Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
DE DIFUSION INMEDIATA

11 de junio, 2004
CONTACTO: Doris Sánchez
(512) 463-0127

NOVEDADES DEL CAPITOLIO
Hay que prevenir el hambre en las aulas

La cara del hambre en las aulas de Texas ya no está confinada a los niños pobres. Se puede percibir ahora en niños de clase media y alta.

Todo nuestro esfuerzo por crear un sistema adecuado para financiar las escuelas públicas, enriquecer planes de estudio, mejorar los programas de mentores y adquirir instrumentos tecnológicos para asistir en la enseñanza no servirá de nada si los niños están tratando de aprender con el estómago vacío. Y esto ocurre en muchos casos.

Como presidente del Comité Interino Conjunto de Nutrición y Salud en Escuelas Públicas, también estoy tratando una investigación que indica que el no tomar desayuno está asociado con un riesgo de obesidad en adultos considerablemente mayor.

Generalmente, las personas que no toman desayuno tienen tanto hambre más tarde que tienden a comer de más, consumiendo como resultado calorías adicionales.

Los hábitos de alimentación se forman temprano en la vida, así que el ofrecer a los niños un desayuno saludable podría prevenir que sean obesos de adultos. Y en un estado donde se halló recientemente que tiene el mayor número de niños pasados de peso y obesos, deberíamos pensar seriamente en implementar un programa general de alimentación en nuestro sistema de escuelas públicas.

El Centro de Investigación y Acción Alimenticia o FRAC (Food Research and Action Center) informa que los horarios de buses escolares a la mañana muy temprano, el largo viaje para llegar al trabajo y horas laborales no tradicionales contribuyen a que las familias tengan dificultades en preparar o sentarse para un desayuno familiar nutritivo. Estas situaciones afectan a familias de todo nivel socioeconómico, incluyendo los niños con acceso a comidas escolares gratuitas o de precio reducido.

A mitad de mañana, los niños están hambrientos y su atención disminuye. Estudio tras estudio muestra que los estudiantes que toman el desayuno en la escuela aumentan sus calificaciones en matemáticas y lectura, mejorando a la vez su rapidez y memoria en exámenes cognitivos. Aquellos que toman el desayuno un poco antes de entrar a clase y hacer el examen logran mejores resultados en los tests estandarizados que aquellos que pasan por alto el desayuno o aún aquellos que toman el desayuno en la casa.

FRAC señala que el ingerir un buen desayuno en la escuela eleva los resultados académicos, reduce el absentismo y mejora la alimentación general del estudiante. Un estudio del Hospital General de Massachussets halló que cuando los alumnos aumentan su participación en el programa de desayuno escolar, muestran mejoras en una gran variedad de medidas de funcionamiento académico y social.

Una de mis mayores prioridades legislativas es implementar un programa general de alimentación en toda escuela pública de Texas, o por lo menos empezar con un programa de desayunos gratuitos a nivel estatal. Escuelas en 40 estados ya tienen programas de desayuno para todos sus alumnos.

El Programa Nacional de Almuerzos Escolares funciona en más del 95 por ciento de escuelas a nivel nacional. Durante el año escolar 2002-2003, 8.200.000 escolares participaron en el Programa de Desayuno Escolar. De éstos, 7.600.000 ó el 78,8% recibieron el desayuno gratuitamente o a precio reducido. En el Programa Nacional de Almuerzos participaron 27.800.000 escolares, de los que 16 millones ó el 57,5% recibieron los alimentos gratuitamente o a precio reducido.

En Texas, el 97,6% de escuelas públicas participan en el Programa de Desayuno Escolar. En el año escolar 2002-2003, las escuelas recibieron en reembolso $1,17 en fondos federales por cada comida servida gratuitamente, $0,87 por cada comida a precio reducido y $0,22 por cada comida pagada por el alumno. Las escuelas donde el 40% ó más de los almuerzos servidos en los dos años previos fueron gratuitos o a precio reducido reciben reembolsos un poco más altos.

Una ventaja inherente en servir comidas gratuitas es que las escuelas ahorran dinero al eliminar el trabajo de recibir, tratar y verificar las solicitudes para comidas gratuitas y rebajadas, así como la recaudación de pagos. Y cuando los alumnos de una escuela pueden participar en un programa general de comidas gratuitas, el estigma asociado a la pobreza disminuye o desaparece.

Otro programa auspiciado por escuelas y otras entidades que aplaudo con todo el corazón es el Programa de Servicio de Alimentación en Verano (SFSP). A través de SFSP, los niños y jóvenes menores de 18 años en áreas de bajos recursos pueden recibir desayunos y almuerzos gratuitos. Estos sitios de comidas están situados en áreas donde el 50 por ciento o más de los niños son elegibles para comidas gratuitas o reducidas bajo el Programa Nacional de Almuerzos Escolares.

El Programa de Servicio de Alimentación en Verano, financiado con fondos federales, consiste de dos partes: una auspiciada por el programa Seamless del Departamento de Agricultura de Texas y otro por Programas Especiales de Nutrición de la Comisión de Salud y Servicios Sociales (HHSC).

En el 2003, la participación diaria promedio bajo HHSC en los 87 sitios de comidas fue de: 1.267 en el condado Cameron, 10.609 en el condado Hidalgo, 546 en Kleberg y 587 en Willacy.

Los auspiciantes del programa de verano Seamless operaron 147 sitios de comidas en los condados Cameron, Willacy e Hidalgo. Veintinueve distritos escolares y organizaciones comunitarias ya se han propuesto auspiciar comidas gratuitas este verano en los condados Cameron, Hidalgo, Kenedy, Kleberg y Willacy.

Las agencias que administran estos programas y las entidades que los auspician en las comunidades locales merecen ser aplaudidas. Aquellos que hemos sido bendecidos con alimentos abundantes, deberíamos asegurar que ningún niño entre a clase hambriento por el ingreso u horarios de su familia, ni pase hambre fuera del aula por absoluta pobreza.

Como siempre, si tiene una opinión o pregunta sobre éste u otro tema, no dude en comunicarse con mi oficina en Austin (512) 463-0127, Brownsville (956) 548-0227 ó Weslaco (956) 968-9927.

arriba