Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
DE DIFUSION INMEDIATA

17 de mayo, 2004
CONTACTO: Doris Sánchez
(512) 463-0127

NOVEDADES DEL CAPITOLIO
Senador Lucio propone ahorros en escuelas públicas

Las escuelas de Texas podrían ahorrar millones de dólares si se les permite agregar unos minutos al día escolar y terminar el año unos días antes, por medio de una propuesta que pienso presentar en la próxima sesión legislativa especial, de ser ésta convocada, o en la sesión regular 79°.

La Contralora de Cuentas Públicas Carole Keeton Strayhorn, a pedido mío, condujo un estudio que muestra que Texas podría ahorrar más de 35 millones de dólares en gastos de luz y gas si acortaran en 12 días el actual calendario escolar.

Actualmente, el Código de Educación de Texas requiere que las escuelas ofrezcan 180 días de instrucción al año, por siete horas diarias. Yo quiero darles a las escuelas de Texas la opción de impartir clases por un máximo de 180 días y un mínimo de 1.260 horas de instrucción académica (equivalente a siete horas por 180 días).

A primera vista, mi propuesta es muy similar a la ley existente. Mi plan no forzaría a las escuelas a incurrir en costos adicionales y no las obligaría a nada. Ellas podrían optar por seguir con el calendario diario y anual que usan actualmente. Pero mi plan le daría a los distritos una nueva y poderosa capacidad de decisión, que podría afectar drásticamente su progreso económico y académico.

Agregando 15 ó 30 minutos al día escolar, los distritos seguirían teniendo un mínimo de instrucción de 1.260 horas al año, pero acortarían el calendario anual en 6 ó 12 días. Considerando la comida, transporte, luz y gas diarios, la posibilidad de ahorro en escuelas públicas es enorme. El plan que he creado se ajusta a la filosofía del control local. Da mayor flexibilidad y control a las juntas y rectores de distritos escolares para elegir su calendario y planificación escolar. Y los resultados del estudio de la contraloría definitivamente me alentaron a dar a las escuelas la opción de extender sus siete horas diarias si lo consideran bueno para sus estudiantes, con el agregado de ahorrar dinero.

La Contraloría determinó --en base a un estudio del costo de servicios públicos de 43 distritos escolares y 59 escuelas en varias áreas del estado-- que acortando un día el año obligatorio de 180 días podría ahorrar a las escuelas de Texas $2.800.000; acortándolo seis días ahorraría $17.600.000; y acortándolo 12 días ahorraría $35.300.000.

Al prepararnos para la actual sesión especial de financiación escolar, los legisladores escuchamos incontables horas de testimonio de maestros, administradores de escuelas y defensores de la educación pública. Tenemos claro que el dramático aumento en el costo que no es de instrucción en la educación pública no muestra señales de disminuir. La gente de este estado y sus representantes electos demandan que nuestros niños reciban una educación de alta calidad, pero también demandamos que el dinero de los contribuyentes sea usado inteligentemente.

Esta opción podría ayudar a las escuelas a reducir no solo el costo de la electricidad, sino el gasto de transporte, el pago a maestros suplentes y el gasto de uso y deterioro de la infraestructura.

Los beneficios podrían traducirse también en una educación de mejor calidad en las aulas, ya que ahorrando en costos de no-instrucción dejaría más dinero para el costo de la instrucción. Yo sigo recabando información sobre el potencial efecto de este plan, y continuaré trabajando con la contralora en una información más extendida.

Los maestros seguirían enseñando la misma cantidad de horas durante el año escolar, y aún si su distrito opta por acortar el año en unos días, sus contratos y sueldos no se verían afectados. El personal de apoyo trabajaría también el mismo número de horas. Los días de instrucción podrían cambiarse por días de entrenamiento de personal, solicitando un pase de exención.

El plan también ofrece otros beneficios. Los distritos escolares con gran número de estudiantes migratorios, quienes suelen perder las primeras semanas de escuela porque están con sus familias en la cosecha, podrían empezar las clases más de una semana más tarde que lo que le permite la actual planificación, simplemente agregando media hora al día escolar. Esto haría más fácil la transición académica de estudiantes migratorios cuando regresan a la escuela.

También estoy pensando en la posibilidad de una disminución del delito juvenil. Las estadísticas policiales muestran que el índice de delito juvenil es más alto durante las horas posteriores a la escuela. Manteniendo los chicos en la escuela, aunque sea por corto tiempo, podría afectar positivamente esas cifras.

El posible efecto de dar a las escuelas mayores opciones, estirar los fondos para la instrucción y reducir el costo de servicios podría ser de buen agüero para Texas. Como siempre, si quiere expresar su opinión o tiene dudas sobre éste u otros temas, no dude en comunicarse con mi oficina en Austin 512-463-0127, Brownsville 956-548-0227 ó Weslaco 956-968-9927.

arriba