puede hacer justicia con esta sentencia. Sin embargo, también creo en ofrecer a los jurados de Texas todos los instrumentos disponibles para que tomen sus decisiones. El Gobernador Perry tiene razón: no tenemos la opción de perpetua sin posibilidad de libertad en nuestro estado. Es hora de tratar este asunto, y espero ansioso el apoyo del gobernador y la Legislatura en esta próxima sesión para dar a nuestros jurados esta opción de sentencia.

Como siempre, si tiene una opinión o pregunta sobre éste u otro tema, no dude en comunicarse con mi oficina en Austin (512) 463-0127, Brownsville (956) 548-0227 ó Weslaco (956) 968-9927.

arriba